La doble vida de los deportistas universitarios

        NEREA SOTO

La mañana del 15 de noviembre amanecía de forma diferente para algunos estudiantes de la Universidad Miguel Hernández (UMH). Unos seguían su rutina y acudían a clase como cada martes, en cambio otros se vestían de chándal y cargaban sus zapatillas de jugar en la mochila. Ese martes 15 se celebraba la segunda jornada del Campeonato Autonómico Deportivo Universitario, en la cual la UMH se enfrentaba a la Universidad de Valencia de Estudios Generales (UVEG).

Para la mayoría de los participantes de esta competición, los días de partido son tan diferentes como especiales. En el caso de los deportes colectivos, únicamente se celebran 5 jornadas cada año, por eso en cada una de ellas tratan de dejarse la piel con su equipo defendiendo el nombre de su universidad.

Para Constantino Sánchez, entrenador de los equipos masculino y femenino de fútbol sala de la UMH, el día comenzó a las 8 a.m. cuando sonó su despertador, ya que los equipos de fútbol sala, baloncesto y fútbol 11 debían desplazarse hasta la ciudad de Valencia para disputar sus encuentros. Por otro lado, los partidos de balonmano, voleibol, tenis y pádel se desarrollaron en la universidad ilicitana.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El equipo valenciano, situado a la izquierda de la imagen, tuvo que solicitar varios tiempos muertos para intentar frenar la goleada de los ilicitanos // Fotografía: Nerea Soto

Mario Caballero, jugador del equipo de balonmano masculino de la UMH, únicamente demoró el sonido de su despertador una hora más que Constantino Sánchez, a pesar de que no tuviese que desplazarse hasta la Universidad de Valencia. Su entrenador Rubén García había ordenado al equipo despertarse pronto “para poder desayunar y no tener ningún tipo de problema en el partido”. A las 11 de la mañana ya se encontraban todos los jugadores junto al cuerpo técnico en el vestuario del Pabellón de Deportes de la UMH, dónde Rubén García daba las últimas indicaciones y recalcaba la importancia del partido, ya que al haber perdido la anterior jornada frente a la Universidad Jaume I de Castellón (UJI), no podían permitirse ceder los dos puntos.

cuadro-jornada-2-cadu

Datos obtenidos por la UMH // Imagen: Nerea Soto

Tras la charla de los respectivos entrenadores, comenzó el calentamiento de los equipos de vóley femenino y balonmano masculino. Sólo media hora más tarde, a eso de las 12 de la mañana, los autobuses de los deportistas que se dirigían a la Universidad de Valencia llegaban a su destino. Constantino Sánchez debía afrontar su primer partido a las 13 con el conjunto masculino de fútbol sala, por eso comenzó a repartir los dorsales de los jugadores y dio la charla previa al partido.

A las 12:34 finalizaba la primera parte  del equipo de balonmano con una renta de 7 goles a favor. Mario Caballero sabía que para su equipo había sido decisiva la participación de jugadores como “Carlos Oliver, Kike Montiel o Miguel Ángel Labañera, ya que reforzaron el equipo y aportaron lo que faltó en el partido anterior contra la UJI”. En la segunda parte, consiguieron mantener la diferencia de goles y la intensidad, ya que los jugadores mismos sabían que si se relajaban podrían remontarles como les ocurrió en el partido del año pasado ante el mismo rival. Finalizó el encuentro con la victoria del equipo de la UMH por 35-28, siendo Pablo Sola-Vera el mayor anotador con 8 tantos.

A su vez se estaba disputando el partido del equipo de Constantino Sánchez, quienes recibieron el primer gol en contra y  remontaron el resultado para irse al descanso ganando 1-2. Al comienzo de la segunda parte, el equipo ilicitano recibió dos goles que les hicieron ponerse las pilas. De nuevo remontaron el partido 3-4  pero, a falta de un minuto, el conjunto valenciano anotó el gol del empate que cerraría el partido 4-4 para el equipo masculino de fútbol sala.

Tal y como relata Sánchez, fue “un partido disputadísimo, con una intensidad espectacular por parte de ambos equipos que al final tuvo que repartir un punto para cada uno”.

Mientras las chicas de fútbol sala comenzaban a calentar para su partido de las 15, Mario Caballero y sus compañeros se marchaban a casa viendo como las jugadoras del equipo de voleibol femenino de la UMH perdían 0-3.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A pesar de los ataques del conjunto femenino de la UMH reflejados a la izquierda de la imagen, las ilicitanas no consiguieron ganar ningún juego frente a las de Valencia // Fotografía: Nerea Soto

Constantino Sánchez recalcó la valentía de su equipo femenino de fútbol sala, que acudiendo únicamente 6 jugadoras al partido, consiguieron ante las valencianas la victoria por 4-5.

“La verdad es que las chicas hicieron un esfuerzo espectacular, no teniendo casi descanso” afirmó el entrenador, añadiendo que “la clave para conseguir los 3 puntos fue defender hasta el final” concluyó el entrenador Sánchez

 

A las 20:30 de la noche llegaba el autobús de los jugadores de la UMH a Elche, siendo un martes 15 que anochecía diferente para ellos. Algunos de los estudiantes de la Universidad Miguel Hernández seguían su rutina como cada martes, en cambio otros volvían a casa vestidos de chándal y cargados con sus zapatillas de jugar en la mochila. Ese martes 15 se había celebrado la segunda jornada del Campeonato Autonómico Deportivo Universitario, y la UMH se enfrentó a la Universidad de Valencia de Estudios Generales siendo en casi todos los deportes superior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *