La Ley de Dependencia en lista de espera

Un tercio de las personas dependientes no recibe ninguna prestación o servicio

Todas las personas dependientes tienen derecho a recibir atención y existen demasiados casos que están en el olvido. La situación de estas personas está en lista de espera y muy pocas personas se acuerdan del tema. El problema es que hay un incumplimiento de la Ley de Dependencia.

En España las medidas adoptadas por el último Gobierno frenaron el desarrollo del sistema, las prestaciones económicas para personas dependientes sufrieron graves recortes. En nuestro país hay 1.180.435 personas que son dependientes, es decir, un 2,5% se encuentra en situación de dependencia y necesita apoyo para realizar actividades básicas en la vida cotidiana. Sin embargo, sigue existiendo un 33% de las personas dependientes que están desatendidas, sin ningún tipo de ayuda económica.

Evolución de la gestión del sistema de atención a la dependencia en España

imagen1

Datos extraídos del último dictamen del Observatorio de Dependencia al cierre de 2015.

De 1.180.435 personas consideradas dependientes, existen tres grados o niveles de dependencia. Al grado I pertenecen 381.280 personas (32,3%) y necesitan al menos una vez al día necesidades de apoyo para realizar la vida cotidiana, al grado II pertenecen 449.360 personas (38,1%) y necesitan al menos dos o tres veces al día el apoyo de una persona para conseguir su autonomía personal, al  grado III pertenecen 349.795 personas (29,6%) y necesitan un apoyo y ayuda constante para tener una autonomía personal. Dentro de las personas dependientes también está la tercera edad que necesitan atención, suelen ser personas mayores de 65 años.

“Con este trabajo te das cuenta de que con pequeños detalles que nosotros no percibimos, a estas personas les estamos ayudando. Para nosotros es algo que no significa nada y a ellos les influye positivamente. El ver que puedes ayudar a alguien a mí me llena de satisfacción”, expresa Manoli Martínez, auxiliar de enfermería y cuidadora de personas dependientes.

La Ley de Dependencia o Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de Dependencia es una ley fundamental para estas personas. Crea un sistema de autonomía y atención a la dependencia, mediante un conjunto de servicios y prestaciones destinados a la promoción de la autonomía personal, a la protección y atención a las personas Y se les está privando de esta ley a un 33% de las personas dependientes.

img_20161007_101620

Begoña Monllor, Integrante de Compromis/ M. Vázquez

“En la Comunidad Valenciana existía un retraso de 45.000 expedientes, es decir, personas que teniendo derecho a las ayudas estaban fuera del sistema” declara Begoña Monllor, integrante del Grupo Municipal Compromis per San Vicent y concejala en el Ayuntamiento de San Vicente del Raspeig.

Si se atendiera a las 384.000 personas  que se encuentran en espera de recibir servicios o ayudas se generarían más de 90.000 empleos en España, según los datos del último dictamen del Observatorio de Dependencia.

En la Comunidad Valenciana se están tomando medidas, se están comenzando cambios y mejoras, pero existen graves desigualdades entre comunidades. El caso de cada territorio es diferente respecto a la lista de espera para conseguir prestaciones. “Este año para mejorar todo el sistema de la Ley de Dependencia lo que ha hecho Conselleria  es destinar 23,8 millones de euros”, anuncia la edil y añade que el plan que se ha marcado Conselleria es resolver cada año aproximadamente 22.500 o 22.800 expedientes, que están pendientes, al mes.

“Se está intentando acelerar el proceso, porque es un tema urgente, las personas lo necesitan”, expresa la concejala.

“Las ayudas económicas creo que serán positivas también para las personas que nos dedicamos a esto”, expone Manoli Martínez, auxiliar de enfermería y cuidadora de personas dependientes. “Pondría mejoras económicas, pero sobre todo más voluntariado, más voluntarios que ayuden a las personas dependientes”, opina la auxiliar de enfermería y añade que hay enfermos que tienen la suerte de tener ayuda y estar atendidos por su familia pero que otros se encuentran solos y no disponen de recursos para poder tener ese apoyo que necesitan. Por eso son tan importantes las ayudas, sobre todo para estas personas. Ella se hacía cargo de un enfermo de Parkinson que a pesar de tener familia necesitaba ayuda y compañía. Actualmente cuida a un enfermo de ELA (Esclerosis lateral amiotrófica), “este trabajo me ayuda a tener muchísima más empatía. A veces el único ánimo que puede tener esa persona es la compañía de alguien que le cuide”, sostiene la cuidadora.

Estas nuevas medidas serán muy beneficiarias y así se cumplirá la Ley de Dependencia. Unas 10.000 personas aproximadamente van a cobrar el máximo establecido por el Estado. Los grandes dependientes, los dependientes de grado III aquellos que necesitan una atención constante, van a poder llegar a cobrar hasta 833 euros mensuales y para las personas con un grado de dependencia moderado variarán desde los 153 euros hasta los 442 euros.

Pero el gran problema que existe en España es el copago confiscatorio. Este copago es mayor que la aportación que realiza el Estado, es decir, “te pagaban por un lado pero te lo descontaban por otro”, confiesa la integrante de Compromis. La aportación de estas personas o copago es de un 20% sobre el total del gasto directo del sistema, es decir, supera la aportación del Gobierno central, según el dictamen del Observatorio de Dependencia. Pero en la Comunidad Valenciana se ha logrado eliminar esto. Era un sistema donde se generaban muchas diferencias y dificultades, hacía que las personas estuvieran en una situación aun más complicada.

Cruz Roja San Vicente del Raspeig/ M. Vázquez

Cruz Roja San Vicente del Raspeig/ M. Vázquez

Cuando hablamos de dependencia el organismo más conocido que ayuda a todo tipo de personas que lo necesitan es la Cruz Roja. Este organismo dispone de voluntarios y trabajadores así como de varias secciones ya que se encarga de ayudar a quien lo necesite, la Cruz Roja también ayuda a personas dependientes mediante el sistema de voluntarios y ayuda a niños debido a que sus familias no disponen de recursos.

“En general, las ayudas que da el gobierno son escasas, aquí es complicado, porque se destina un dinero pero se tiene que repartir entre comida, material… Y al final no llega a muchas familias”, Miriam Lillo, trabajadora social y voluntaria en la Cruz Roja y añade: “Es muy difícil conseguir abarcar a todo el mundo y ayudar a todos los que lo necesitan”. La intervención que se hace, en cuanto a ayudas, es general y hay tantísima gente que no tiene recursos que harían falta muchos más voluntarios y ayudas más específicas y no tan generales.

Miriam Lillo, trabajadora social: “Ser voluntaria de la Cruz Roja me llena, poder ayudar en algo a alguien es bastante gratificante”

Miriam Lillo, trabajadora social y voluntaria en Cruz Roja San Vicente/ M. Vázquez

Miriam Lillo, trabajadora social y voluntaria en Cruz Roja San Vicente/ M. Vázquez

También existen asociaciones dedicadas a la ayuda a estas personas.  La Asociación de Niños y Jóvenes con Discapacidad de Alicante (ANDA) está integrada por distintos profesionales socio-sanitarios.  “Nos encargamos de la gestión de la asociación, del desarrollo, de la puesta en práctica de diversos proyectos y de distintos programas de actuación”, cuenta Pedro Rodríguez Expósito, terapeuta ocupacional de ANDA.

Las personas dependientes no son solo personas mayores, hay muchos casos de niños dependientes, es decir, niños que sufren alguna discapacidad y por lo tanto necesitan atención. “Trabajamos con niñas, niños y jóvenes con diversidad funcional, tanto aquellos que poseen un diagnóstico, como otros perfiles (problemas del aprendizaje, trastornos de conducta…) que precisen de nuestros servicios. A su vez, realizamos apoyo y orientación a las familias.” explica el terapeuta de la asociación.

Estas asociaciones reciben pequeñas ayudas por parte del Ayuntamiento que sirven de ayuda para dar continuidad a sus servicios. Los niños, niñas y jóvenes con diversidad funcional necesitan estas ayudas económicas para sufragar gastos de terapias (Terapia Ocupacional, Psicología, Logopedia, Fisioterapia, cuidadores, tratamientos ortopédicos, adaptaciones en el hogar…) resultan gastos necesarios para estos niños.  Algo beneficiario es que esta asociación, desde el año 2011, recibe gran influencia de personas interesadas en realizar voluntariado, pero aún así no existe una continuidad demasiado estable.

“Iniciamos nuestra andadura en plena crisis, por lo que cualquier pequeño avance nos parece un gran paso”, sostiene Pedro Rodríguez, fundador de ANDA

ANDA fue fundada como un centro autonómico sin ánimo de lucro, que trabaja para conseguir y para crear un servicio de atención a niños y jóvenes con discapacidad, por cuatro miembros o socios, “Los cuatro fundadores teníamos claro que si queríamos trabajar en este colectivo era necesario lanzarse a la aventura de montar el servicio desde cero”, manifiesta el terapeuta.  La asociación está formada por los cuatro fundadores, por siete trabajadores, unas ochenta familias que confían en ellos y un equipo de voluntariado.
“Cada año nos sentimos más contentos y afortunados de trabajar en el ámbito que más nos gusta y nos satisface”, confiesa Pedro Rodríguez.

Mediante estas asociaciones y las ayudas que se están consiguiendo mejorar, se garantizará entre todos una vida digna para todas las personas.

Un pensamiento en “La Ley de Dependencia en lista de espera

  1. Enhorabuena Miriam.
    Un gran trabajo, muy bien documentado y explicado.
    Que no queden en el olvido las personas con diversidad funcional.
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *