Learn English in Elche

Cuando Tarzán conoce a Jane se posa ante ella con postura simiesca y, mientras se golpea el pecho con los nudillos, le repite a la mujer su nombre. Ninguno entiende el idioma del otro, pero se escuchan e intentan comprenderse. Al principio Tarzán imita a la muchacha y hasta le adquiere a esas palabras, que no son suyas, un tono agudo. Pero al final de la película, Disney nos muestra una pareja que se entiende entre sí como si ambos hubiesen nacido en el mismo país y bajo la misma cultura. Tarzán no hubiera podido hablar el idioma de Jane si no la hubiese imitado y si no hubiese practicado el extraño lenguaje. Por desgracia, en nuestra selva particular pocos de nosotros tenemos el valor de convertirnos en Tarzán (ni el valor ni las grandes opciones para poner en práctica de forma gratuita un idioma).

El informe Adecco sobre empleo publicado en 2013 expone que el tercer conocimiento más valorado por los profesionales de los recursos humanos a la hora de contratar a personal es el dominio de idiomas. Los primeros puestos son el conocimiento especializado del trabajo a desarrollar y el conocimiento de nuevas tecnologías. En este contexto social parece obvio que resulta muy importante dominar al menos un idioma a parte del materno. Sin embargo, esta premisa se aleja de la realidad ya que, según los datos del INE, un total del 33,19% de los jóvenes de entre 18 y 24 años hablan solo su idioma.

inglés1

English on wednesdays es la propuesta de un pub ilicitano para practicar inglés / Foto: María Díaz

Hablar un idioma con soltura no es lo mismo que escribirlo o leerlo, para ello no basta con memorizar la teoría, hace falta ponerla práctica. El barómetro del CIS reflejó en 2012 que solo el 21,5% de los encuestados sabía escribir y hablar inglés, es decir, dominarlo. El inglés es uno de los idiomas más demandados en los currículums del país y el que más guerra da a los niños desde primaria. Pese a eso, los datos muestran que tan solo un cuarto de la población estaría capacitado para mantener una conversación.

El problema al que se enfrentan los jóvenes cuando agarran las riendas del inglés es que nunca podrían llegar a dominarlo si antes no lo practican. En grandes urbes las opciones para ello son ilimitadas pero en ciudades medianas y pequeñas estas se van acotando. En Elche han surgido diversas propuestas, algunas han fracasado y otras se siguen manteniendo, enfocadas a que los ilicitanos practiquen inglés gratis.

La Concejalía de Juventud propone una iniciativa bautizada como “Intercambios lingüísticos” que dispone de varios espacios y un tutor extranjero. Se trata de reuniones que se llevan a cabo una vez a la semana en el centro juvenil de l’Altet y en la tetería Adarve del Raval. En ellas los jóvenes hablan de sus motivaciones, gustos y expectativas bajo la mirada de un voluntario europeo. Los requisitos para acudir a estos intercambios son la inscripción previa en la web de la Concejalía y tener entre 16 y 35 años. Álvaro Serrano, el organizador del Intercambio Lingüístico, comenta que durante este año ha creado cerca de 17 grupos en diferentes idiomas y que por tanto, por muy larga que sea la lista de espera, siempre intentará dar cabida a todos los interesados.

inglés2

En Glass Corner acuden profesores de inglés para charlar con la clientela los miércoles por la noche / Foto: María Díaz

Otras opciones, que no necesitan de una inscripción previa y que son más permisivas con la edad, son los pubs, cafeterías y bares que ofrecen un día y una hora para practicar inglés. El problema de la mayoría de estas iniciativas es que no disponen de un tutor que guíe al grupo y que haga perder la vergüenza a los clientes del local. En los últimos meses se han apuntado a este tipo de actividades algunas cafeterías, como la pastelería Becky Baker, pero muchas han abandonando la labor por la falta de respuesta entre la clientela. No obstante, todavía persiste la propuesta del “gastro pub” Glass Corner, que se ha aliado con la academia de inglés Barbara’s School, y ofrece cada miércoles a partir de las 20.30h charlas y concursos divertidos con otros estudiantes del idioma y profesores nativos. “Por 1,20€, que es lo que cuesta un café, estás una hora y media charlando con profesores nativos, si eso lo trasladas a una academia te costaría muchísimo más”, comenta el gerente del local Marcel Coquillat.

Si hay un medio que mejor ha atraído a los jóvenes estas últimas décadas ha sido Internet, donde se pueden encontrar grandes alternativas, una de ellas la propone el profesor del centro de estudios de La Hoya, John Douglas. En su tiempo libre y gracias a la aplicación meetup, el inglés celebra cada semana reuniones en rincones diferentes de Elche para todos aquellos que sean capaces de seguirle el ritmo.  Algunas de las actividades que ha organizado recientemente con su grupo han sido una cena en un restaurante Chino, una escapada a Tabarca y una ruta de tapas, todo ello con toque británico.  Para los más convencionales también dispone de cursos gratis de inglés, solo para desempleados y estudiantes, en el centro de estudios de La Hoya. Aunque estas plazas son muy limitadas, pues según explica Douglas: “cada diez plazas pagadas regalamos dos plazas gratis mediante un concurso”.

Aprender online

Cientos de webs ofrecen actividades gratuitas que mejoran el speaking, algunas de ellas muestran vídeos de profesionales manteniendo conversaciones, como es el caso de la página Elllo o los canales de You Tube EF podEnglish y BBC Learn English. Otros portales se centran más en el aprendizaje de expresiones y “frases comodín”, Babbel es el mejor ejemplo. Italki es una herramienta similar a los meetups, solo que las “quedadas” no se realizan en cafeterías o parques, sino por Skype y con gente de todo el mundo que también desea aprender idiomas. En Internet hay infinidad de webs gratuitas y cada usuario debe buscar la que mejor se adapte a él o a ella, pues cada una le confiere al aprendizaje del inglés un enfoque diferente.

La importancia de los lugares físicos

El “cara a cara” no puede olvidarse en la era de Internet, pues ayuda a las personas a desenvolverse, a perder la vergüenza, a arrinconar sus miedos y a acostumbrarse a situaciones que no caben dentro de una pantalla. Por estas razones son tan importantes los lugares físicos donde practicar inglés, además la mítica escena en la que la joven “civilizada” repetía “yo Jane, tú Tarzán” no habría sido la misma si hubiese ocurrido vía Skype.”.

(Entrevista Álvaro Serrano)

(Entrevista Marcel Coquillat)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *