“Las páginas como Zalando matan a los pequeños comercios”

El comerciante Claudio Marcelo no ve más salidas que trasladar su tienda de ropa a las redes sociales. 

Carlos Marcelo es el responsable de la tienda Carolina Balbuena. Sus 50 años traen mucho esfuerzo invertido para que su pequeño comercio salga adelante, aunque admite que de no ser por su hija la tienda no habría abierto este verano. Nuevas iniciativas como seguir la moda online y llevarlo a la tienda apenas da resultado. Internet se está apoderando de cada comercio y aunque “no es muy entendido con la tecnología” no ve otro remedio que abrir una página web y cerrar la puerta de lo que durante cinco años ha dado la vida a su familia.

Pregunta: ¿En qué momento decidió que comprar la ropa que triunfaba en Internet sería beneficioso para la tienda?

Respuesta: Empezamos a notar cierto bajón el verano del año pasado y este verano sobre todo. En 2014 la gente ya venía buscando algo específico. Me preguntaban por artículos que habían visto en Internet y yo les preguntaba cómo eran para poder traerlos a la tienda pero no sabían describirlos bien.

Pregunta: ¿Fue en ese momento cuando decidió comprar la ropa que circulaba por las redes sociales?

Respuesta: Sí, empecé a buscar lo que tenía más visitas y furor por la web para ver qué tipo de mercancía traer a la tienda. Mi hija Camila me asesoró sobre la moda que había en Internet, hacía capturas de pantalla en Instagram y, aunque yo no quería traer ese tipo de ropa a la tienda, probamos y me sorprendió en tener que ir dos veces por semana a por repuestos porque los modelos volaban.

P: ¿Se han cumplido sus expectativas?

R: Sí. Este verano me ha salvado el traer este tipo de ropa “de moda” para jóvenes: camisetas cortitas y esos monos tan famosos que en otra tienda no están. El resto de comercios no tienen la suerte de tener una hija adolescente que te haga ver la repercusión que tiene Internet para los jóvenes.

P: ¿Habéis notado diferencia en los ingresos desde que traéis estos modelos?

R: No, en ingreso no porque he vendido la misma cantidad de ropa que el año pasado pero más barata, al estar de moda tenía un precio menor que los artículos que yo solía llevar a la tienda. De todos modos, este año ha sido diferente, no sé si por el auge de Internet o por la crisis. Las páginas como Zalando (con sus envíos y devoluciones gratuitas) favorece mucho a los compradores y a los comerciantes nos mata. La gente ya no sale de su casa.

P: ¿Cree que su tienda goza de cierta exclusividad respecto a otras por tener productos que solo se encuentran en Internet?

R: Sí, es una ventaja poder probarte los artículos que previamente has visto online. Internet no tiene esa opción. Se gasta mucho menos tiempo yendo a una tienda y probándote lo que te gusta a tener que esperar que te traigan el artículo de Internet, probártelo y si no es tu talla tener que devolverlo y esperar de nuevo a que llegue y te reembolsen el dinero.

P: ¿Existe un futuro para el pequeño comercio, dejando a un lado Internet?

R: Yo creo que no. Y me duele porque yo pertenezco a ese pequeño comercio.  Aunque soy reacio a todo lo que vaya por Internet he tenido que crear una página web, no me queda otra opción. Tengo 50 años y en mi época no existía nada de esto. Hace ocho días cerré la tienda para dedicarle tiempo a la página en la que haré lo mismo pero desde casa.

P: ¿Qué ventajas supone para usted?

R: No tengo que pagar alquiler, lo puedo hacer en las horas que tengo libres y no tengo que estar sentado 10 o 12 horas esperando a que venga alguien. Creo que las tiendas pequeñas que no introduzcan su mercadería y su propaganda en la web irán desapareciendo y cada vez quedarán menos. El que no cree una página web no podrá seguir trabajando.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *