La supervivencia de los grupos de música

La falta de inversiones dedicadas a actuaciones físicas para fomentar la cultura musical provoca que muchos intérpretes prueben éxito en Internet, lo que genera que el 45% de las ganancias de esta industria se obtengan de plataformas digitales

Traspasan, las paredes de una casa en el centro de Santa Pola, la melodía de una guitarra y la dulce voz de una joven que canta Thinking out loud, una de las recientes canciones del compositor Ed Sheeran. Pronto, el silencio se apodera del hogar, mientras el guitarrista y la cantante se toman un descanso para recuperar el aliento. Cuando están preparados para retomar su ensayo y las notas de algún otro éxito internacional del momento vuelven a resonar a través de sus instrumentos, un vecino golpea fuerte e incesantemente a la puerta. “¿Queréis dejar de hacer ese ruido infernal?”, grita el hombre que no soporta más el sonido. Y su protesta continúa: “Si no paráis ya, llamaré a la policía”. Estas son solo algunas de las quejas que la mayoría de los músicos de la localidad alicantina reciben a diario al intentar ensayar en sus hogares o al tocar en las escasas actuaciones que programan para ellos.

Las múltiples demandas de los ciudadanos de Santa Pola, relacionadas con el ruido molesto e incesante que generan las bandas locales, están consiguiendo que multitud de intérpretes abandonen sus metas en la industria musical. Mientras tanto, aquellos que han decidido sacar adelante su sueño han optado por explorar otras alternativas. Y como los centenares de jóvenes de la localidad costera, otros músicos que no reciben la atención necesaria para desarrollarse musicalmente en sus municipios, han preferido buscar refugio en Internet. El auge de estos formatos digitales ha empujado el crecimiento de la venta de música online en España hasta un 45%, según un informe de la International Federation of the Phonographic Industry (IFPI). Como consecuencia del aumento de los usuarios de la red mundial, el fenómeno ha propiciado que este sea el segundo año consecutivo de aumento en las cifras de ventas.

En el caso concreto de Santa Pola, el malestar de los habitantes está justificado por la falta de lugares destinados y habilitados adecuadamente para que los intérpretes los utilicen y no causen alboroto. El reciente y único intento del Ayuntamiento por ofrecerles un lugar específico para las bandas fue abrir unos locales de ensayo dentro del Skatepark. Pero tampoco se ha tratado de una correcta iniciativa, ya que tras la tediosa espera de un año a la que se sometió a los grupos musicales para mejorar el recinto y hacerles entrega de las llaves de la zona el pasado mes de febrero, los integrantes de las bandas todavía no han podido disfrutar del espacio que se les asignó. Esta situación se debe a los múltiples descuidos, sobre todo, en seguridad con los que cuenta la zona destinada a los intérpretes.

“El Ayuntamiento debería invertir más tiempo y recursos en ayudar a los jóvenes que desean prosperar en el entorno musical. Para ello sería conveniente que contase con la ayuda de expertos y técnicos de música, sobre todo cuando emprende proyectos destinados a los grupos”, recalca la vocalista y youtuber, con más de 300 mil seguidores, Xandra Garsem.

Tan solo un 4% de los músicos de Santa Pola utilizan locales de ensayo, el 96% restante toca en sus hogares, según datos de la Agencia de Desarrollo Local (ADL) de Santa Pola /A. Martínez

Si bien algunos compositores han decidido arriesgarse y emplear ya las instalaciones del Skatepark para sus ensayos, otros han sido más reacios a esta idea. Como argumenta otro músico de la provincia alicantina, Daniel Gázquez: “Si el Consistorio obliga a los usuarios de los locales a contratar un seguro privado, será porque ni ellos mismos confían en que los instrumentos esté protegidos allí”. Además, añade que no desea hacer uso de las instalaciones. No solo por los errores en la seguridad, sino porque tampoco poseen “una acústica adecuada” y “el sonido de los niños jugando cerca” entorpecería sus grabaciones, por lo que prefiere continuar usando su casa a modo de estudio.

Aunque las denuncias de los vecinos del municipio son un tormento para todas aquellas personas que intentan prosperar en el entorno musical, estas no son la única razón por la que han decidido cambiar su método para darse a conocer. La escasez de conciertos y de otras actuaciones físicas también ha provocado que, para prosperar en la industria, los jóvenes hayan empezado a subir sus propias composiciones o versiones de canciones ya conocidas a plataformas de Internet.

Ambos artistas, tanto la cantante como el batería, coinciden en que un apoyo fundamental para las bandas sería propiciar los festivales musicales. Según la vocalista: “Organizar este tipo de actos podría beneficiar por igual a la cultura musical del pueblo como a los negocios, por todo el turismo que atraería”. Asimismo, un estudio realizado por la empresa de venta de entradas Ticketea revela que el número de  asistentes totales a los 50 festivales de música más grandes de España en 2015 superó los 3 millones de espectadores. Este hecho demostraría que de media por día unos 22.308 espectadores, asistirían a cada uno de estos eventos.

Una oportunidad para los músicos desconocidos

La industria de la música constituye uno de los sectores con mayor crecimiento de la economía mundial. Pese a que tratarse de un sector particular dentro del conjunto que componen las Industrias Culturales y Creativas (ICC), las empresas musicales ya han sido capaces de emplear a más de 3.979 millones de personas y colocarse el segundo mayor contribuyente de las ICC a nivel mundial, explica la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores (CISAC) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Tan solo en España, del año 2014 al 2015 el mercado de la música grabada consiguió aumentar un 6,86% y pasó de obtener unas ganancias de 149,91 millones de euros a unos 160,19 al año siguiente, según un estudio de la empresa Promusicae. Además, mientras que las ventas físicas disminuyeron en un 6,71%, los beneficios que obtuvieron a través de medios digitales lograron ascender un 25,61% más, durante este periodo de tiempo. “Un músico que no posea una cuenta en YouTube o en cualquier otro medio dentro de Internet está cometiendo un gran error, porque le será imposible conseguir algo de reconocimiento dentro de la industria musical”, afirma Garsem.

Asimismo, es la primera vez que los formatos digitales superaran en ventas a los físicos. Desde el año 2006, momento en el que se alcanzaron los primeros ingresos digitales, la tendencia se ha mantenido en una subida imparable, como consecuencia de la aparición del streaming. Esta nueva fórmula es la primera en permitir el consumo de actuaciones musicales que se están produciendo a la misma vez que se graba y se emite a través de la red. “Hoy en día, cualquier persona con una cámara y una cuenta en alguna plataforma de Internet puede ofrecer un concierto en línea y darse a conocer, sin tener la necesidad de salir de casa e intentar que un cazatalentos lo descubra”, especifica el productor musical Rafael Sempere. Además, explica que los ingresos por streaming componen el 19 % del total de la industria, y prácticamente igualan a los de las descargas de álbumes o canciones, que es de un 20%.

“Quiero pensar que, pese a que desde los pequeños municipios, como es el caso de Santa Pola, no se invierte mucho en eventos musicales; los jóvenes músicos no se han rendido. Al seguir peleando por alcanzar sus sueños mediante Internet, han logrado llegar a más gente y han propiciado el consumo a través de la red”, señala el trabajador en la industria musical.

Los festivales, la innovadora clave del éxito

A pesar de las favorables noticias relativas al sector digital de la industria musical, el VII Anuario de la Música en Vivo, publicado por la Asociación de Promotores Musicales (APM), ha anunciado un crecimiento del 12,1% de las actuaciones en directo. Este hecho se ha producido gracias al aumento de asistentes a festivales musicales e

img-20161021-wa0006-1

El escenario del Samsung MadFun antes del inicio de las actuaciones/ A. Martínezn España y, también, por sus apuestas en otro tipo de festivales como por ejemplo el Samsung Madfun, que fue el primero en reunir a los youtubers españoles con más seguidores. Este tipo de acontecimientos ha logrado que la compra de entradas aumente hasta lograr cifras similares a las obtenidas en el año 2011, antes de que se produjera la subida del 21% de IVA sobre la cultura.

 

El director del Racó Jove, Antonio López, intenta promover este tipo de eventos a través de esta asociación juvenil. Según explica: “La función principal de esta asociación era aconsejar a los jóvenes y ayudarles a desarrollar diversas capacidades útiles para su futuro. Pero en la actualidad, también nos encargamos de promover la cultura por las calles de Santa Pola”. Para cumplir con este cometido, la organización cuenta con el apoyo del Ayuntamiento y de otras asociaciones culturales con las ha organizado varios conciertos, como el Rockfest durante el verano pasado.

Sin embargo, el jefe de la asociación resalta la importancia de que el Gobierno local invierta más tiempo y recursos en atraer productoras que deseen celebrar en las costas alicantinas sus festivales. Pues estos eventos ayudan a desarrollar el talento de los músicos inexpertos e, incluso, favorecen el ambiente cultural de las localidades. Así que mientras en el resto de España, se celebran 970 festivales musicales anualmente, los artistas de este municipio mantienen la esperanza en que pronto se organice alguno cerca de sus hogares y que puedan formar parte de ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *