Llega la navidad

Bastante tarde, casi con la entrada de diciembre, pero por fin el frío ha inundado nuestras calles y se ha filtrado a nuestros hogares. Se ha unido al sentimiento familiar que florece cuando llegan las fechas navideñas. Junto a él, se percibe el olor a humo de la leña quemándose, el estrés y la ilusión de comprar los regalos y el aroma de los dulces que se asoman en los escaparates de las pastelerías que inundarán las mesas en los encuentros que se sucederán.

Aunque de tradición y liturgia mundial, la navidad se caracteriza por el ambiente cercano que produce. En la mayoría de municipios españoles, por no decir en todos, las fechas del fin de año son acompañadas por multitud de eventos. Y parece que, con la salida de la crisis, van en aumento. Quizás la actividad más popular que se da cita estas fechas es el mercado navideño. Ferias famosas no tanto en este país como en otros pero que están asentándose y creciendo con fuerza. Posiblemente por la similitud con los mercados medievales que se suceden a lo largo del año en muchos lugares y su auge en los últimos años.

 

En Villena, la feria de navidad ha tenido lugar el fin de semana del 11 al 13 de diciembre. Arropado asimismo de diferentes actividades que se van añadiendo año tras año para ir engrandeciendo este sencillo y simpático mercadillo. Pero aún queda mucho camino si se quiere crear un verdadero y alegre ambiente mágico e invernal. “Le falta algo de luz, de música, de adornos… de ambiente navideño en general” explica Patricia Milán, gerente de un stand de adornos de navidad. Poco a poco. Las ferias navideñas grandes tampoco se crearon en un día.

Aunque se parece al mercado medieval, que se lleva a cabo en marzo, por la situación y el tipo de comercio que reúne, difícilmente llegará a tener tanto éxito: no son los mismo organizadores (lo organiza la concejalía del casco histórico que compite contra el ímpetu, la ilusión y los detalles que la AVV el Rabal aporta al Medievo y que son envidiables) y se añade el hecho de que muchos pueblos cercanos celebran este acto paralelamente. Por lo tanto no acoge el turismo provincial que las fiestas del medievo atrae.

Como no, su escenario ha sido el de todos los años, el carismático casco histórico, de una torre a otra, de Santa María a Santiago. Alrededor de 70 puestos de artesanía y alimentación se han instalado a lo largo del recorrido. Todo esto ha significado el pistoletazo de salida de las actividades navideñas en la ciudad.

 

Antes del fin de semana ya empezaron los actos. El miércoles 9 a las 18:30 horas se llevó a cabo en el centro de mayores, un taller para realizar pendones y otros adornos navideños. Las creaciones se expusieron a lo largo del recorrido de la feria durante los días señalados como decoración navideña.

Ya entrados en el viernes, a las 11 de la mañana aproximadamente, tuvo lugar un concurso escolar de adornos de navidad con materiales reciclados. La mayoría de colegios de la localidad participaron, y sus alumnos de educación infantil llevaron sus creaciones. Las simpáticas obras se expusieron en la plaza de Santiago durante todo el fin de semana.

La inauguración oficial de esta feria se llevó a cabo, por primera vez en todas las ediciones, el viernes a las 19 horas. El repique de campanas de las dos iglesias que limitan el mercado, anunciaron a la población el inicio de una nueva feria de navidad del pueblo y para el pueblo. Al mismo tiempo, las luces navideñas instaladas se encendieron por primera vez para dar comienzo a esta entrañable celebración.

Seguidamente, a unos metros, al otro lado del Ayuntamiento, se produjo el encendido de velas solidario. La iniciativa de la asociación de San Antón, consistió en vender velas en la Plaza Pascual Domenech. La recaudación por estos objetos vinculados a la navidad irá destinada a la rehabilitación de la ermita del patrón de los animales.

Por la tarde del día siguiente, a las 17:30 horas, se realizó un peculiar taller exprés para que quien quisiera aprender a tejer un cuello en poco tiempo. Tuvo lugar en el veterano establecimiento de la Mercería de María, ubicado dentro del recorrido del mercado. Se realizó pensando en el taller del día siguiente, en el mismo lugar, nombrado “cuellos solidarios”. De 11 a 13 y con todo el material donado por esta mercería, se llevó a cabo la segunda edición de este encuentro. En él, todo el mundo fue invitado para que, con la técnica que supiese, realizase cuellos con la finalidad de donarlos a Cruz Roja y así ayudar a familias necesitadas.

 

Para ambientar el lugar de espíritu navideño, se celebraron diversos conciertos de villancicos en varios enclaves a lo largo del recorrido por donde transcurría el mercadillo, como por ejemplo en las puertas de la Iglesia de Santa María o en la Plaza Mayor. También se instaló un buzón para que los niños depositaran las cartas escritas a Papá Noel y a los Reyes Magos. Por otro lado, la ermita de San Antón abrió sus puertas para exponer el ajuar de la Virgen de la Esperanza.

Las rutas de tapas son otro reclamo turístico y comercial que llevan a cabo muchas localidades, entre ellas Villena. Así que el Ayuntamiento creyó oportuno organizar un Tour Gastronómico. Lo compusieron catorce establecimientos entre bares, churrerías y cafeterías cercanas al casco histórico. Cada uno de ellos diseñó una oferta especial con motivo de la feria que sirvió de reclamo a los que se encontrasen por allí.

Pregón de navidad

Aprovechando el ambiente con la feria, las luces y la gente en el casco histórico, el sábado a las 19:30 horas se realizó el pregón de las fiestas navideñas en el salón de actos de la Casa de Cultura. El protagonista elegido para anunciar estas fechas señaladas fue José Hernández, conocido como Pepe el ‘Pastillo’, por su larga trayectoria como belenista. Lleva más de un cuarto de siglo creando y organizando el popular belén monumental de la Casa de Cultura y actualmente es el presidente de la asociación de belenistas. El ‘Pastillo’ ofreció un emotivo discurso donde comentó, con palabras cercanas y familiares, su pasión y trayectoria como belenista entre otros temas relacionados. La cantante Villenera Patricia Medina amenizó el evento con unos fabulosos temas navideños.

Aunque falto de un ambiente mágico que pondría la guinda al pastel, al pasear por el recorrido de la feria, la atmósfera era agradable. Patricia Milán opina: “hay más gente que otros años sobre todo porque el clima es más agradable”.  El mercado navideño cerró con un balance positivo en cuanto a participación y asistencia de público, así como por las nuevas actividades.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *