La segunda edición del sueño terapéutico

Las pesadas cortinas del auditorio de la Casa de Cultura de Sant Joan d’Alacant se corren y dos voces que entonan “Oh Happy Day” trasladan de repente a quien lo escucha a la América de finales de los años 60. No son los Edwin Hawkins Singers en pleno ensayo, sino Alejandro y Gema, dos estudiantes de Terapia Ocupacional de la Universidad Miguel Hernández (UMH) que actúan esta tarde, junto con algunos de sus compañeros, en la II Gala Benéfica que ellos mismos han organizado a favor de la Fundación Síndrome 5p-.

Por el patio de butacas se mueven nerviosos varios jóvenes. Apenas queda una hora para que comience el evento, y la mayoría de ellos siente que aún quedan muchas cosas por perfeccionar. “No hay de qué preocuparse, la primera edición ya salió genial”, es el mantra que se repite una y otra vez en sus cabezas. Y sí, el año pasado por estas fechas las caras desencajadas y los gritos de histeria formaron parte por primera vez de la decoración de ese lugar durante algunas horas. “Debíamos pensar en formas de promocionar nuestra carrera, y pensamos que un acto benéfico sería lo mejor. La Terapia Ocupacional es una profesión de entrega a los demás”, confiesa una ilusionada a la par que aterrorizada Clara Amorós.

Los estudiantes de Terapia Ocupacional de la UMH han destinado parte de los beneficios de la II Gala Benéfica a la Fundación Síndrome 5p-

Ella es miembro de la junta que en mayo del próximo año hará posible el VI Congreso Internacional de Estudiantes de Terapia Ocupacional (CIETO), para el que también van destinados una parte de los beneficios que se obtengan con esta gala. “Para organizarlo no recibimos ayuda económica de ningún tipo, simplemente lo financiamos con las actividades que hacemos a lo largo del año”, confiesa Amorós. Inmediatamente después abandona la conversación mientras echa a correr hacia la puerta de la Casa de Cultura. Entretanto, se justifica: “Ahí dentro estarán estirándose de los pelos. Me van a matar”.

20151210_193729

Una estudiante de Terapia Ocupacional espera a que comience el acto | MACARENA SOGORB

Y como si de una pitonisa se tratara, las predicciones de Clara Amorós se cumplen a la perfección. “¡Pon esa mesa ahí!”, “¡¿dónde está el técnico?!”, “¡la música está muy alta!”… Cuando sólo quedan unos minutos para el arranque, el ajetreo entre bambalinas es más que palpable. Sylvia y María bailarán salsa. Tras acabar su ensayo, descienden hasta el patio de butacas y comienzan a desearse suerte de la forma más escatológica posible: “¡Mucha mierda!, ¡mucha mierda!”.

Llega la hora. Son las 19:30 y las puertas del auditorio se abren al público. En las caras de los estudiantes de Terapia Ocupacional se aprecia una mezcla de preocupación y emoción de lo más curiosa. Es la expresión de quien espera que lo que ha organizado con tanto cariño vaya sobre ruedas. Entre los asistentes hay familiares, miembros de la Fundación Síndrome 5p-, niños que padecen esa enfermedad, adolescentes y señores de avanzada edad que han decidido pasar la tarde adentrándose en el sueño de un grupo de jóvenes. La segunda edición de su sueño, para ser más exactos.

“Un acto benéfico representa muy bien nuestra profesión. La Terapia Ocupacional es sinónimo de entrega a los demás”, confiesa una miembro de la junta del CIETO

Lorena es una terapeuta ocupacional que trabaja en la fundación. Sube al entarimado para explicar qué es el Síndrome 5p- y por qué es tan necesario un terapeuta en esos casos. Tras presentar un vídeo que arranca las lágrimas a más de una persona, encuentra el momento oportuno para agradecer al conjunto de estudiantes la organización de esta gala: “No sabéis cuánto bien hacéis pudiendo dar a conocer esta enfermedad aquí”. Todos se miran y alguien inicia el aplauso. El gran aplauso. A continuación, el presentador, también estudiante de Terapia Ocupacional, se apropia del lugar de Lorena y comienza a detallar al público la tremenda importancia que tiene para ellos el haber llenado esta tarde el auditorio de la Casa de Cultura de Sant Joan d’Alacant: “Financiar el CIETO nos cuesta alrededor de 18.000€, y es nuestra gran oportunidad para establecer contactos con otras universidades del mundo e iniciar programas de prácticas o incluso ejercer la profesión en otros países”.

Después de varios espectáculos de danza, monólogos e incluso una representación de artes marciales, el público abandona el auditorio. Únicamente permanecen dentro un grupo de soñadores satisfechos con su aventura de hoy. Nadie conoce los ingredientes del éxito, pero después de todo sólo queda algo seguro: los estudiantes de Terapia Ocupacional de la UMH ya han puesto la olla en el fuego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *