La batalla contra el miedo al cambio

imagen-colegio-jose-garnero

Colegio Público José Garnero

El profesorado lucha por implantar el horario continuo en las aulas, pero las críticas y las exigencias por parte de Consellería impiden que muchos centros adopten la jornada intensiva

“El sistema educativo español es un fracaso y jamás se podrá equiparar con el de otros países como Finlandia o Noruega”. Esta es una de las críticas que multitud de padres y docentes lanzan a diario contra la organización del sistema educativo actual y su método de enseñanza. No se trata de meras espurias, son hechos. El último informe educativo realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha vuelto a dejar en evidencia las carencias del sistema educativo español. El estudio sitúa a España como el país con la tasa de abandono escolar más alta de toda la Unión Europea, ya que el 22,7% de los jóvenes abandona sus estudios y no logra obtener el graduado escolar. El método de enseñanza en España flaquea, y uno de los problemas fundamentales es el horario al que los estudiantes están sometidos. Para la profesora Cristina Santos Martínez, maestra de educación infantil en el Colegio Público El Palmeral de Elche, la solución radica en implantar un horario matinal que permita elevar el nivel de atención del alumnado durante las horas de más actividad. Así irrumpe la jornada continua en las aulas.

El pasado 15 de septiembre se celebró el referéndum para decidir la implantación de la jornada escolar intensiva en los centros escolares de España, y, aproximadamente, el 83% de los padres con derecho a voto se mostraron a favor de la instauración de este nuevo sistema. Los defensores de la jornada continua sostienen que el objetivo primordial es conseguir una mejora en el rendimiento académico de los alumnos, ya que se alargaría la jornada matutina hasta las dos del mediodía para aprovechar las horas de máxima atención del estudiante.

Diferencia entre comunidades

Tal y como revelan los resultados de las votaciones publicados por el diario El Mundo, ya son más de 12 comunidades autónomas las que se han sumado al cambio, y multitud de centros escolares han implantado la jornada continua en sus aulas. Así, destaca sin-tituloAsturias, donde se ha pasado del 75% de centros con horario continuo en el curso 2009/2010, al 85% en el 2014/2015. El incremento también se aprecia en la Comunidad de Madrid, ya que el número de centros que ha implantado la jornada continua ha crecido un 27% en tan solo 5 años.

Otras zonas como La Comunidad Valenciana, País Vasco, Murcia, Navarra o  Aragón se resisten a eliminar la jornada partida, y en determinados colegios, el horario continuo 2está a modo piloto. A pesar de que en estas 5 comunidades el triunfo de la jornada intensiva se ha visto reducido, tan solo en la Comunidad Valenciana, más de 300 colegios ya la han incorporado, y algunas localidades como Elche y Santa Pola, destacan por haber obtenido prácticamente la unanimidad de votos a favor de la jornada continua en la mayoría de sus centros escolares.

En la localidad de Santa Pola, el Colegio Público Ramón Cuesta aprobó el establecimiento del horario continuo con un 95% de votos favorables. La responsable del centro, Asunción Pomares, afirma que desde que se instauró la jornada intensiva los alumnos se muestran más activos en clase.

“En lo que llevamos de curso académico, el profesorado ya ha notado una mejoría en el rendimiento de los alumnos, ya que al estar menos cansados participan más en clase y mantienen un nivel de atención elevado”, afirma la directora.

En otros centros de la zona, como el Colegio Público El Palmeral, la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) ha creado una Plataforma denominada “Palmeral Jornada Continua Sí”. Esta asociación, dirigida por la docente Cristina Santos Martínez, apuesta por el establecimiento de la jornada continua en las aulas y se apoya en diferentes estudios que demuestran las ventajas del horario intensivo, como el realizado por la doctora Elisa Herrero, experta en bioquímica molecular y profesora en la Universidad Complutense de Madrid (UCM). Los resultados del análisis revelan que el rendimiento intelectual del alumno es mayor durante la jornada de mañana que en las horas posteriores a la comida, por razones fisiológicas que influyen en el nivel de concentración. Por tanto, “la jornada continua lograría aumentar el rendimiento de los escolares y disminuir el índice de estrés al que estos están sometidos”. matiza la doctora.

foto-padres-reportaje

Los padres protestan ante las puertas del C.P José Garnero y exigen que el equipo directivo solvente los problemas que impiden establecer la jornada continua

Aunque muchos colegios abogan por el establecimiento del horario continuo, esta no es una labor sencilla. Los requisitos para implantar la jornada continua son ineludibles, y en algunos centros, como el C.P José Garnero, no se ha podido instaurar debido a una serie de deficiencias en los servicios de comedor y transporte.

A pesar de que la directiva del centro sostiene que el Plan Específico de Organización escolar cumplía todos los requisitos, la concejala de educación María Dolores Tomás, quien estuvo presente en la redacción de dicho proyecto, afirma que el centro ha disminuido el número de plazas de comedor debido a los recortes en educación, y que además, no dispone de suficientes monitores para atender a todos los escolares que utilizan dicho servicio. Por estos motivos, la Consellería de Educación rechazó la propuesta, y tal y como señala la edil: “El colegio dispone hasta enero de 2017 para resolver los problemas y poder presentar de nuevo el proyecto que les permita instaurar la jornada continua”.

La concejala señala que este es un caso aislado, pero la preocupación de los padres va en aumento. Cada vez son más los que temen que la jornada continua afecte a sus derechos y perjudique a la educación de sus hijos. La presidenta del AMPA del Colegio José Garnero, Esther Amorós  pide calma y afirma que las razones por las que que los padres se posicionan en contra de la jornada continua son infundadas. “Los padres quieren lo mejor para sus hijos pero el miedo al cambio les impide tomar decisiones acertadas”, opina la presidenta.

La educación española, a la cola de Europa

El horario continuo ha sembrado dudas en la población, y aunque ningún estudio ha revelado que la jornada intensiva sea una solución infalible contra el abandono escolar, los expertos sostienen que este nuevo horario es un paso fundamental para equiparar el nivel educativo español con el de otros países de la Unión Europea. Según los resultados del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA), Finlandia es uno de los países pioneros en instaurar la jornada continua en la totalidad de sus centros escolares, y de hecho, el sistema educativo finlandés lidera el ránking de países con mejores resultados en rendimiento académico, seguido de Dinamarca y Alemania, cuyo índice de fracaso escolar se sitúa en un 7%.

Sin embargo, el elevado nivel académico de los países nórdicos contrasta con los resultados obtenidos por España. Según el Informe PISA, el sistema educativo español dobla la media europea en abandono escolar. Los defensores de la jornada continua como José Luís Piedecasua, miembro de la plataforma “El Palmeral Jornada Continua Sí”, sostienen que la falta de organización, tanto en los hogares, como en la escuela, es una causa directa del fracaso escolar, y la jornada partida agrava esta situación.

El horario partido no respeta las necesidades fisiológicas del estudiante y esto provoca una disminución en el desarrollo escolar y un estrés innecesario, sostiene José Luís Piedecausa

Por tanto, tal y como afirma el defensor de la jornada intensiva: “La adaptación del horario continuo en las aulas es fundamental para mejorar el sistema educativo español”. Y añade: “España no puede seguir liderando el ránking de abandono escolar en la Unión Europea, y para ello, la sociedad debe superar el miedo al cambio”.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *