La maratón que salva vidas

Cuando donamos sangre estamos contribuyendo a salvar vidas y a mejorar la salud de las personas, por lo que nuestra sangre desempeña un papel muy importante tanto para la sanidad como para la sociedad. Si colaboramos podemos ayudar a mujeres con complicaciones en embarazos, niños con anemia, personas con traumatismos graves, personas que se someten a operaciones quirúrgicas, a pacientes que sufren cáncer e incluso contribuir a la elaboración de algunos medicamentos.  Todo esto es lo que impulsa a la Diputación de Alicante a organizar campañas para potenciar las donaciones.

Esa sensación de ayudar a los demás es la que se percibe nada más llegar a la Diputación, dónde se celebra este fin de semana la decimosexta edición de la Maratón de Donación de Sangre. Como el objetivo es conseguir el mayor número de donaciones posibles, en la entrada encontramos un gran cartel donde se puede leer “Tú ayuda es muy importante. Ahora puedes donar”. Asimismo, nada más poner un pie dentro del recinto se pueden observar dos ambulancias que se pondrán al servicio de cualquier donante que lo precise.

Una vez dentro, como es lógico, todo está acomodado para que las extracciones se hagan lo más rápido posible. Unas diez personas esperan para hacerse el habitual análisis previo que les revelará si reúnen las condiciones para ser donantes o no. Y aquí, en esta pequeña fila que avanza con rapidez, es cuando brotan los miedos y los nervios de los primerizos.

Javier Porras, estudiante de CAFD de la UMH, esperando para donar por primera vez / Andrea Martínez

Javier Porras, estudiante de CAFD de la UMH, esperando para donar por primera vez / Andrea Martínez

Éste es el caso de Javier Porras, un estudiante de CAFD de la UMH que no duda en convertirse en nuevo donante. Es la primera vez que va a sacarse una cantidad de sangre superior a las extracciones para análisis médicos. A pesar de ello, asegura que se siente orgulloso de poder ayudar a tres personas, que no se echará atrás y que se arrepiente de no haber realizado está iniciativa nada más cumplir la edad permitida, los dieciocho años.

“Participaré en las futuras iniciativas porque es un pequeño gesto que no cuesta nada pero muy importante para los que lo necesitan”, asegura el estudiante

Voluntarios donando sangre en la Diputación / Andrea Martínez

Una vez los análisis previos revelan que los voluntarios son aptos para la donación, un enfermero los acompaña a la sala de extracciones. A pesar de ser un poco oscura, transmite seguridad, tranquilidad y limpieza. Se pueden observar diez camillas, en las que reposan los voluntarios, esperando a que sus bolsas de 470 centilitros lleguen a su límite. Cada donante está  constantemente acompañado por una enfermera encargada de prepararle para la extracción y de controlar su estado.

Estos eventos se organizan para donantes nuevos que luego encontrarán su colecta cerca de casa. El ritmo es constante y se pueden observar más personas jóvenes que maduras.  Además, el Centro de Transfusiones facilita las donaciones acudiendo a institutos y universidades.

Rafael Ortega, médico del equipo móvil del Centro de Transfusiones, afirma que hay personas que están esperando cumplir la mayoría de edad para ser voluntarias

Transcurridos unos minutos, las bolsas comienzan a llenarse de sangre. Cada bolsa será guardada y fraccionada en : concentrado de hematies, plasma y plaquetas. Con un único objetivo, el de ayudar por separado  y tratar individualmente a los destinatarios.

Una vez los voluntarios consiguen llenar sus bolsitas de sangre, pasean por la sala para evitar posibles mareos y se disponen a tomar un sandwich y una botella de agua en cortesía de la organización. Asimismo, cada participante recibe como obsequio “la camiseta del donante” y es participe de sorteos que incluyen entradas para el Marq y el ADDA y lotes de gorros, toallas, tazas, polos, mochilas y torres de sal. Además, se reparten entradas para el partido de liga Villareal B – Hércules de Alicante C.F.  

Alimentospara los voluntarios en cortesía de la Diputación

Alimentos para los voluntarios en cortesía de la Diputación / Andrea Martínez

A pesar de los obsequios y los sorteos, el detalle es lo de menos. En este tipo de eventos el regalo más preciado es, como el lema de la campaña dice, salvar la vida de tres personas. “Hemos batido las previsiones, la provincia de Alicante cumple con un porcentaje más elevado que otras provincias y se cumple con los objetivos”, afirma el médico.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *