“La gente se queja y a pesar de ello no se investiga lo suficiente. Cualquier conductor debe poder aparcar en cualquier sitio y en cualquier ciudad”

Ana Puertas – Directora ejecutiva de Disabled Park 

La plataforma Disabled Park permite a sus usuarios localizar las plazas de aparcamiento adaptadas a personas con movilidad reducida cercanas a sus puntos de interés

disabledpark

Ana Puertas en la presentación de Disabled Park en Startup4cities, Madrid / Foto cedida

Madrid, hervidero metropolitano bajo un sol ardiente, casi hiriente. Ana Puertas busca un lugar cercano a su destino en el que poder estacionar. Sin respuesta, ni un mísero rincón. Bajo techos lúgubres en dirección hacia el centro de la Tierra, por fin se apaga el motor. El coche aparcado, su silla de ruedas está lista pero no hay ascensor a la vista. La única salida parece ser salir por donde ha entrado, en contra de los vehículos que también buscan refugio. Disabled Park, la aplicación que permite a personas discapacitadas conocer la ubicación exacta de plazas de aparcamiento adaptadas, empezaba a gestarse, empezaba a nacer.

En 2014, Disabled Park aterrizó en el mundo de las APPs en España. Por primera vez, abría sus ojos una plataforma web y aplicación móvil gratuita cuyo objetivo es mejorar la calidad de vida de las personas con movilidad reducida. Fundada por Ana Puertas como directora ejecutiva, Olga Apirece y Javier Sepulcre -todos titulados por la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas de la UMH (Universidad Miguel Hernández)-. La plataforma ha sido galardonada por más de una decena de premios siendo el último otorgado por la Universidad Europea de Madrid en la categoría de Jóvenes Emprendedores Sociales.

Su filosofía es ayudar a que las personas con discapacidad puedan aparcar en cualquier ciudad, facilitarles el día a día. Ana Puertas asegura que “el objetivo de Disabled Park es también concienciar a los ciudadanos de que aparcar en esas plazas puede fastidiar totalmente a la persona que va en silla de ruedas”. Por ello, la plataforma ofrece un contacto directo con la Policía Local que permite denunciar una infracción. Si un vehículo cualquiera ocupa una plaza adaptada que no le corresponde, el usuario de Disabled Park podrá comunicarlo directamente a través de la APP.

El cruce de fronteras ha comenzado, la plataforma ya se usa en Portugal y usuarios de Italia y Reino Unido aumentan poco a poco la base de datos de plazas de aparcamiento de Disabled Park. Las cosas más pequeñas de la cotidianidad de la vida diaria son las que mejoran el día a día, a pesar de que se olvide con frecuencia. Puertas declara que la aplicación está enfocada directamente al aparcamiento, no obstante, considera que la investigación no es menos importante. Por ejemplo, las plazas de aparcamiento deben tener unas medidas concretas para estar adaptadas no para uno, sino para que a ambos lados puedan “desembarcar” sillas de ruedas simultáneamente. La directora ejecutiva de Dissabled Park cree que “cualquier conductor debe poder aparcar en cualquier sitio y en cualquier ciudad, que la gente se queja y que no investigan lo suficiente”.

La UMH tenían plazas de aparcamiento de reducida visibilidad previstas para personas con movilidad reducida. Los  alumnos solían no respetar los emplazamientos porque ni siquiera estaban bien pintados. En 2015, Disabled Park consiguió que quedasen bien delimitados, con una alfombra en color cian que cubría ahora la totalidad de su superficie. La emprendedora ilicitana afirma: “Desde que empezamos con el proyecto hablamos con la UMH, se pusieron manos a la obra y las pintaron. Nunca he podido tener queja, yo voy en silla de ruedas y siempre que he hecho alguna petición a esta universidad ha respondido eficientemente”.

El Parque Científico Empresarial de la UMH ha participado activamente en el crecimiento de Disabled Park. Hoy por hoy, la Universidad forma parte de la empresa. La directora ejecutiva de la plataforma considera que formar parte del conglomerado de empresas del Parque Científico Empresarial les ha dado mucha credibilidad a la hora de presentar el proyecto fuera de la UMH.

Alrededor de 400 plazas ya han sido apadrinadas en toda España. Elche, Valencia y Madrid son algunos de los lugares desde los que llegan esas ayudas. El compromiso de grandes empresas también es importante para la plataforma; la empresa Pikolinos tiene plazas de aparcamiento apadrinadas en varias sus tiendas de toda España. Compromiso es, a fin de cuentas, financiación y futuro para Disabled Park. Puertas asegura que “ su intención es conseguir el máximo de empresas para apadrinar esas plazas, continuar con la aplicación, traducirla a otros idiomas y mejorarla cada año”. 

Entre las novedades de la iniciativa se encuentra el crowdfunding como fuente de financiación. “Lo que pretendemos es conseguir fondos para sensorizar las plazas de aparcamiento, de esta forma los usuarios podrán saber en tiempo real si la plaza esta libre o no”, según la emprendedora ilicitana.

Disabled Park continua negociando con el Ayuntamiento de Elche para lanzar la prueba piloto de sensorización de plazas en Elche, su ciudad natal. Puertas asegura que “somos emprendedores ilicitanos y tenemos un especial interés por probar este nuevo elemento en nuestra ciudad de origen”.

Europa está destinando fondos para las ciudades inteligentes y Disabled Park lo considera una oportunidad que los consistorios tienen que saber explotar. “Debemos aprovechar este boom para ayudar al ciudadano y concienciar a los ayuntamientos de que esto es una tarea conjunta, trabajo de dos”, según Ana Puertas.

En su trayectoria, la plataforma apenas ha recibido ayuda por parte de corporaciones municipales.  La directora ejecutiva de Disabled Park asegura que “el 90% de nuestra financiación no ha sido gracias a las ayudas recibidas. Ni por parte de ayuntamientos, ni por parte de administraciones públicas ni de la Generalitat, ni de Europa. Sin embargo, por parte de la UMH, sí”.

Acudir al trabajo, a una reunión o simplemente a una cena con amigos y llegar puntual puede ser tarea imposible para una persona com movilidad reducida. Si no existe una convergencia entre la ciudad, sus habitantes y sus conductas, la convivencia se convierte poco a poco en algo insostenible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *