“¿La entrada del cine es cara? Si la comparamos con un cubata que vale 6 euros y dura unos 20 minutos…”

Gonzalo Eulogio |Crítico de cine (audio)

IMG_6658

Gonzalo Eulogio en su despacho de Alicante/ Imagen cedida por el entrevistado

Gonzalo Eulogio (Alicante, 1964) es un apasionado de la cultura cinematográfica. Colaborador de la Cadena SER en Alicante, su vocación por el séptimo arte le ha llevado a dedicarse profesionalmente a la crítica desde 1991. Defensor de las películas en versión original apuesta por una mejora en este sector, pues considera a España un país “tercermundista” en este ámbito. Considera que el principal problema no es el precio de la entrada del cine, sino la pésima calidad que ha sufrido esta industria en los últimos años.

¿Qué cree que impulsa hoy en día a un espectador a ir al cine?

El espectador va al cine porque le gusta y le interesa verlo en pantalla grande, que es como debe ser. Algunos son cinéfilos. Por ejemplo, yo en casa no veo una película para nada, ni sin querer, salvo que tenga que dar alguna charla. Yo no pago en el cine, pero también es el esfuerzo y la obligación de ir. En Alicante, por ejemplo, hay 200 cinéfilos. Las dos grandes productoras que hay ahora mismo en España, las dos televisiones privadas más famosas, se gastan un presupuesto en publicidad y promoción de la película que lo han aprendido de los americanos. Los americanos cogen y si hay un coste de película de 30 millones de dólares, invierten otros 30 millones más para publicidad. Estas dos productoras españolas lo están haciendo desde hace unos años con mucho éxito. La gente, con todo el respeto, se deja llevar por lo que le meten por los ojos. Se están promocionando películas dos y tres meses antes de la fecha de estreno. Hay películas que te las meten hasta en el subconsciente y cuando se estrenan pues todo el mundo como locos a verlas. Star Wars se estrena el día de Navidad si no me equivoco y hace dos o tres años que se habla del nuevo episodio de Star Wars.

¿Piensa que la calidad del cine ha disminuido en cuanto al pasado? ¿Las películas no tienen la misma calidad que antes o simplemente idealizamos el cine como, por ejemplo, en los clásicos?

El cine ha disminuido en calidad extraordinariamente. Todas las historias están inventadas ya, y ahora hay dos tipos de cines: el cine comercial, que suele coincidir con lo más superficial, lo más banal, al igual ocurre con la televisión. La gente va a ver las películas que más entretienen. Hay cine comercial de calidad, como Marte, y hay cine comercial que es lamentable y espantoso. Además, hay un cine para los más cinéfilos, pero en Alicante hay muy pocas copias, que llegan sobre todo a Madrid, Barcelona, Valencia, San Sebastián, Bilbao, Sevilla y aquí no llegan a pesar de ser copias digitales. Las distribuidoras piensan para qué van a hacer una copia para Alicante si va a tener 200 espectadores como mucho a la semana. El cine que predomina, salvo algunas excepciones del cine de autor que refleja la realidad actual, es el comercial, de entretenimiento y divertimento, además con unas historias chabacanas, ordinarias y de muy mal gusto en algunos casos.

¿De quién es la culpa: de los espectadores que promueven el cine comercial o de la propia industria del cine?

La industria del cine hace películas que sabe que va a vender, salvo las pequeñas distribuidoras, que ahora se lleva el crowdfunding, las grandes productores hacen un estudio de mercado y realizan un porcentaje de espectadores potenciales para sus películas. Últimamente utilizan actores jóvenes muy conocidos de series de televisión que son espantosos intérpretes. Hay un grupo de cineastas independientes que recogen el testigo del cine de autor de los años 60 y 70 y hacen sus ‘peliculitas’ por cuatro euros pero que ven muy pocas personas. Mario Vargas Llosa es el que mejor lo dice en su último libro La sociedad del espectáculo, que hace un retrato extraordinario de lo que es el mundo de la cultura, que es una sociedad de masas, de lo ligero, lo superficial, lo trivial y lo intrascendente.

La entrada del cine ha subido un 48% en los últimos ocho años. ¿Qué opina de la subida masiva de precios en las entradas en comparación con el pasado?

Ha subido como ha subido el coste de la vida y porque estamos en la tercera generación de exhibición, es decir, cuando yo empecé había grandes salas con una película por sala, cada cine tenía su única película y tenías que ir allí a verla. Había grandes colas y se rentabilizaban solo con una copia. Luego en la segunda generación llegaron las multisalas, en la que ya había varias copias de una película en la ciudad. Y, por último, la tercera son las multisalas que se encuentran inmersas en centros comerciales. El cine es el elemento dinamizador del centro comercial y no se puede concebir uno sin ningún cine. Además, el IVA ha hecho muchísimo daño, al igual que los costes de explotación. Suben el alquiler de las salas, aumentan los costes de todo tipo: seguridad social, mantenimiento, etc. Yo no estoy de acuerdo con que la entrada del cine sea cara. ¿Comparada con qué? ¿Con un cubata que te cuesta seis euros y medio y te dura unos 20-25 minutos? Lo que pasa es que la crisis ha hecho que la gente deje de ir al cine y aproveche los vales, abonos, etcétera y se quede en casa descargándose películas legal o ilegalmente.

Hoy en día se escucha a la gente mayor decir que cuando eran jóvenes iban al cine por muy poco dinero y por eso ahora la gente no va al cine, ¿es eso cierto?

No. Nuestros padres iban al cine porque no había otro tipo de oferta. Había cines y teatros, nada más. No había muchos sitios de ocio a los que ir. Iban al cine o al teatro y es lo que había. La televisión empezó en el 56 pero empezó a generalizarse mucho después, a mediados de los 60, y tampoco iban al cine con gran asiduidad. Para ellos ir al cine era absolutamente distinguido. El precio que había en esa época era más bajo y las instalaciones requerían menos mantenimiento, se pagaban menos impuestos y cada cine tenía solo una copia de la película.

Como sabrá Mariano Rajoy prometió el pasado marzo que bajaría el IVA cultural de un 21 a un 10%, ¿disminuirá o solo es producto de las elecciones?

Es producto de las elecciones. Las primeras medidas que tomó el PP cuando gobernó fue subir el IVA en represalia a la gente del cine, es mi opinión y la de muchos, Hay muy pocos votantes del PP en relación con el cine, o sea que tú para ir al cine a ver una película el 21% del precio es de impuesto, es algo aberrante, quitas porcentajes y se te queda en 2/3€ el precio de la entrada, y el 10% me parece todavía excesivo, debería ser igual que los libros y el teatro, el 4%. O pensándolo mejor, olvidad lo anterior: el viernes juega España- Inglaterra en Alicante y la gente hace cola de 5 horas para gastarse 50€ y ver un amistoso de fútbol.

¿Cómo afecta el cine a la sociedad actual?

El cine es una ventana al mundo. Siempre ha reflejado la sociedad y más ahora con la crisis de 2008 que hay muchas películas que han reflejado la crisis y sus consecuencias, los problemas económicos de la gente, etc. Necesitamos un cine que sea testigo y refleje la actualidad.A mí me gustan las películas que me recuerdan la vida y que me enseñan las puítas de las personas. A mí el género que más me gusta es el realismo social. Son películas lúcidas, incisivas y abren los ojos a las personas que van a verlas, pero son pocas respecto a las películas que predominan que son de cine espectáculo de palomitas.

¿Qué soluciones aportaría y qué cambiaría del cine actual?

Subvencionaría las películas en versión original, que somos el tercer mundo en España en ese sentido, es decir, que salvo cuatro o cinco cines de todo el mundo se sirven las películas en versión original, con las voces y la banda sonora original, los efectos sonoros, etc. Y subvencionaría a las salas que eligieran pagar la copia digital de películas minoritarias que no llegan a Alicante.

 

Realizado por:
Alba Otero
Laura Pascual
Julio Pérez
María Segura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *