“La desigualdad es absolutamente una estupidez humana porque desperdicia talento científico”

Amparo Navarro Faure/ Vicerrectora de Investigación Desarrollo e Innovación de la Universidad de Alicante

Audio


 

Amparo Navarro Faure (Alicante, 1962) ha roto barreras, saltado techos de cristal y

Amparo Navarro asegura que los jóvenes necesitan referentes de ambos sexos/ Mari Carmen Borrull

Amparo Navarro asegura que los jóvenes necesitan referentes de ambos sexos/ Mari Carmen Borrull

perseguido sueños. Es catedrática de Derecho financiero y tributario en la Universidad de Alicante y, desde hace tres años, dirige el vicerrectorado de Investigación Desarrollo e Innovación, lugar que tradicionalmente ha sido reservado a los hombres. La vicerrectora considera que es primordial  dar visibilidad a las mujeres científicas. Demostrar que es posible combinar la vida profesional y privada ya que los descubrimientos científicos derivan del ser humano, sea cual sea su género

Pregunta. Sólo el 30% de los investigadores del mundo son mujeres. ¿Qué supone para usted ser la vicerrectora de Investigación, desarrollo e innovación de la Universidad de Alicante?

Respuesta. Me resulta un honor estar en el vicerrectorado de Investigación.  Soy investigadora y me gusta muchísimo la investigación y en la medida en la que yo pueda ayudar a la visibilidad de las mujeres científicas intentaré que ese porcentaje sea mayor.

P. ¿Cree que todavía existe el llamado “techo de cristal” que impide a las mujeres acceder a los altos cargos en la sociedad?

R. Existe, sobre todo, en el ámbito de la empresa privada.  Afortunadamente, en el ámbito de la administración pública y en el de la investigación cada vez menos. En caso de que exista ese techo es por la incompatibilidad entre la vida laboral y familiar.

P. En el ámbito universitario ¿está presente?

R. En casi todas las universidades hay Unidades de Igualdad para implantar planes estratégicos en materia de igualdad y la universidad de Alicante establece que todos los cargos y comisiones de la universidad deben ser paritarios. Si bien es cierto que por razones históricas aún estamos lejos de que el número de catedráticas sea igual o paritario con el número de catedráticos.  Eso se está corrigiendo cada vez más, no sólo por las políticas de igualdad sino por el interés de la mujer en adentrarse en esa dirección.

P. ¿Cree que es necesaria una discriminación positiva?

R. Ojalá llegue un momento en que no sea necesaria una discriminación positiva. Pero la discriminación positiva ha generado muchos avances en el acceso a las mujeres a los cargos de dirección.

A los científicos nos parece lo que se ha hecho es desperdiciar mucho talento por no dar la oportunidad a mujeres valiosas que podían haber aportado mucho a la ciencia. Por lo tanto, visibilizar las aportaciones de las mujeres  crea el caldo de cultivo en la sociedad para saber que la desigualdad es absolutamente una estupidez humana porque desperdicia talento científico que en realidad no tiene género. Los descubrimientos científicos derivan del ser humano, sea cual sea su género.

P. ¿Se realiza algún tipo de campañas para impulsar a las jóvenes científicas?

R. Tenemos foros que se llevan a cabo desde la unidad de igualdad, así como las jornadas de “Mujeres y ciencia” para visibilizar a científicas relevantes. Tenemos también un instituto de investigación de estudios de género. Y en las últimas convocatorias de proyectos de investigación hemos incluido una línea de investigación con perspectivas de género. Intentamos primar en igualdad de condiciones el género menos representado en cada campo científico.

P. Los estereotipos contribuyen a creer que la mujer no ha nacido para la ciencia, sino para el cuidado de la familia. ¿Influye esto en las jóvenes investigadoras?

R. Quiero creer que en la generación en la que estamos las jóvenes universitarias no piensan que tienen que estar al cuidado de las familias. Es cierto que la vida científica es muy dura tanto para hombres como para mujeres. Pero también es cierto que es una carrera muy vocacional y que con medios para organizarse y con la ayuda de instituciones y la conciliación en materia de es posible conciliar la vida laboral con la vida personal y familiar.  La sociedad ha asumido que la maternidad no es una cosa sólo de mujeres, sino una responsabilidad de padres y madres. Espero que no sea esa la razón por la que perdamos científicas en nuestro país.

P. Los jóvenes buscan referentes que mayoritariamente son hombres. ¿Que la mujer esté en lugares tradicionalmente destinados a hombres hace que cambien las aspiraciones de las jóvenes?

Sin duda las mujeres tienen que tener referencias de otras mujeres. Todas las mujeres tenemos la referencia de nuestras madres. Éstas son referentes para las hijas e hijos de generosidad y altruismo. Pero también tienen que saber que esas mujeres además de ser madres pueden ocupar puestos relevantes en la sociedad y pueden volcar esa generosidad en avances para todos los seres humanos. Creo que hombres y mujeres tienen que tener como referentes a hombres y mujeres, para ver como una mujer generacionalmente superior ha podido llegar a esos sitios teniendo una vida plena en otros aspectos de su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *