“Hollywood vende mucho la idea de la espectacularidad en las imágenes pero pocas veces aportan algo a la historia”

Andrés López, director y actor de teatro y cine.

Andrés LopezAudio

Andrés Lopez (Alicante, 1992) estudió Arte Dramático en la Ciudad de la Luz de Alicante y ha protagonizado numerosos cortometrajes y obras de teatro. El pasado domingo presentó su segundo corto como director, titulado “Luna”, en la Casa de Cultura de Mutxamel (Alicante). Su trabajo previo como actor le ha ayudado a valorar, como director, la importancia de saber contar una buena historia en la que el público logre empatizar con los protagonistas que la encarnan.

Pregunta.-Como actor, ¿qué proceso sigue desde que se le asigna un personaje hasta que llega el día de interpretarlo frente a la cámara?

Respuesta.- No hay un método universal, cada actor tiene el que mejor le funciona. Una cosa que creo que tenemos en común todos los actores es el trabajo de mesa. En mi caso, cuando tengo el guión, comienzo a analizar el personaje para saberlo todo de él tanto a nivel físico como a nivel emocional. A partir de aquí, procuro centrarme en obtener lo que quiero del personaje respecto a la forma en que a mí me afecta. Nunca recomiendo, por ejemplo, si vas a interpretar a un médico, irse a un hospital a ver como operan ya que a cada actor esto le puede afectar de una manera u otra. Cada actor debe trabajar el personaje desde las acciones que le afectan a él y nunca debe quedarse con la primera versión que el director muestra en el guión. Hay que progresar y colaborar con el director para conseguir el punto de vista que mejor venga a la historia.

P.- ¿Y cómo se logra que el espectador se identifique con un personaje?.

R.- Creo que el método esencial para lograr que el público conecte con el personaje es la naturalidad. Los pequeños detalles como, por ejemplo, un tic facial o la forma de coger un tenedor… Son cosas que parecen banales a simple vista pero, que son esenciales para que el público se identifique con el personaje que estás interpretando y le parezca real.

P.- ¿Cree que el avance tecnológico perjudica o beneficia al trabajo del actor?

R.- No creo que las nuevas tecnologías afecten al trabajo del actor, ya que la calidad de la interpretación se disfruta igual ya sea Humphrey Bogart en el clásico de “Casablanca”, que Javier Rodríguez en la reciente “La isla Mínima” que es una película con una calidad técnica impoluta. El avance tecnológico afecta más desde el punto de vista de la producción, o incluso de promoción y distribución de los films.

P.-Las famosas GoPro o cámaras de acción ofrecen imágenes muy espectaculares desde puntos de vista jamás experimentados, ¿Cree que afecta a los actores tanta espectacularidad reduciendo o amplificando la interpretación?

R.- Un actor nunca debe estar condicionado por el medio técnico. En todo caso lo estará por su trabajo y preparación previa del personaje.

P.-Entonces, ¿afecta la inclusión de este tipo de tecnología en la forma de hacer cine?

R.- La inclusión de este tipo de cámaras, en general, lo único que mejoran es la imagen. Pero yo creo que no sirve de nada el equipo más sofisticado, si cuando compones un plano no cuentas nada en él. Tienes que tener muy claro en cada momento lo que quieres contarle al espectador. Esto pasa mucho en Hollywood donde se venden imágenes con numerosos efectos especiales pero que no aportan nada a la narrativa.

P.- Vale más una buena historia que una sucesión de imágenes saturadas de efectos…

R.- Totalmente.

P.- Como director, ¿cree que el avance tecnológico está cambiando la forma de hacer cine?.

R.- Yo creo que sí, pero esto no quiere decir que sea algo malo, como mucha gente del sector cree. El cine está avanzando y esto lleva consigo sus pros y sus contras, como ya ocurrió en el paso del cine mudo al sonoro, o del blanco y negro al de color. Creo que para la gente que está empezando, a nivel económico, la era digital es mucha más cara. Por eso mantengo que de nada te sirve un equipo de ensueño si no se cuenta nada que merezca la pena con una buena narrativa y fluidez.

P.-¿Se podría decir que estamos en una transición hacia un nuevo tipo de cine?

R.- A nivel narrativo, sí. En Hollywood, donde el cine es un producto de consumo, se depende más de crear películas saturadas de efectos especiales pero que, en su mayoría, no cuentan nada. Yo cuando planifico un cortometraje, pienso en cada plano como si fuera un cuadro en el que tengo que expresarme como lo haría un pintor y creo que esto debería aplicarse a productos como los famosos “blockbuster” (o superproducciones) donde, en algunos casos, se busca más una orgía de imágenes que transmitirle algún valor al público.

P.-¿Por qué cree que ocurre esa búsqueda por parte de la industria hacia una vorágine de imágenes?

R.- Porque es lo que vende. En España, esto no ocurre tanto porque estamos muy condicionados económicamente pero en Hollywood, se busca hacer la máxima taquilla posible. El problema de esto es que tarde o temprano, el espectador estará tan acostumbrado a este tipo de cine que no le podrás dar más de lo que desea. Yo no desprecio los efectos especiales pero creo que al mismo tiempo, hay que molestarse en construir una buena historia para un público que cada vez se muestra más exigente con lo que ve.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *