Lo que nos ha dejado la historia

El pueblo de Almoradí da inicio a su medio año festero en el mes de noviembre tras dar por finalizadas las Fiestas de Moros y Cristianos que finalizaron en el mes de agosto. Con honor al patrón del municipio, San Andrés, el pueblo se viste de gala y vuelve a hacer una representación de las antiguas batallas por la conquista del Al andalus.

Concentración de abanderados en la plaza de la Constitución de Almoradí / Marina Rocamora

Concentración de abanderados en la plaza de la Constitución de Almoradí / Marina Rocamora

Ya se venía acechar desde hace días el jolgorio que  iba a barrer las calles y las avenidas de Almoradi. El medio año festero, en honor al patrón de San Andrés,  bienaventurado de esta ciudad desde los tiempos del mismísimo Jaime I, es una fecha de las muy señaladas para las personas que cada año se encargan de organizar estos días donde la parranda y la felicidad es uno de los ingredientes indispensables para que todo salga a pedir de boca.

Tras acabar a finales de julio las ya tan conocidas Fiestas de Moros y Cristianos de Almoradí y dejándonos ese gusto amargo de que lo bueno ha terminado, y digo lo bueno, porque desde 2012 estas fiestas son declaradas de Interés Turístico Local y Comarcal por la Consellería Valenciana de Turismo, acabamos con los desfiles de las 14 comparsas, 7 de ellas cristianas y 7  moras. Acto seguido, todas las miradas se posan sobre el fin de semana en el que se celebra el medio año festero, donde podemos volver a revivir las conquistas moras sobre suelo cristiano, y la vuelta  a retomar por parte de estos, el Al andalus que un día dejó de ser parte nuestro.

Llega noviembre, y el fin de semana del 28 al 29 sorprende con bandas de música que tocan sin descanso, una melodía que hace que el mal ánimo deje paso al bueno. El contraste de los adornos navideños y los abetos se une al de cientos de personas, la mayoría de ellas acicaladas con las vestimentas propias de su cuartelillo o kábila, y para alegrías de unos y tristezas de otros, se realizará por última vez en este año la recogida de los abanderados, quienes ellos, cada uno con su estandarte levantado por encima del hombro, dan nombre  a las personas festeras que  hacen posible que cada año Almoradí pueda vivir estos días de fiesta.

Las Fiestas de Moros y Cristianos de Almoradí fueron declaradas en 2012 como Interés Turístico Local y Comarcal por la Consellería Valenciana de Turismo 

Desde la  Concejalía de Fiestas y Ocio del Ayuntamiento, liderada por Rosana  Martínez Caracena, y la Junta Central Festera, la unión de los líderes de cada una de las comparsas festeras, se dio paso a los actos de sábado tan esperados por la gente. “No es complicado organizar las fiestas de moros y cristianos en Almoradí porque junto a la gran ayuda que ofrece la Junta Central y la implicación que pone cada comparsista todo se hace más llevadero”, expresa así, Rosana Martínez dando a mostrar la gran admiración que presenta por estas fiestas patronales. Durante sábado por la mañana, concentrados todos en la plaza de la Constitución, quien vió nacer estas fiestas desde 1978, se hace una misa triduo en Honor al patrón San Andrés Apóstol, misa ofrecida  con motivo del 75 aniversario de la llegada de la imagen a la iglesia apostólica. Hecha la ofrenda floral como cada año, el alcalde Jaime Pérez Pacheco inaugura el mercado medieval donde ya sea mirando a izquierda o derecha se pueden observar todos los enseres típicos que se podían utilizar en la época a la que se remontan las batallas entre moriscos e hispanos.  Más tarde, ya con la luna sobre nosotros,  todo los asistentes que estamos en la plaza central del pueblo podemos revivir la embajada del barril, protagonizada por los embajadores de cada una de las capitanías que este año han hecho posible el magnífico inicio de los desfiles de ambos bandos.

La primera vez que se celebraron los festejos de moros y cristianos fue en 1978, año en el que se fundó la primera comparsa llamada Moro Almoradí, que en la actualidad es la kábila con más personas inscritas 

 

El día acaba, pero al próximo tan solo le quedan horas por empezar. Gritos, cohetes, trabucos y pólvora sobre todo, es la despertá , quien indica que son las 8 de la mañana y que el día de festejos acaba de comenzar. Vuelta a la plaza de la Constitución, hay personas de todas las edades correteando de un lado a otro y bailando sin cesar. Niños con espadas defiendo lo que ellos creen suyo, adolescentes vestidas para la ocasión y sonriendo  y entre ellos  también esta Pedro Ruiz Montoya, co-fundador de  la comparsa más antigua de Almoradí, el Moro Almoradí, quien nacida el mismo año que las fiestas patronales, dio vida a 3 comparsas que más tarde fueron sucesoras de esta. El esfuerzo de este hombre, junto a la ilusión de muchos más, hicieron posible que en el año 1991, Almoradí fuera incluido en la Unión Nacional de Entidades Festeras de Moros y cristianos (UNDEF) y galardonando al señor Pedro Ruiz con el nombramiento de Socio Honorífico por la UNDEF.  “Recuerdo el inicio de nuestras fiestas, desde el primer año en que comenzamos con los desfiles también se realizó el medio año festero en honor a San Andrés, 37 años van ya y en todo ellos hemos comprobado cómo la gente cada vez estaba más dispuesta a formar parte de este granito de historia que contamos. En estos momentos, debido a mi edad me he quedado un poco al margen de la organización pero siempre que se hable de moros y cristianos yo estaré allí”, Pedro Ruiz como ejemplo de gran comparsista difunde estas palabras a cada joven que se le acerca y le pregunta por dicha celebración.

El día continúa, y son minidesfiles, procesiones y concentraciones de banderas lo que deslumbra en el este día sin final, sin embargo lo que todo es esperado por cada vecino que esté inscrito en alguna comparsa es el gran banquete que podrán disfrutar con bebidas, comidas, y el festejo que sin duda no podrá faltar.

Como punto y final, la gran alborada que tendrá lugar, y que con entusiasmo y agitación nos tendremos que esperar  a que pasen seis meses para poder volver a disfrutar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *