La cirugía, una vía de escape para muchos

La obsesión por los cuerpos perfectos lleva  cada vez a que más gente recurra a la cirugía estética

La apariencia física tiene cada vez más importancia en nuestra sociedad. Por ello, el número de personas que recurren a la cirugía plástica como vía rápida para conseguir ese cuerpo perfecto va en aumento. La sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SECPRE)lo confirma. Solo en España se practican alrededor de 300.000 operaciones estéticas al año.

AVANCES

Vivimos en una sociedad tecnológicamente avanzada, y la cirugía estética no pretende quedarse atrás. El experto en cirugía maxilofacial, José Manuel Batllés, cirujano de Clínica Benidorm lo tiene claro: “Los avances tecnológicos en este sector, han supuesto un avance muy importante para el diagnostico y la planificación quirúrgica en cirugía estética del esqueleto facial”. Además, en la actualidad disponemos de métodos que hasta hace unos años eran impensables: “La posibilidad de imprimir en 3D estructuras reales de los pacientes es algo que hace unos años resultaba increíble”.

Más de 10 años como experto en cirugía maxilofacial, avalan a José Manuel, quién nos cuenta que el uso de  células madre en la cirugía facial es cada vez más demandando.

Andres Nemseff, imagen cedida

Andres Nemseff, imagen cedida

Para profundizar en el tema, hablamos con Andres Nemseff, experto en cirugía estética, y gran conocedor de los beneficios del empleo de las células madre con respecto a la cirugía tradicional: “el uso de estas células permiten que mejore la calidad de los tejidos sin tener que estirar o incluso retirar tejidos, permitiendo  regenerar , mejorar y rejuvenecer, algo que hasta hace un tiempo no era posible”

CASOS

La cirugía estética estética varía en función de la edad. Así lo afirma la SECPRE

Grafico según edades

 

 

 

 

juanita

Juanita Pineda, operada de Rinoplastia

Juanita Pineda Diaz, paciente de 30 años operada de rinoplastia y de aumento mamario en Colombia nos confirma esta estadística. Lo que llevo a Juanita a tomar esta decisión fue su familia: “yo me quise operar la nariz y los pechos porque mi madre  mi hermana lo habían hecho, y no me arrepiento de nada”. Se sometió a ambas operaciones de manera conjunta, sabiendo que aunque los riesgos no fueran muy elevados, los había: “cualquier operación puede resultar peligrosa, y siempre te informan de eso”.

En muchas ocasiones, el cambio que sufre una persona psicológicamente después de ser operada mejora: “Mi vida cambió radicalmente después de la operación, y aunque nunca me sentí excesivamente mal con mi cuerpo, la mejora de mi autoestima fue increíble”. Sin embargo, y pese a la afirmación de Juanita, hablamos con Maria Espinosa, psicóloga y experta en casos de autoestima: “Cuando hay detrás otro tipo de problemas emocionales una operación de cirugía estética no es la solución”.

María nos profundiza más en su profesión: ” Normalmente los pacientes suelen acudir a consulta por motivos como ansiedad o depresión y a la hora de evaluar el problema detectamos el trastorno dismórfico o corporal”. Se conoce como dismorfobia al trastorno por una preocupación excesiva de algún defecto real o incluso a veces imaginario : “Muchas veces el paciente se sugestiona, y realmente el único problema es la baja confianza hacia si mismo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *