La Casita de la Música

La falta de espacios para el encuentro de músicos alicantinos motiva la unión de diversos colectivos para abrir un centro sociocultural 

Amar la música lleva a muchos jóvenes alicantinos a ahorrar para comprarse su primer instrumento, formar parte de un grupo y subir por primera vez a un escenario. El problema viene después: cuando quieren avanzar, buscan apoyo institucional y se encuentran sin opciones. La frustración lleva a muchos posibles talentos de la música a dedicar su tiempo a otras cosas y a los perseverantes a buscar sus propias alternativas. Alfonso Copé estaba cansado de no encontrar un lugar donde juntarse para ensayar y compartir sus canciones y decidió emprender un proyecto para cubrir una necesidad colectiva.
La unión de algunas asociaciones ha permitido la apertura de La Casita, la nueva sede de la Asociación de Cantautores La Explanada, así como un espacio para actividades culturales vinculadas a la música en el barrio de San Agustín, en colaboración con el Colegio Nazaret y la ONG Arquitectura sin Fronteras.

 

Alfonso Copé

El cantautor alicantino Alfonso Copé encabeza el proyecto de La Casita / O. Avellán

 

Los Centros Culturales tienen como finalidad propiciar intercambio social y cultural, mediante la formación, difusión y producción cultural, con el objetivo de conseguir el mayor grado de participación ciudadana en política cultural. Estos lugares deberían constituir una amplia red de servicios públicos culturales descentralizados en los barrios. Sin embargo, según el concejal de Cultura de Alicante, Daniel Simón, con el anterior gobierno municipal existían unas barreras entre las concejalías que dificultaba la gestión de los espacios públicos. Simón asegura que “no hay que inventarse una red de equipamientos culturales, ya existe, son los Centros de Acción Social”. Y añade: “Los Centros Sociales disponen de salas donde hacer actividades asistenciales, aunque también se podrían haber usado para acercar a los ciudadanos el disfrute de la cultura”.

“Los Centros de Acción Social están
infrautilizados culturalmente”,
subraya Daniel Simón

 

La falta de lugares de encuentro para los músicos alicantinos llevó a la apertura de La Casita, un proyecto que surgió de la iniciativa de la Asociación de Cantautores de Alicante La Explanada. Se trata de una casa en el barrio de San Agustín, cedida por el Colegio Nazaret. En ella se dispondrán de distintas actividades, como formación, una radio comunitaria, espacio de ensayo, talleres relacionados con la música, un pequeño estudio de grabación y salas donde proponer propuestas musicales y teatrales en el barrio. “Hay gente que tiene arte y ganas de grabar pero no puede acceder a pagar los estudios de grabación privados para plasmar sus trabajos, por lo que falta un caldo de cultivo para apoyar a los artistas locales”, manifiesta Alfonso Copé, cantautor y encargado del proyecto La Casita.

“Falta un caldo de cultivo para
apoyar 
a los artistas en Alicante”,
critica el músico Alfonso Copé

 

Como sitio público de referencia en Alicante está las Cigarreras, con La Caja Negra y locales de ensayo. Estos son lugares en los que hay que hacer una solicitud y proporcionan autorización por tiempo limitado, algo inviable para los músicos por el movimiento de equipos e instrumentos. Ellos precisan de un lugar con estabilidad y al no disponerlo se decidieron por conseguir uno propio. “El fin del Centro Cultural La Casita es el de ofrecer un espacio de encuentro para los músicos, un lugar de formación para los estudiantes de Nazaret y un sitio para que lo disfruten de los vecinos en general, pues será un lugar abierto”, expresa Copé.

La forma de financiar este proyecto ha sido a través de actividades y conciertos, de lo que los técnicos y músicos de la Asociación no cobran, pues lo que se obtiene va destinado para la adecuación de la casa. Otra de las fuentes de ingreso han sido las empresas y entidades que han otorgado microcréditos que devolverán con recaudaciones de las actividades que se harán en La Casita. Por parte de la Administración no han percibido ningún tipo de ayuda. El cantautor afirma que “el Ayuntamiento no contempla subvenciones para rehabilitar espacios, pero sí para actividades”, por lo que una vez que estén en funcionamiento solicitarán ayudas para organizar talleres formativos.

 

La Casita

La Casita de Nazaret en el barrio de San Agustín / O. Avellán

 

Connivencia con Nazaret

La Entidad de Acción Social Nazaret tiene como finalidad la ayuda al menor y la familia, es de uso público, pero de gestión privada. Desde 1957 realiza un trabajo con la población en riesgo social. Leoncio Calvo, director de Nazaret, puntualiza que “tanto la tutela, como la educación de los chavales de riesgo social es una obligación de las Administraciones, pero son ellos quienes se encargan”.  A lo largo de estos años los ‘Amigos de Nazaret’ han aportado dinero, pero también han realizado donaciones como una emisora de radio o viviendas. Nazaret tiene en propiedad dos casas en el barrio de San Agustín y una de ellas es la que se ha destinado para el proyecto de La Casita. “Los músicos se dedican a realizar la obra y montar los talleres y Nazaret aporta la casa”, declara Calvo.

 

Manolo

Ruben

Los cantautores aprenden albañilería para colaborar en la rehabilitación del centro sociocultural / O. Avellán

 

La necesidad de un proyecto técnico

Para la apertura del centro sociocultural La Casita era necesaria una rehabilitación integral de la vivienda, pues se trata de una casa del año 1926. Gracias a que en Alicante hay una notoria presencia de colectivos que luchan por mejorar la situación social, los cantautores de La Explanada han podido contar con el apoyo de la ONG Arquitectura Sin Fronteras. Los arquitectos voluntarios han sido los encargados de elaborar el proyecto técnico y dirigir las obras. “Nos solicitaron ayuda, visitamos la casa y decidimos que era interesante el proyecto y que podíamos colaborar entre todas las partes”, asegura Ángel Marhuenda, arquitecto responsable del proyecto de obra de La Casita.

Los músicos locales ya disponen de un espacio para ensayar y formarse. Ahora lo que falta es que por parte del Ayuntamiento se programen actividades culturales en las que se pueda dar a conocer la música que nace en Alicante.

 

La cultura de Alicante en cifras

El Ayuntamiento de Alicante fue rescatado por el Estado. El Ministerio de Hacienda ha otorgado 75 millones de euros para pagar facturas pendientes, las nóminas y subsistir como Ayuntamiento a cambio de unas restricciones, entre ellas la de no aumentar el presupuesto y no contratar nuevo personal.
Ello ha supuesto que la partida destinada a la Concejalía de Cultura se viera reducida de 3 millones a 800 mil euros. De los cuales, para diseñar la programación, el concejal dispone de en torno a 180 mil euros, pues el resto se designa a gastos fijos de la Concejalía. De esa cuantía se pagan los tributos por el Teatro Principal y cuotas al Consorcio de Museos de la Generalitat para recibir exposiciones. “El problema es que el Ayuntamiento de Alicante no ha reclamado una rebaja a la Generalitat y ha pagado año tras año esa cuota sin protestar, aunque nuestro presupuesto cultural haya menguado”, sentencia Daniel Simón, concejal de Cultura.
Además, existen espacios de exposición que suponen cargas económicas a la Concejalía, como es el caso de la sala de la Lonja del Pescado, ubicada en terrero del Puerto. Aunque el edificio es municipal, paga los tributos al Estado y, además, la cantidad de 30 mil euros al año a la Administración de la Autoridad Portuaria, solo por estar en terrenos del Puerto.
Por lo que un aumento en la cuantía económica a destinar para Cultura en Alicante pasa por que se reduzcan los pagos a las propias instituciones, para así poder promover actividades culturales para el disfrute de la ciudadanía.

 

@olgaavellan 

 

Audio entrevista a Ángel Marhuenda, arquitecto de Arquitectura Sin Fronteras
Audio entrevista a Leoncio Calvo, director del Colegio Nazaret

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *