“La riqueza de la lengua reside en el fomento pedagógico de la pluralidad lingüística”

Joaquin Escribano – Presidente de la asociación El Tempir

La Asociación El Tempir de Elche vela por el aprendizaje y los derechos lingüísticos del valenciano en el sur de la provincia de Alicante

descarga-1

Josep Escribano, Presidente de El Tempir/Foto cedida

“Romançar”, “Algemia”, “Llemosí”, o “Cristianesc”. Lengua de trovadores y conquistadores, del pueblo, de la calle, del día a día. Lengua también de poetas, cantautores y escritores. Pero sobre todo, lengua de guerreros, luchadores y protectores. Aquella que vino para quedarse, fuerte pero muy frágil a la vez. Así es como la conocemos hoy en día, la lengua valenciana. Asociaciones como El Tempir, en Elche, trabajan cada día para intentar que el camino que sigue esta lengua continúe sin desviarse hacia nuevas generaciones. El presidente de la Asociación, Josep Escribano, asegura que su único cometido es ser, ante todo, permanente y no parar de trabajar por garantizar todos los derechos lingüísticos de los valenciano-parlantes.

Si es que algo hay que resaltar es que la situación del valenciano, a día de hoy, es realmente delicada puesto que su futuro sigue sin ser del todo sólido. La discrepancia social, institución y legislativa por la que atraviesa esta lengua abre el foro de debate entre los que la amparan y la oposición.

El decreto lingüístico enviado el pasado 20 de septiembre por la Conselleria d’ Educació a las mesas de negociación de la comunidad educativa, apela por mantener la exención del valenciano en el sur de la provincia de Alicante. El conceller d’Educació, Vicent Marzá (Compromís), dejaba clara su pretensión de obligar a todos los alumnos de la Comunidad Valenciana a estudiar la lengua autonómica de dicha Comunidad, el valenciano. Sin embargo, las pretensiones de la Conselleria han cambiado, ahora son totalmente contrarias.

Por consiguiente, Escribano manifiesta: “no lo compartimos, el modelo del plurilingüismo ha de ser más ambicioso. Así lo único que consiguen es que la oficialidad lingüística del valenciano no sea plena como en castellano, de este modo solo se cultivan ciudadanos de segunda”.

Al parecer, cada vez que el valenciano da un paso al frente, algo o alguien lo obstaculiza por la espalda. ¿Por qué el gallego, euskera, vasco o incluso el catalán, están tan arraigados en su territorio y continúa sin ser posible normalizar la lengua en la Comunidad Valenciana? El Presidente de El Tempir responde que el obstáculo más grande es el mediocre consenso social que dificulta la consideración de la lengua como seña propia de identidad dentro del País Valenciano.

Pero, ¿podemos atribuir esta tesitura de repudio a algún hecho circunstancial? Pues sí, sin duda alguna a la represión franquista. Un único estado con una única lengua, el castellano. Todo lo que sale de la norma estorba, deja de ser apto y hasta llega a ser sancionado. Pero a día de hoy, ¿continúa estando ese miedo, incertidumbre, o quizás sea solo coacción?

El presidente de El  Tempir considera que una de las tantas cuestiones a mejorar reside en la enseñanza “obligatoria” de los centros escolares. Además añade que la metodología más correcta en el aprendizaje es garantizar la plena competencia de idiomas, tanto en castellano, como en valenciano y en inglés; siempre marcando el número de horas que cada una requiera.

El STEPV (Sindicat de treballadors i treballadores de l’ensenyament pel País Valencià), ha realizado un informe del curso académico 2015-2016, en el que notifica mediante cifras comparativas la cantidad de alumnos matriculados en lengua valenciana y castellana en ciudades de más de 35.000 habitantes.  En él se refleja que los alumnos matriculados en la ciudad de Elche en lengua valenciana son 33,29%, respecto a un 66,71% en lengua castellana.

En este caso, la asociación por el valenciano expone que no se puede comparar, ni mucho menos posicionar de iguales aquello que no lo es, destacando que el idioma valenciano coexiste en desventaja frente al resto de lenguas, por lo que habría que aumentar su número de horas lectivas.

A pesar de todos los aspectos negativos y de mejora que considera necesarios El Tempir hasta conseguir la igualdad lingüística que merece el valenciano, tienen la esperanza de que las nuevas generaciones crezcan y sean educadas teniendo en cuenta que “la riqueza de la lengua reside en el fomento pedagógico de la pluralidad lingüística”, matiza el Presidente de la asociación.

A día de hoy, son aquellos sectores, que no dependen tanto de la administración, los que trabajan por dignificar y reivindicar el uso de la lengua. Nace de la sociedad civil, del pueblo, de la calle, del día a día, de poetas, y de escritores. Pero sobre todo, nace de guerreros, luchadores y protectores. Aquella que vino para quedarse, fuerte pero muy frágil a la vez. Así es como la conocemos hoy en día, y así es como lo cuenta El Tempir: Es la lengua valenciana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *