Limpieza para todos

 

La labor llevada a cabo por el PSOE ha permitido que desaparezca la legionela en Albatera

Uno de los focos detectados de legioenla / Diario de la Vega Baja

Uno de los focos detectados de legioenla / Diario de la Vega Baja

En la sociedad en la que la gente vive y con los medios de los que se dispone, una de las cosas que más se valora en una persona es su imagen y como cuida de ella, por eso siempre que se va a espacios y lugares públicos la gente suele ser reticente a la hora de utilizar los bancos públicos, incluso si es un sitio privado también se mira mucho la higiene del lugar, para saber si lo conserva bien o por el contrario es un lugar descuidado. Debido a la dejadez de los trabajadores de algunos lugares públicos en Albatera apareció la legionela, bacteria que surge por la mala limpieza de los lugares comunes, como pueden ser las duchas de las piscinas municipales y el campo de fútbol, donde juega sus partidos de local el U.D Albaterense.

El problema de legionela encontrado en Albatera según su alcaldesa, Rosa Guillén, “surgió por la dejadez del gobierno anterior”, el Partido Popular, que ha gobernado este pueblo las últimas dos legislaturas con mayoría absoluta ambas. Son diez los lugares en los que se encontró la bacteria de legionela, pero los que más destacan por su repercusión en el pueblo son el polideportivo Santiago Sanz, las piscinas municipal y climatizada y el campo de fútbol.

Uno de los principales motivos para la aparición del brote, según su alcaldesa, es: “que la bacteria aparece cuando el agua está estancada, entonces, la bacteria crece y se reproduce aunque haya cloro, ya que se alimenta de este producto”.

Uno de los problemas que más molesta al Partido Socialista es que el Partido Popular tuvo una notificación por parte de sanidad, y este no hizo nada para solucionar el problema, según Guillén, ya que se detectó el problema el 23 de marzo y hasta que no entró el gobierno del PSOE, a principios de agosto, nadie se preocupó por el problema y las repercusiones que eso podía tener en la ciudadanía.

“El problema de la legionela se notificó el 23 de marzo y hasta el mes de agosto no se llevó a cabo ninguna medida para erradicarlo”, según la alcaldesa de Albatera

En referencia a las sanciones que habría recibido el Ayuntamiento de Albatera, la edil del pueblo, afirma que “el Ayuntamiento habría recibido una sanción administrativa y económica. De hecho, ya la teníamos notificada” aunque gracias a la buena gestión de los responsables, “se consiguió erradicar de una manera muy eficaz y se paralizó, aunque sanidad dentro de unos meses volverá a comprobar si todo está correcto y en caso de no ser así, la sanción será mucho más grave que la notificada con anterioridad”.

N-340, calle más importante de Albatera / Manuel Ricarte

N-340, calle más importante de Albatera / Manuel Ricarte

Carmelo Rocamora, encargado del equipo que llevó a cabo la erradicación de la legionela, no cree que la utilización de una depuradora más potente en la piscina municipal y climatizada hubiera solucionado el problema ya que “las depuradoras, independientemente de su potencia, sirven para aguas residuales. Para las aguas de piscinas se necesita una potabilizadora, debido a que primero se hace la potabilización y, una vez eliminada la materia residual, se lleva a cabo la depuración del agua”. Además y en referencia a la cantidad de cloro utilizada en las piscinas, según los estudios que el responsable maneja, ” era tan poca la cantidad utilizada que no surgía ningún efecto en las bacterias”.

A parte de la poca cantidad de cloro utilizada para la no aparición de la legionela, existen otros muchos factores que pueden llegar, con el paso del tiempo, a hacer que aparezca, para Rocamora estos factores son: “las altas temperaturas, el no mantenimiento de grifos y duchas”, debido a esta dejadez, se permite que “se acumula precipitaciones de bicarbonato, entonces cuando se abre alguno de los grifos o duchas, como la legionela vive ahí, hace que se propague con suma facilidad”.

Aunque el responsable no es experto en temas relacionados con la salud, sí que se ha informado en relación con todo lo que podría sucederle a una persona afectada por estas bacterias, y afirma que “la legionela es problemática en el aire y en torres  de refrigeración, dado que eso puede afectar pulmonarmente y las vías respiratorias, pudiendo incluso provocar la muerte”, aunque matiza que en todos los casos detectados en el pueblo de Albatera “hay que dejar claro que no había torres de refrigeración, además para poder provocar la muerte tiene que haber una cantidad superior a 2.000 y en Albatera en ningún momento superó los 1.000”, lo que en términos médicos se traduce en “los que se pueden ver afectados son las personas mayores, ya que pueden sentir fatiga, cansancio muscular y una leve diarrea”.

“La cantidad de legionela encontrada nunca superó las 1.000 unidades, cantidad que queda lejos de las 2.000 que hacen falta para provocar problemas serios”, según el responsable de la erradicación 

El equipo que Rocamora dirige, ha utilizado un protocolo de actuación, que debería repetirse todos los años sin importar el nivel de existencia del brote, ya que es algo que lo marca las leyes de Sanidad. Las características del protocolo son, según el dirigente, las siguientes: “una cloración muy fuerte, y por eso se hace en periodos donde las instalaciones están cerradas”, a pesar de su probada solvencia en otros casos detectados en varios pueblos, el de Albatera estaba tan asentado que “debido al mal mantenimiento, todavía quedaron tres fosas sin erradicar, por lo que después se volvió a hacer otro doble choque contra estos tres focos para erradicarlos por completo. Aunque el problema ya esté erradicado por completo y no suponga ningún problema para los ciudadanos de Albatera, hay que seguir manteniendo una serie de pautas para que esto no se vuelva a repetir nuevamente, por lo que “se va a poner en marcha un protocolo de actuación, donde se va a controlar diariamente el agua caliente, el agua fría, depósitos, aspersores y fuentes, cosa que además nos obliga la normativa vigente”.

Marina Baeza, encargada de la piscina climatizada de Albatera, siente que el brote haya provocado que las personas dejen la piscina ante el temor que la bacteria pueda provocar. “Desde principio de verano hasta el mes de septiembre, hemos tenido un 15% de bajas más de lo habitual, ya que sin ningún problema extraño solemos tener una cantidad de bajas del 10%”, aunque apunta que la cosa poco a poco se va arreglando, “muchos de los que se fueron están volviendo, ya que han visto que no era para tanto y que las personas que se quedaron no han sufrido ningún tipo de contratiempo”.

Lo que hay que tener en cuenta en este mundo en el que vivimos, es que sean espacios públicos o privados o incluso las propias personas en sí, la buena higiene es muy importante, ya que no tenerla o hacer que espacios transitados no cumpla con unos mínimos aceptables, hace que sin merecerlo pague las consecuencias de personas irresponsables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *