La ‘controvertida’ jornada continua

Mas de 300 centros de educación votaron a favor de la implantación de la jornada continua en toda la Comunidad Valenciana

El 15 de Septiembre de 2016, la mayor parte de los colegios de la Comunidad Valenciana (unos 303 colegios de los 315 convocados) votaron a favor de la modificación de la jornada escolar. Con el voto afirmativo de una media del 85,54 % de los padres y madres de los alumnos de los centros donde se ha celebrado la consulta se ha aprobado modificar los horarios en los centros educativos. Un cambio que no ha sentado bien a los padres que han votado en contra y que sostienen que este cambio repentino pueda perjudicar a la educación pública y a sus hijos en los estudios académicos.

Un peligro para el comedor escolar

Sin embargo, este modelo no se ha implantado de la noche a la mañana. Ya que durante los años 2013, 2014 y 2015 se implantaron “colegios piloto” del modelo de jornada continua. Con el objetivo de ver cómo se desarrollaría el nivel académico. Como resultado, la directora del colegio Cristo de la Paz de San Juan, Pilar Grande, comenta que la jornada continua “es lo mismo que la jornada partida pero con el orden de las asignaturas cambiado”.
Uno de los argumentos que utilizan los que están a favor y en contra de la jornada (con distintas opiniones según el caso) es si el nuevo sistema mejora el rendimiento del alumno. La directora comenta que la nueva jornada sí mejora que el rendimiento del alumno, pero el aumento es de unas décimas. Además asegura que las evaluaciones diagnosticas que se llevan realizando desde el colegio durante tres años, sí mostraron una mejora. Pero este hecho no lo atribuye a la jornada intensiva, sino a la mejora del centro.

img-20161025-wa0003

La jornada continua mejora en muy pocas décimas el rendimiento de los alumnos / Jordi Mirón

“Ha mejorado el absentismo infantil, sobre todo en primaria”, sostiene la directora, quien cree que ha sido lo único que ha mejorado sustancialmente con la jornada continua. Y afirma que es debido a que los niños más pequeños hacen las horas de estudio más seguidas, ya que con la anterior muchos se quedaban dormidos después de comer y no volvían al colegio.

Desde el lado de los detractores de este nuevo modelo educativo, se argumenta que los comedores escolares dejarán de estar garantizados si se implantara la jornada continua, debido a la disminución de la cantidad de niños que se quedan a comer. Los comedores, perderían alumnos y los costes de mantenimiento por alumno se harían inviables. Sin embargo, Pilar Grande, que ya tiene experiencia con este asunto, no opina lo mismo. “El primer años nos bajó el comedor un 23%, pero este año hemos vuelto a subir más que nunca”, afirma la directora. Y añade, “aunque no estamos al nivel de antes, ha subido bastante por lo que estaremos en un 10% o un 15% menos que al principio”.

Un grave problema para los alumnos

La jornada continua no solo ha contado con la oposición de los padres que no podían recoger a sus hijos, sino también con la oposición de algunos pediatras como la presidenta de la Sociedad Valenciana de Pediatría (SVP), Pilar Codoñer. Codoñer manifestaba que “la jornada escolar continua no es beneficiosa para la salud de los niños, sobretodo para los del segundo ciclo de Infantil, que tienen entre 3 y 5 años”. Sin embargo la pediatra, Leticia Beltran, no comparte la misma opinión.
Leticia Beltran argumenta que hay que dar un poco de tiempo a todo para ver como se desarrolla. La médico asegura que es mejor como se va hacer ahora, pero siempre y cuando los padres cumplan con las necesidades nutritivas del niño. “Lo que hay que tener claro es, qué es lo que tienen que comer los niños, cómo deben de comer, los estudios y luego el deporte”, comenta la pediatra. Y añade, “lo que no puede ser es que el niño desayune un vaso de leche y salga corriendo de casa, almuerce un “bollicao”, y luego coma en el comedor”.

La médico asegura que es mejor como se va hacer ahora, pero siempre y cuando los padres cumplan con las necesidades nutritivas del niño.

“Si es verdad que los niños más pequeños deben comer entre las 12 y la 1, y los más mayores entre la 1 y las 2, pero los niños han desayunado a las 8 de la mañana, almuerzan a las 10 y a las 12:30 están comiendo. Están haciendo tres comidas de 8 a 1 con la anterior jornada”, dice la médico. Y añade, “después dicen que comen mal y no es así, lo que ocurre es que ya llevaban dos comidas mal hechas y es responsabilidad de los padres”.
Leticia Beltran sostiene que cambiar el horario no tiene porqué perjudicar la alimentación, siempre y cuando los niños reciban una buena alimentación, y sugiere que se concience a los padres de que los niños deben hacer un buen desayuno y un almuerzo equilibrado.
La pediatra Leticia Beltran se muestra a favor de la implantación de la jornada continua, ya que según ella, no cree que sea tan agobiante como se intenta hacer creer. “Pienso que el rendimiento por las mañanas va a ser mucho mejor ya que ellos están más descansados, siempre y cuando la materia más importante se dé en las primeras horas”, dice la pediatra. Y añade, “antes hacían las primeras clases, luego se iban a casa y después volvían. Yo creo que eso es un parón muy grande y ahora es más relajado el parón, más intenso el estudio”.

Con el resultado de las votaciones del 15 de Septiembre; 257 de los 264 centros educativos en la Provincia de Alicante votaron a favor de implantar la jornada continua en los colegios. En El Campello, todos los colegios han querido y han votado a favor de instaurar la jornada continua. En el colegio Pla Barraques, el censo era 676 votantes, y con una participación del 84%, votaron a favor el 74% de los padres. El mayor porcentaje fue el colegio El Vincle con el 96% de participación. El colegio Fabraquer fue el único que bajo el porcentaje de voto favorable con un 67,20%. Y por último, el colegio Rafael Altamira tuvo un porcentaje de votos favorables del 71%.

La concejala de Educación de el ayuntamiento de El Campello, Mª Carmen de Lamo, se muestra conforme con los resultados obtenidos en las urnas escolares tras el 15 de Septiembre. Sin embargo lamenta que ningún colegio de El Campello se hubiera presentado como candidato para ejercer como “colegio piloto” antes de las votaciones. “No sé qué decisión se tomaría para que no haya ningún colegio piloto porque hay otras que si se han admitido”, dice la concejala.

Y añade, “muchas veces son los propios colegios los que piden ser piloto, porque nosotros tenemos dos años un aula experimental que Consellería ofreció y el colegio dijo que si”.

img-20161018-wa0001

El CEIP El Fabraquer tuvo un porcentaje a favor del 67,2% a pesar de tener una participación del 81,75% / Jordi Mirón

“Uno de los requisitos para implantar la jornada continua era que el centro estaría abierto de 9:00 a 17:00 de la tarde, con lo cual aquí en El Campello hemos ampliado media hora más, porque antes salían a las 16:30”, dice la edil. Los colegios de El Campello disponen de dos tipos de clases extraescolares. Unas clases gratuitas a cargo del ayuntamiento, con un horario más tardío al anterior. Y otras clases extraescolares impartidas por los centros y el AMPA. Los alumnos que se quedan a partir de las 14:00 deciden a qué hora salir, ya que existen varios turnos de salida del centro. “A las 14:00 termina la jornada lectiva de los alumnos, de 14:00 a 15:30 es el horario de comedor, y a partir de las 15;30 son las clases extraescolares y el alumno decide si quiere ir o no quiere ir”, comenta la concejal de Lamo.

“Uno de los requisitos para implantar la jornada continua era que el centro estaría abierto de 9:00 a 17:00 de la tarde, con lo cual aquí en El Campello hemos ampliado media hora más, porque antes salían a las 16:30”, dice la edil.

 

La gran victoria del Sí en las votaciones del 15 de Septiembre supuso un gran alivio para muchísimos padres que estaban a favor de la jornada continua, como Silvia Ferrer. “Me ha parecido bien que se haya establecido la jornada continua, la única duda que tenía yo era si los niños iban a llevar bien el hecho de tener tantas horas lectivas”, dice Silvia Ferrer. Ella asegura estar muy contenta con el nuevo modelo. “Lo que me hizo un poco no estar de acuerdo con la jornada fue el hecho de que pudiera perjudicar a mis hijas el tener una jornada tan intensiva, pero por lo que he leído, por lo que he preguntado parece ser que la jornada continua no debe afectar”, comenta la madre. Y añade “en cualquier caso éste es el primer año, yo lo voy a poder notar, y a ellas en concreto que tienen 9 años no les disgusta y no creo que sea un esfuerzo extra que tengan que hacer”.
Silvia asegura que sus hijas no acaban más cansadas con el horario intensivo, como se ha estado diciendo desde el lado de los detractores de este modelo. Aunque cree que no se debe a la nueva jornada, sino al hecho de haber cambiado al antiguo profesor de sus hijas por uno que no es partidario de los deberes. “Cierto es que hasta el momento no han traído deberes excepto un día que no les dio tiempo a hacerlos en clase”, dice la madre.

No está muy claro si esta nueva jornada de estudio puede beneficiar o perjudicar a los alumnos. Solo el tiempo lo dirá. Lo que está claro, es que la única contrariedad que existe es la imposibilidad de cuadrar este horario para algunos padres. Jornada continua y jornada partida son dos nombres para un mismo sistema educativo. Un nombre que ha sembrado el temor de algunos padres a causa del desconocimiento del tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *