“La falta de transparencia en el proceso permite la propagación de bulos que son la excusa perfecta para no reciclar”

Margalló – Ecologistas en acción de Elche

Casi 40 años. Ese es el tiempo que lleva la asociación Margalló de Elche, perteneciente a la confederación ‘Ecologistas en Acción‘, luchando por el cuidado del Medio Ambiente en la ciudad de las palmeras a través de campañas de sensibilización, elaboración de proyectos alternativos en todos ecologistas-elchelos ámbitos en los que participa y realizando denuncias públicas o legales contra aquellas actuaciones que dañan el ecosistema.

El pasado mes, el diario Información publicaba una noticia en la que contaba que Los vecinos de Elche reciclan 6 kilos de plástico al año, muy por debajo de la media autonómica valenciana de 8,4.  Asimismo, nuestra comunidad se sitúa en el informe de Ecoembes 2015 como la segunda que menos kilos de plástico por habitante reutiliza. Por ello, asistimos a una de las reuniones de Margalló para conocer su reacción.

La primera en tomar la palabra es Mariló Antón, ilicitana que lleva 10 años en el colectivo. Para ella, la formación de los colegios algo fundamental y actualmente es insuficiente. “Debería ser como en el País Vasco, dónde los niños tienen asignaturas obligatorias sobre reciclaje y valores cívicos en la ciudad”, asegura. Además, critica que en los centros educativos no se recicla. “¿De qué sirve que una vez al año vayan unos monitores a dar talleres de reciclaje a los niños si luego ven que en el propio colegio no se recicla, más allá del papel que es lo que menos cuesta?”, apostilla.

Sebastián Madrigal, valenciano de nacimiento que lleva 15 años en Elche, comparte la opinión de su compañera, e insiste en las agendas 21 escolar – modelo del País Vasco, región referente sobre el reciclaje en España. ”Con este modelo el medio ambiente se incluye dentro del propio proyecto educativo del centro, de forma que las conquistas que se van realizando son interiorizadas por toda la comunidad educativa y se consigue ir avanzando”, asegura.

Además, Madrigal reclama más implicación política y que se pongan mayores facilidades, ya que reciclar supone un esfuerzo extra ante la comodidad de tirarlo todo junto. “Muchas veces tienes que cruzar varias calles para ir a buscar el contenedor para reciclar. Si estás muy concienciado lo haces, pero a otra gente le echa para atrás, y más cuando tienes uno de basura orgánica en la misma puerta de casa”, afirma.

En este sentido, los vecinos de las pedanías ilicitanas, que acogen en torno a 40.000 de los 230.000 habitantes de Elche, se han quejado en numerosas ocasiones de la falta de contenedores. El edil de limpieza reconocía, el mismo día que se conocieron los malos datos del reciclaje ilicitano, que ese era uno de los motivos. Sin embargo, anunció que el Ayuntamiento ilicitano había llegado a un acuerdo con Ecoembes para disponer de 69 nuevos contenedores de envases y 40 de papel y cartón.

No obstante, para Mariló Antón, aumentar los contenedores no sirve para nada sin insistir en la formación. “Los conocimientos de reciclaje son malos, tanto aquí como en todos los sitios creo yo”, asegura Sebastián Madrigal. “La gente tira cosas que son impensables”, continúa. Antón asiente. “Yo ayer mismo me encontré un tubo fluorescente en el contenedor de vidrio”, comenta.

Por otro lado, los ecologistas aseguran que la falta de información y transparencia sobre el proceso del reciclaje también es un factor que provoca que se recicle menos. Mariló Antón se queja de que ellos no tienen datos precisos, porque Urbaser no los publica y pone difícil acceder a ellos. Vanesa Cano, tesorera de Margalló, asegura que los datos que se publican no se sabe si realmente son de reciclaje real. ”Aquí ha venido gente a dar charlas sobre gestión de residuos que nos han reconocido que de todo lo que se tira a los contenedores tan solo se consigue reciclar realmente alrededor del 30%”, afirma. Sebastián Madrigal, por su parte, asegura que la opacidad facilita que se propaguen bulos como que lo que se separa luego se mezcla en los vertederos. “Además, no siempre es un bulo, porque yo sé de gente que ha llegado a ver algún camión en el que se vaciaban todos los contendores”, comenta Antón. “La falta de información hace que se propaguen rumores que son la excusa perfecta que utiliza la gente para no reciclar”, concluye Sebastián Madrigal.

Rubén Sempere, uno de los más veteranos de la asociación, introduce también otro tema como son las empresas de construcción o derribos, que mezclan en sus contenedores los cristales junto al resto de escombros. El activista reclama que se debería de elaborar una normativa que prohibiera este tipo de actuaciones. “¡Aquí hay un retraso tremendo! ¿Por qué no copian lo bueno de otros lugares?”, se lamenta.

En conclusión, desde el punto de vista de Margalló todavía falta mucho trabajo de concienciación en la ciudad ilicitana. Mariló Antón espera que la ley de retorno de envases que quiere impulsar la Comunidad Valenciana, que tanta polémica levanta, pueda suponer un avance. “Que te devuelvan lo que te cuesta el envase puede ser un incentivo para que la gente se convenza de reciclar más, aunque lamentablemente tenga que ser el dinero el incentivo”, afirma.

 

Escucha la entrevista completa aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *