La Edad Media hecha obra de arte

Son las cuatro de la tarde cuando Juan Fernández y Carmen Ruiz cruzan las puertas de la Antigua Lonja Medieval de Elche. Rápidamente una niña de unos 9 ó 10 años de edad se abalanza sobre el artista mallorquín: “Esto está chulísimo. ¡Me encanta!”. La pequeña ilicitana ha venido a la exposición de Las Cantigas de Santa María con su madre Mariló Pérez, quien fue alumna del pintor en el IES Pedro Ibarra hace más de 15 años. “Enhorabuena. De verdad que todas las obras son impresionantes”, felicita la aprendiz al que fue su profesor de Historia del Arte. Él no digiere muy bien los halagos y prefiere cambiar rápidamente de tema: “Si queréis podemos hacer un breve recorrido por todas las obras y así os podemos ir explicando su significado y resolviendo las dudas que surjan, propone el artista.

Juan Fernández explica la cantiga CXXVI a los visitantes de la exposición.

El artista Juan Fernández muestra la cantiga CXXVI a los visitantes de la exposición. / Carla Serrano

Sobre las paredes de la Antigua Lonja Medieval cuelgan más de 60 composiciones hechas en su totalidad por el matrimonio. La más antigua supera los 25 años de edad y la última fue creada hace apenas dos meses. Antes de empezar el recorrido, ambos quieren dejar muy clara su adoración por Alfonso X El Sabio y por todo el Medievo en general (por si había alguna duda). Aunque la temática pueda engañar, estas obras no son comunes, pues tienen algo con lo que ninguna más cuenta: óleo y estaño en una misma tabla. La idea surgió hace tantos años que Carmen Ruiz ni siquiera lo recuerda con nitidez: “Yo hacía muchas cajitas, abanicos y portarretratos con estaño, pero quería ir más allá. Fue entonces cuando pensamos en meternos en el mundo medieval y de ahí nació la idea de hacer juntos este tipo de arte”, explica la artista conquense mientras nos muestra la primera obra, un tríptico en el que aparece Alfonso X recitando una cantiga.

La exposición está compuesta por más de 60 obras. La más antigua supera los 25 años de edad y la última fue creada hace dos meses.

La gente no para de entrar y el grupo de oyentes es cada vez más grande. Todos observan atónitos las obras y algunos las fotografían con tanto entusiasmo como si de La Mona Lisa de Da Vinci se tratase. La minuciosidad con la que están hechas las composiciones nos lleva irremediablemente a pensar en el esfuerzo que debe haber supuesto para ellos crear piezas de esta magnitud con materiales tan arduos. Sin embargo, Carmen Ruiz prefiere quitarle hierro al asunto: “Tanto como esfuerzo no, pero sí que requiere mucho tiempo, paciencia y tranquilidad”, confiesa. Su esposo le interrumpe para recordarle la enorme importancia que tiene estar bien documentados antes de realizar las obras: “Para mí la documentación es la parte más difícil. Dedicamos meses y meses de trabajo a ello, acudiendo a exposiciones y leyendo libros y facsímiles”, detalla.

La cantiga CXLVII fue realizada exclusivamente para esta exposición

La cantiga CXLVII fue realizada exclusivamente para esta exposición hace dos meses. / Carla Serrano

A pesar de las más de 200 obras que pesan a sus espaldas, ninguno de los dos tiene el valor de admitir lo que son: artistas. La prueba que les deja en evidencia la encontramos en una cantiga en la que aparecen Adán y Eva. Los primeros enamorados de la Tierra se encuentran separados por un colorido manzano y sobre el tronco del árbol observamos una enorme serpiente confeccionada íntegramente con estaño. Cada pequeño detalle en el tejido de su piel y en su curvatura hacen de esta composición una auténtica obra de arte. Un señor de mediana edad que se ha incorporado recientemente aprovecha para felicitarles por esta pieza, pero el matrimonio pasa a la siguiente cantiga como si no fuese con ellos la cosa: “Es la tercera vez que vengo a ver la exposición. Es una completa maravilla”, expresa el visitante.

El matrimonio ha creado más de 200 obras en sus 27 años de trayectoria y ha expuesto en ciudades como Badajoz,  Mallorca o Valencia.

Después de media hora de recorrido llegamos a la parte más esperada por todos los visitantes: las tres cantigas que relatan los milagros acontecidos en Elche hace ocho siglos. Los artistas les tienen un cariño muy especial a estas obras, ya que fueron las primeras que realizaron hace 27 años. Todavía recuerdan como si fuera ayer aquella tarde del 2000 en la que una amiga y pintora fue a tomar café a su casa y les dijo con indignación: “Es una auténtica vergüenza que no enseñéis todo lo que tenéis aquí”. Desde entonces han dedicado gran parte de sus días a crear un sinfín de piezas que han viajado desde Badajoz hasta Mallorca, pasando por Cuenca, Valencia o Murcia.

Juan Fernández y Carmen Ruiz

Juan Fernández y Carmen Ruiz posan junto a las cantigas en las que aparece la ciudad de Elche. / Carla Serrano

Son las seis de la tarde y la Antigua Lonja Medieval de Elche cierra sus puertas. Más de 1.200 personas han visitado la exposición durante los 23 días que ha estado expuesta. Juan Fernández y Carmen Ruiz se retiran con una sonrisa y ponen rumbo a su pequeño piso en el centro. El artista mallorquín ya está pensando en los dibujos que realizará para la que será su próxima composición y la artista conquense ya tiene en mente algunas piezas de estaño que encajarán a la perfección con las ilustraciones de su esposo. Mañana será otro día. Mañana seguirán haciendo historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *