“Le dijeron a mi marido y mi hijo que eran poco hombres por dejarme conducir el camión”

Teresa Antón, presidenta de AMFAR Alicante.

Teresa Antón, presidenta de AMFAR Alicante.

Audio Teresa Antón Díez | Presidenta de AMFAR Alicante

La evolución está todavía por llegar al medio agrario alicantino. La mujer continúa siendo un estorbo para muchos hombres que mantienen unos ideales neandertales. Teresa Antón Díez, (Elche, 1957) trabaja desde 2009 como presidenta de la Federación de Mujeres y Familias de Ámbito Rural (AMFAR) de Alicante para que se cumplan los derechos fundamentales de las mujeres rurales alicantinas. Antón marca como objetivo que las agricultoras saquen la cabeza en un sector en el que llevan trabajando en la sombra desde pequeñas. En la asociación conciencian a las mujeres a través de cursos para que nadie les consiga minar la autoestima y para que puedan evolucionar en el ámbito rural.

P. ¿Es el empleo uno de los grandes retos a los que se enfrentan las mujeres del ámbito rural valenciano?

R. En el campo siempre hay trabajo para la mujer, pero la mayoría de las veces no está remunerado, por lo que ya no sé si se le puede llamar empleo. Generalmente el agricultor visible de la empresa siempre es el marido. La mujer, en numerosas ocasiones, no está dada de alta en la seguridad social. Si las ganancias son bajas siempre se deja a la mujer sin cotizar, ya que el seguro del marido la cubre. Esto es un gran error de cara al futuro individual de la mujer. Otra razón es que la mayoría de mujeres no trabajan de forma regular en el campo porque tienen que hacer las tareas del hogar y cuidar de niños o mayores.

P. ¿Cómo de importante es el liderazgo y emprendimiento femenino en el sector agrario?

R. Estamos trabajando en ello. A día de hoy solo se ve al hombre como la cabeza visible de la agricultura. La mayoría de mujeres en lugar de decir que trabajan en el campo dicen: “Yo trabajo ayudando a mi marido”, y eso es una frase errónea porque ellas están  bregando por su empresa.  Poco a poco, y con ayudas, se está consiguiendo que las agricultoras tengan una mayor iniciativa.

P. ¿Hasta qué punto la introducción de las nuevas tecnologías ha ayudado a la mujer rural a la hora de emprender?

R. El riego por goteo, por ejemplo, ha sido primordial. Antes tenías que ir a comprar el agua, desplazarte hasta el partidor que te correspondía para abrir la acequia y tener cuidado de no equivocarte de portón, porque podías perder mucha agua. Ahora, por internet ,solicitas el agua, programas la hora y ya está. Esto ha ayudado mucho a la mujer rural porque, sobre todo hace unos años, no tenían ni medio ni tiempo para poder desplazarse.

P. ¿Cuál es el perfil de la mujer rural valenciana?

R. La mayoría se encuentra entre los 30 y 50 años. Muchas mujeres empiezan más tarde en la agricultura porque pueden permitirse estudiar. En AMFAR cada vez tenemos más ingenieras agrónomas.

P. En la actualidad en Elche las mujeres que dirigen explotaciones agrícolas solo representan el 25% del total de las 1.800 que hay en todo el municipio. En general, estas mujeres son mayores de 50 años. ¿Cómo afecta el envejecimiento a este sector?

R. El envejecimiento afecta como todo. Muchas mujeres que están al frente de explotaciones desde adolescentes por necesidades familiares  hasta que no han cumplido cierta edad, no se les registra en la seguridad social y no cotizan. Eso es algo que hay que reivindicar porque están trabajando en situaciones precarias, no se garantiza un futuro para estas mujeres.

P. ¿Cree que las mujeres jóvenes residentes en el ámbito rural serán capaces de continuar con la tradición, existe verdaderamente un relevo generacional?

R. La mujer está preparada para todo porque desde siempre ha estado en el campo y cada vez está mejor formada en cuanto a nivel de estudios. Lo único que falta es que la mujer se lo crea. Todavía no le entra en la cabeza que es su empresa y que ella misma la puede llevar adelante. Falta un cambio de mentalidad.

P. De las 48 víctimas mortales que la violencia de género ha provocado en este 2015, el 46% procedían de núcleos rurales. ¿Cómo trabajan desde AMFAR para concienciar de este problema?

R. Desde la asociación siempre estamos pendientes de ello. Ofrecemos cursos y charlas gratuitas para mejorar la autoestima y conocer la situación de las mujeres. En el medio agrario la mujer está muy segregada y cuesta saber cómo se encuentran las agricultoras porque el boca a boca o rumor, en este caso, no es muy potente. Por eso tratamos de mantener a las mujeres comunicadas.

P. ¿Accede la mujer en condiciones de igualdad al mercado laboral y a la hora de tomar decisiones en el medio rural?

R. Todavía existen muchas trabas. Suelen tratar a la mujer como un bicho raro. En mi caso cuando he cogido el camión para llevar género a algún cliente y me ha acompañado mi marido o mi hijo, han llegado a decirles que eran poco hombres por dejarme conducir a mí. En España todavía se tiene la fuerte visión de ama de casa, secretaria, enfermera…

P. ¿Ha llegado a beneficiar la  Ley de Titularidad Compartida de las Explotaciones Agrarias (2011)* a las mujeres?

R. Esta norma existe, pero como muchas leyes, no se está poniendo en práctica. Desde siempre la titularidad de las tierras ha pertenecido a los hombres y en muchos casos continúa  así porque no quieren meterse en papeleos, lo van dejando. No existe control gubernamental sobre esta ley, por lo que sigue todo prácticamente igual.

P. A nivel nacional, ¿considera que deberían tener mayor reconocimiento?

R. Generacionalmente la mujer ha ido cosechando una mayor repercusión en el medio rural. Desde mi abuela hasta mí, la mujer ha ganado mucho terreno. También es cierto que las agricultoras de la actualidad se preocupan más por reivindicar sus derechos. Pero todavía queda camino por recorrer.

*De acuerdo con la Ley 35/2011, de 4 de octubre, “la titularidad compartida de la explotación agraria, es la unidad económica, sin personalidad jurídica y susceptible de imposición a efectos fiscales, que se constituye por un matrimonio o pareja unida por análoga relación de afectividad, para la gestión conjunta de la explotación agraria”.

Grupo: Lidia Giménez Giménez, Sergio Hernández Barber, Elena Hita piera, Alberto José Losa Garrigos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *