LA CULTURA DE LA INCULTURA

img_9734-como-objeto-inteligente-1

entrevistamiguelors

entrevistaamparoperez

“El verbo ‘leer’ no conoce de imperativos (…) Claro que siempre se puede intentar”, reza el primer párrafo de la obra Como una Novela de Daniel Pennac. Cada una de las 156 páginas de este libro conforma una defensa inquebrantable y desesperada de la lectura, evocando sus placeres e insistiendo en la necesidad de formarse intelectual y emocionalmente.

Por el contrario, el 35% de los españoles no lee nunca o casi nunca, según la Federación de Estudios de Economía Aplicada, un 43% de la población española de entre 25 a 64 años, prácticamente la mitad de la población adulta del país, tiene un nivel educativo bajo. Los espectáculos artísticos no son, ni de lejos, los más frecuentados por nuestro público y las librerías más ancianas tratan de subsistir en un panorama aciago, ahogadas por las nuevas tecnologías y un desinterés generalizado por el mundo de las letras y la filosofía. En boca de Vargas Llosa, somos un país que está transformando en “cultura” lo que en su juventud era “entretenimiento”, convirtiéndola en algo mucho más abarcador que tiene como resultado su frivolización y el empobrecimiento de la misma.

EL HUNDIMIENTO DEL SECTOR CULTURAL EN ESPAÑA

“España es un país que si no está muerto culturalmente, agoniza” se queja Manuel, parafraseando a García Lorca. Manuel Ochoa, de 51 años, es un actor de teatro alicantino de renombre tanto dentro del panorama valenciano como a nivel nacional. Su trayectoria comienza entre las bambalinas del grupo de teatro del instituto Jaime I de Alicante, a finales de los años 70. Su dilatada experiencia en los escenarios le otorga una perspectiva privilegiada para analizar la situación cultural en el que nos encontramos, del que dice ser el peor desde que comenzó. “El teatro ha tenido que simplificarse mucho desde que empecé, el presupuesto de las obras no permite normalmente más de 3 o 4 actores y esto condiciona a los autores de teatro” explica. Además, nos confiesa que el público español se ha convertido en un público vago, al que le cuesta analizar y comprender y que necesita guiarse por el nombre del autor para otorgar el aplauso, algo que en otros países no ocurre. “Nos encontramos en uno de los peores momentos de la historia para el arte”.

Desde el año 2008 hasta el 2014 según el Instituto Nacional de Estadística (INE), la recaudación de las artes escénicas ha sufrido un descenso del 24% y la de la venta de libros de un 40%. El sector cultural en nuestro país ha pasado a ser algo estigmatizado que únicamente representa ya el 3% del PIB de España y ha perdido 5.000 millones de euros. Entre otras causas, Ochoa señala como principales culpables a los políticos, de los que dice que son gente a la que la cultura, por desgracia, no les interesa, lo que a su vez, fomenta la incomprensión de la gente hacia el mundo del arte.

AEC_2012_GRAFICOS_ 01_ a_08.xls

Como decíamos anteriormente, otro de los grandes perjudicados por este desarraigo creciente hacia los antiguos estándares de cultura es el mundo de las editoriales y las librerías. Según los editores de La Gaceta, el sector del libro en España podría haber perdido desde el inicio de la crisis hasta un 31% de su mercado. Estas pérdidas las relacionan, principalmente, con la caída del consumo pero señala también a la piratería y la falta de ayudas del Estado como causantes del declive que sufre este sector.

Amparo Pérez, propietaria de la librería Séneca, en Elche, lleva trabajando en ella durante 25 años. Durante este tiempo, el Estado no le ha ofertado ningún tipo de ayuda en aras a fomentar el consumo de libros y explica como son siempre las editoriales las que ofrecen algún tipo de implemento para apoyar las ventas de sus libros. Según Amparo una de las características del nuevo público del libro es que “ha cambiado la manera de leer”. Las ventas de teatro representan una pequeña fracción de sus ingresos y la filosofía y la poesía, por el contrario, han sufrido un leve repunte debido, en el caso de la poesía, a los nuevos “poetas”, influjo de las tendencias on-line como Marwan y cantautores que editan libros. “Lo que más se vende es el best-seller y novelas de ciencia-ficción” nos explica, “antiguamente, la gente leía clásicos, pero la gente ahora va a modas, por ejemplo, sale una moda en torno a vampiros, pues la gente comienza a comprarlos, y lo mismo ocurre con la novela romántica o, como ahora, con la novela erótica”.

LA EDUCACIÓN, CÓMPLICE DEL EMPOBRECIMIENTO CULTURAL

Una de las principales causas del rechazo a la cultura es la incomprensión de sus manifestaciones artísticas que, en su mayoría, suponen cuestiones complejas de entender para el público medio. Según el PIAAC, en función de la formación que recibe cada individuo se encuentran diferencias notables entre sus capacidades de comprensión lectora, siendo más capaces de comprender diversos textos los licenciados y con estudios superiores a la gente sin formación académica. España es, además, el país de la Unión Europea con mayor tasa de abandono escolar, con casi un 20% en 2015. La universidad pública, debido a los recortes y la crisis, ha perdido 127.000 alumnos desde que gobierna el Partido Popular.

Miguel Ors Montenegro (Madrid, 1956) es periodista y profesor de Periodismo en la Universidad Miguel Hernández, de Elche. Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad Autónoma de Barcelona (1979) y es, además, doctor en Historia Contemporánea por la Universidad de Alicante (1993). Actualmente es profesor de Historia del Periodismo y director de la Cátedra Pedro Ibarra de la Universidad Miguel Hernández de Elche y fue también profesor de la Universidad Cardenal Herrera-CEU (1994-2009) y de la Universidad de Alicante (1998-2009).

Cuando pienso en el momento que nos toca vivir en la actualidad, recuerdo a uno de los historiadores que más me ha influenciado, Tony Judt, quién decía que vivimos en una era de pigmeos intelectuales que se encuentra, cada vez, más vacía de contenido” comenta mientras hablamos en su despacho. Según él, tiene la extraña sensación de que el mundo de la cultura y de la educación vive de rentas, ya que nos encontramos ante una carencia de referentes claros en campos tan importantes como es la filosofía, cuyo estudio parece ir paulatinamente decreciendo entre las nuevas generaciones. “El mundo está controlado por gente que no tiene un gran nivel cultural, sino que por lo general tienen un perfil bajo” afirma resignado “por lo que no se puede esperar que no recorten de algo que no les parece incumbir”.

En los últimos cuatro años, el sector educativo de nuestro país ha sufrido un recorte de 3.000 millones de euros y somos el país de Europa con el IVA cultural más alto, algo que ha provocado unas pérdidas en el sector de aproximadamente un 13% de su facturación. Por otro lado, las bibliotecas han perdido también, según fuentes de El Confidencial, un 60% de su presupuesto.

Ors asegura que somos testigos de una batalla “estúpida” entre las letras y las ciencias que ha sido deliberadamente adulterada para beneficio de las empresas. Opina que se han desprestigiado asignaturas como latín, filosofía, historia y literatura dado que no tenían un claro fin productivo pero que, sin embargo, tienen una gran importancia dentro del desarrollo personal.

La selectividad que realicé fue una prueba memorística en la que, a veces, te pedían estudiar cosas que realmente te parecían estupideces, lo único que parece haber cambiado con respecto a la generación de mis hijos, es que ellos estudian cosas distintas” dice para luego incidir en que en España, en relación al resto de países de la UE, como por ejemplo Alemania o Francia, estamos pagando mayores sumas de dinero por una peor educación. Se refiere en especial a la formación que se ofrece en los centros privados, en los cuales se permite el acceso a profesorado que no necesariamente tienen una formación en el campo en el que trabajan. Como profesorado, opina que también deben asumir gran parte de la culpa, dado que considera el desinterés de los alumnos suelen venir propiciados por una mala docencia. “El alumno es, al fin y al cabo, una víctima del sistema educativo, sufre las consecuencias de la mala administración de gente que está donde no debería estar” sentencia prácticamente para cerrar la entrevista.

Si bien las universidades son instituciones imprescindibles en la formación profesional y cultural, los institutos son el preámbulo a la mayoría de inquietudes que surgen como son música, preferencias en tu formación, personalidad y comienzas a vislumbrar también a qué podrías querer dedicarte. Ana Asensio, profesora de idiomas en el Instituto L’Alluser de Mutxamel, lleva 24 años como profesora tratando con adolescentes y jóvenes a punto de comenzar su formación universitaria. Durante su experiencia laboral ha pasado por institutos de toda la provincia de Alicante, llegando incluso a tener que dar clase durante 4 años en barracones.

Si bien acepta que los estudiantes son víctimas de las diversas leyes educativas, Ana también aprecia desde su perspectiva como profesora diferencias entre las nuevas generaciones de alumnos con las generaciones anteriores. “La mayor diferencia que puedes encontrar entre un estudiante de hace 20 años a uno actual es la curiosidad” afirma Ana. Según esta profesora alicantina, los estudiantes de hoy en día no tienen el gusto por aprender; salvo excepciones, le parece que la mayoría tiene una percepción utilitaria de la educación ya que tienen una gran cantidad de distracciones, como por ejemplo los vídeo-juegos, las redes sociales y actividades como ver la televisión, las cuales le parecen nocivas para su formación intelectual.

Volviendo al libro de Pennac, parece que, por desgracia, en España siempre hace demasiado buen tiempo como para leer un libro en casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *