La otra Venecia

Dicen que el agua es vida, pero no siempre es así.

Es sabido por todos que en la Comunidad Valenciana y concretamente en la provincia de Alicante llueve poco, pero cuando lo hace puede convertirse en una catástrofe.

Hace unos meses una tromba de agua dejó unos 41 litros por metro cuadrado en una hora destrozando varias viviendas. Hay zonas en Alicante que son altamente inundables y en muchas de ellas se edificó, algo que no puedo entender. Parece que no se acuerdan allá por el año 1997, concretamente el 30 de septiembre, la ciudad vivió una de las peores inundaciones en 140 años, que ya es decir…  Hubo tantos desperfectos que no tardaron en tomar medidas para remediar este problema pero parece  que no ha servido de mucho. Muchas personas sufren pérdidas importantes por culpa de la lluvia y muchas veces tiene solución. No creo que fueran suficientes todos esos arreglos, porque como bien he comentado, ha vuelto a ocurrir. Las personas que viven en estas zonas no deben sentirse seguras, tampoco pienso que vivan con el miedo en el cuerpo día a día pero es muy probable que cuando llueva se lleven algún susto.  No debería estar permitido que se construyeran viviendas en zonas inundables, es correr riesgos innecesarios y más sabiendo lo que ocurrió tiempo atrás. O no escarmientan, o piensan que está todo bajo control. Parece ser lo segundo.

Lo que para algunos es algo malo para otros es bueno y si no que se lo digan a los sindicatos agrarios, que vieron como sus cosechas se  beneficiaron de las lluvias. Y es que no todos pueden estar contentos,  pero algo se podría hacer, ¿no? Se deberían replantear los arreglos que hicieron antaño e intentar mejorarlos ya que la lluvia es algo que no depende del hombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *