La escuela del futuro

El apelativo friki siempre ha tenido ciertas connotaciones negativas. Ser friki era ser un “rarito” y un antisocial. Pero, ahora, ser friki está de moda. Los cines llenan sus salas cada vez que hay un estreno de Marvel o DC Comics, la serie televisiva “The Big Bang Theory” es todo un éxito con sus cuatro protagonistas físicos e ingenieros. Cada vez más niños juegan a las videoconsolas y tienen curiosidad por conocer que hay detrás de las máquinas.  Así lo ha querido demostrar el Instituto Universitario “Centro de Investigación Operativa” (CIO) de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche con su proyecto ya en marcha “Escola de Frikis”, donde promueven e intentan acercar a los niños de entre 7 y 12 años a la tecnología de hoy en día.

Ya lo dijo Tim Cook, entrevistado por Neelie Kroes en Startup Fest Europe: “Creo que la programación es tan importante – si no más – que el segundo idioma que la mayoría de las personas aprenden actualmente”. Además, añadió que le gustaría convertir la programación en un requisito obligatorio comenzando por cuarto y quinto curso y, así, seguir año tras año. Lo que Tim quiso manifestar en la entrevista es lo que la UMH se está encargando de hacer ahora: demostrar que vivimos en años de un constante e intenso cambio y que hay que preparar a los niños para que sean capaces de adaptarse a la constante transformación.

Precisamente estas ganas de cambiar es lo primero que se respira en las aulas del Colegio Público Mestre Canaletes. Los niños de sexto de primaria están muy ilusionados. Entran a clase excitados y con ganas de comerse los ejercicios que Alejandro Martínez, monitor de la actividad, les manda a hacer. El monitor confiesa que está encantado con ellos porque ve que están disfrutando, ya no sólo en las aulas, sino también en sus casas. Además, explica que el objetivo o trabajo final es que los niños programen su propio videojuego, aunque, uno de ellos ya ha llegado a realizar hasta cuatro.

Niños de sexto de primaria en el aula de informática realizando los ejercicios que les manda el monitor / Patricia de Paco

Un estudiante de sexto de primaria asegura haber tardado menos de cinco minutos en programar uno de los cuatro videojuegos que ha realizado en su casa

Llega la hora de enchufar los ordenadores, conectarse a internet, meterse en la página web code.org, elegir tu avatar y… ¡A programar! Este es el proceso que realizan todos los niños al entrar al aula de informática habilitada para esta actividad. Es curioso que, a pesar de ser una actividad extraescolar, se realiza los jueves por la mañana de 12:45h a 13:45h no por la tarde como todas las demás actividades. Además, según explica Martínez, en esa hora que a él le habilitan para dar las clases es una hora que los niños tendrían como descanso. Por lo tanto, los diez niños que hay apuntados se quedan sin recreo todos los jueves, aunque para ellos no supone una gran pérdida puesto que se lo pasan mejor con los ordenadores.

Los ejercicios que realizan no son nada fáciles. El CIO ha facilitado una plataforma interactiva en internet con juegos de distintos niveles. Simulan el que ellos piensen como un algoritmo. Es decir, a los niños se les presentan diferentes problemas a resolver, por ejemplo, un laberinto. De forma interactiva les indican a los muñecos, “Muévete cinco veces hacia adelante”, “gira 90º”, “sigue recto”. Por lo tanto, ellos tienen que programar a los “monigotes” para salir airosos de el laberinto o de cualquier problema que se les presente.

El nivel está bastante diferenciado en cuanto a niños de 7 y 12 años. Alejandro explica que a los de segundo de primaria se les plantean otros problemas distintos. Además, los ejercicios no vienen con textos, sino con flechas.  Asimismo, el monitor sostiene que los niños de los cursos de segundo y tercero de primaria apenas tocan el ordenador, porque enseguida se alarman con cualquier aviso que les salte.

Captura de pantalla de una de las actividades de la plataforma code.org / Cedida

Captura de pantalla de una de las actividades de la plataforma code.org / Cedida

Raúl Álvarez, periodista de Xataka, comentaba hace poco en un post que, China quiere convertirse en el país de la innovación científica, la tecnología y la visión del futuro, por ello están apostando en importantes proyectos. Por ejemplo, un cambio en los planes de estudio. Y, así, dar paso al mundo de la programación en los más pequeños. Pero, no sólo China incorpora la programación en los esquemas educativos. Actualmente, doce países más se han sumado a este proyecto. Entre ellos, destacan: Reino Unido y EEUU. Aunque, Estonia fue pionera. Lo cierto es que, implantar la programación en el sistema educativo se ha convertido en tendencia. Una tendencia que está sobrescrita a otra mucho más creciente: los lenguajes de programación son el futuro.

Hace tiempo que Reino Unido dio a conocer su nuevo proyecto educativo en el ámbito tecnológico: los pequeños BBC micro:bit. Estos miniPCs son la respuesta al interés por la programación en el sistema educativo. Niños de entre 12 y 13 años de edad serán los afortunados de tener estos pequeños ordenadores en sus manos. Gracias a este proyecto podrán iniciarse en el aprendizaje de programación. Uno de los ejemplos que Javier Pastor, redactor de Xataka, nos deja en su post es que podrán conectar sus micro:bit mediante Blutooth a sus smartphones y tablets y, desde ahí, realizar cualquier actividad relacionada a la programación.

Si el proyecto permanece y no se elimina de los colegios, los niños de segundo y tercero saldrán mucho más preparados que los de sexto. Puesto que, llevarían entre tres y cuatro años “estudiando” programación. Así lo asegura también, el educador de la actividad. “Si los niños llegaran a estudiar ingeniería informática, el primer año de carrera, no les costaría nada porque llevan una gran base en conceptos de programación”, constata.

Jordan para la Vanguardia.com de México: “Empecé cuando tenía 9 años. Solía jugar por Internet. Veía que la gente se dedicaba a hacer webs y blogs. Me parecía una práctica interesante. Así que me compré un libro sobre programación y de esa manera empecé”

El ejemplo más claro de que un cambio a mejor está llegando es el de Jordan Casey, el CEO (Chief Executive Officer) o director ejecutivo, más joven de Europa con tan sólo 16 años. A los 9 empezó a programar por mera diversión y a los 12 creó su primer videojuego, “Allien Ball vs Human”, el cual tuvo millones de descargas por todo el mundo.

Lo que se está intentando con este proyecto, ya no sólo en España, sino en el resto de países de Europa, China y EEUU es lo que Mitch Resnick, director de del grupo Lifelong Kindergarten del Instituto Tecnológico de Massacchusetts (MIT) defendió en una entrevista para eldiario.es: “Más que aprender a programar se trata de programar para aprender”. Abrir la mente a los niños, descubrirles otras puertas y que ejerciten  la lógica en sus pequeños cerebros. No aburrirles con pesados temarios, sino con prácticas dinámicas, hasta el punto de que les de igual perderse un recreo. De eso trata este proyecto. Eso es “Escola de Frikis”: no sólo utilizar la tecnología, sino ser capaces de crearla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *