“Los estudiantes Erasmus tienen la oportunidad perfecta para mentir sobre su vida”

Sociólogo, Joan Palomares

Sexo drogas y rock & roll, un vínculo clásico del rock que existe desde su nacimiento a finales de los 50 y una frase que se popularizó tras un tema llamado así y escrito en los años 70 por Ian Dury. Valores y estilos de vida de los más excéntricos de la época. Y es que parece que los estudiantes Erasmus padecen los síntomas de los restos de este movimiento rocambolesco que acabó con los más aventurados a estos hábitos de vida como Janis Joplin, Jimi Hendrix, Jim Morrison, entre otros. Han pasado unos años después del desfase y exceso de consumo de drogas mientras se escuchaba Led Zeppelin calando la resina de la marihuana . Ahora, se escucha el ‘temazo’ de reguetón mientras se beben litros y litros de alcohol y se intenta hacer ‘twerk’ bajo los efectos del alcohol consiguiendo un ridículo resultado.

Los estudiantes Erasmus sienten el demonio de la fiesta y el consumo de drogas casi diariamente. Pero, ¿Cuáles son los motivos del exceso de los estudiantes Erasmus?

Joan Palomares, sociólogo y antropólogo experto en la sociología de la juventud, comenta algunos factores que influyen en el comportamiento de los estudiantes Erasmus y destaca la importancia del llamado ‘súper yo’ en todos los jóvenes adolescentes. “El ‘súper yo’ es un momento de tu vida en el que proyectas deseos y metas cuando te encuentras en un buen estado mentalJoan Palomares, sociólogo. Alex Blanquer y de motivación”. “Este momento ficticio crea un exceso de esperanza irreal que produce autoestima y ganas de emprender metas”, destaca el sociólogo. Si se enlaza esto con el estado de la mayoría de los estudiantes Erasmus se puede observar la respuesta al por qué se comportan de esa manera y abusan del consumo de drogas. Para los Erasmus todo es motivo de celebración y unión. El sociólogo afirma que éstos se encuentran en el contexto perfecto para ser lo que siempre han querido ser y esconder todos sus posibles miedos u errores cometidos en el pasado, ‘súper yo’. “El cuadro que te pinta un Erasmus en una noche, es lo que en realidad quiere ser.” “Es la oportunidad perfecta para mentir”, despunta Joan Palomares.

Según  Joan Palomares, casi el total del perfil de los estudiantes que solicitan la beca Erasmus es el de un joven adolescente con desequilibrios emocionales propio de una persona de su edad. Presentan una imagen a la que dan una gran importancia a la estética física y económica. Por ello, aumentan el consumo textil y, en algunos casos, culto al cuerpo para conseguir una aceptación social, superior que en la de sus residencias natales, así como la construcción de una aspiración nueva. “Cuando esto se consigue, la mente humana, sobre todo en occidente, nunca tiene bastante.” “Cuando alcanzamos algo, dejamos de desearlo, ya no lo amamos”, añade el experto. Éste podría ser el hecho por el cual estos jóvenes pretenden acostarse con cualquier persona y ser el macho alfa del grupo o la mujer promiscua y con carácter fuerte.

España ocupa el segundo puesto de consumo de ‘televisión banal’ o ‘tele basura’ de todo el mundo, por ello, Palomares afirma que este hecho influye directamente en el comportamiento social de la población, y paralelamente, como reflejo, de los jóvenes Erasmus durante su estancia en España. Estos focos de consumo y estilo de vida se producen principalmente en la Comunidad Valenciana e Ibiza por la instalación de un modelo de turismo basado en la fiesta que reflejan programas con origen americano como Gandía Shore. Un reality show de la MTV España en el que convivían ocho jóvenes en una casa de playa durante la temporada de verano. Las imágenes del programa han sido vistas en todo el territorio europeo e incluso en América Latina y ha proporcionado una visión poco culta a la ciudad de Gandía. Palomares cita diferentes causas como el alcohol, malos tratos, soberbia, prepotencia, chulería, racismo, homofobia, sexismo, y un largo etcétera de modelos educativos que se difunden en los canales privados y que sirven de guía para la sociedad actual.

Cada vez son más los estudiantes que deciden encaminarse a cursar la beca ‘orgasmus’. Iniciándola ya, con una visión desenfrenada de hábitos ni mucho menos saludables de lo que podría ser una oportunidad para adquirir mundología y empaparse de la esencia de la cultura y gente de los diferentes lugares.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *