“Los gitanos estamos totalmente fuera de los ámbitos democráticos”

Audio

Isaac Motos | Coordinador de la Federación Autonómica de Asociaciones Gitanas de la Comunidad y vocal de la Asociación Gitana Ilicitana de Carrús

Isaac Motos / Coordinadorr de FAGA impartiendo una charla

Isaac Motos, Coordinador de FAGA impartiendo una charla / RAQUEL ANTÓN

Su tez morena y de rasgos marcados, y su pelo largo y azabachado lo hacen inconfundible. Pertenece a la raza más antigua y desconocida de Europa: la etnia gitana. Amante del flamenco y defensor de la continuidad de las costumbres gitanas. Sin embargo, es mucho más que eso. Coordinador de la Federación Autonómica de Asociaciones Gitanas (FAGA) y licenciado en Filosofía, Isaac Motos (1975), se enfrenta cada día a innumerables prejuicios por parte de la sociedad mayoritaria y lucha por eliminarlos.

Pregunta: Dentro de los programas que lleva a cabo FAGA, hay un proyecto llamado “Edukalo” dirigido a menores, madres, padres y profesores. ¿En qué consiste exactamente?

Respuesta: Una de las áreas con mayor prioridad ha sido la educativa y hasta el momento no han dado con  la tecla para solucionar el problema. Existe un 80% de abandono  prematuro de la educación, entre 1º y 2º de la ESO. Nosotros creemos que la responsabilidad es del Estado y lo único que se hace es culpar a la raza gitana con argumentos como que los padres no son capaces de educar a sus hijos o estos no son capaces de adaptarse a la escuela. A partir de ahí, trabajamos con los colegios, con las familias y con los propios alumnos. Con el centro educativo actuamos a nivel de coordinación con las actividades que vamos a llevar a cabo en la Asociación y hacemos un seguimiento de los alumnos mediante tutorías mensuales. Trabajamos también con las familias para que se impliquen en el proceso educativo de sus hijos y conozcan sus escuelas, sus profesores, etc. Con los niños llevamos a cabo talleres de repaso, de apoyo y de ocio formativo como música, baile o deporte.

P: ¿Piensa que el absentismo escolar es el principal problema en la educación de los niños gitanos?

R: No, es el síntoma pero no es la causa. La causa es un reflejo de la absoluta y total negación de la realidad gitana. Hay que tener en cuenta que somos un millón de gitanos en España y que el índice de fracaso se mantiene en todos los sitios de nuestro país, independientemente del nivel educativo y adquisitivo de los padres. Los gitanos estamos totalmente fuera de los ámbitos democráticos.

P: La FAGA ha establecido convenios con la Universidad de Alicante y con la Universidad Miguel Hernández de Elche. Se realizan cursos de formación, sensibilización, cultura, etc. ¿Cree que la comunidad gitana está realmente inmersa en el mundo universitario?

R: Los que llegan a estudios superiores son menos del uno por ciento. Existe una negación absoluta, un completo ninguneo. A raíz del convenio firmado con las universidades hemos hecho alguna actividad, pero de ninguna manera se han tomado en serio la cuestión para llevarla adelante. Ahora estamos en un proceso para firmar un convenio con el CEU para que beque a estudiantes gitanos.

P: También existe una plataforma de Justicia donde ustedes luchan contra el racismo hacia el pueblo gitano. ¿Se sienten discriminados por las Administraciones Públicas a la hora de realizar algún trámite?

R: A nivel colectivo, hay una negación total, no se reconoce al gitano como sociedad. Para una persona es tan importante su reconocimiento personal como su reconocimiento dentro de la pertenencia a un grupo.

Grupalmente, en este barrio, el Palmeral, se siente un acoso policial increíble por parte de las autoridades y, además, absolutamente injustificado. A menudo cierran el barrio, te piden la identificación y te cachean. Todo esto crea una tensión muy importante y una desconfianza que no hace más que agravar el conflicto. Existe una exclusión de la comunidad gitana brutal y la mayor exclusión es la democrática. A mí me da igual que no me quieran como gitano, pero lo que quiero es que me respeten.

P: En Elche, los barrios del Palmeral y Patilla, donde sus vecinos son en su mayoría gitanos, son considerados barrios conflictivos. ¿Cree que son considerados así por discriminación o realmente son peligrosos?

R: En los años 80 se practica una política de realojamiento de las familias gitanas para acabar así con el chabolismo y la infravivienda. Esto es lo que ha ocurrido en el Palmeral, no es una decisión de los gitanos vivir todos juntos. Hay algunas zonas en el barrio que sí que son muy conflictivas, pero son zonas muy concretas y es en como todos los sitios, si vas a buscar problemas lo vas a encontrar.

P: Hay un tema muy discutido que es el del machismo en los hombres y también en las mujeres gitanas. ¿Creen en la igualdad total entre hombres y mujeres?

R: El machismo forma parte de la sociedad mundial. Dentro de esos parámetros sí que somos machistas, pero la imagen de sociedad ultra machista que intenta proyectar no es real. Personalmente, estoy a favor de que estudien y trabajen las mujeres, y la mayoría de gitanos que conozco también. Lo que tampoco vale ahora es reivindicar un feminismo de los años 60, hay que ser un poco más profundos y reflexivos.

P: Últimamente se han hecho muchos programas sobre los gitanos, como “Palabra de gitano” o “Gipsy Kings”. En estos reportajes se muestra al hombre como cabeza de familia y a la mujer, en muchas ocasiones, como sumisa de este. ¿En la realidad es así?

R: Esos programas son caricaturas y todas las caricaturas son exageraciones. Es basura y no hay más que conocer un poco la realidad gitana. Tienen tanta aceptación porque no hacen más que fomentar el prejuicio que ya existe.

P: Por último, ¿existe dentro de la comunidad gitana algún tipo de prejuicio o discriminación hacia los payos?

R: Existe una desconfianza históricamente fundamentada. Los gitanos, sin la relación con los que no lo son, no nos habríamos mantenido. La actitud que se tiene frente a la mayoría es una actitud de recelo, pero no hay una postura de rechazo ni mucho menos. Lo importante es que soy gitano fruto de una tradición pero no sólo soy eso, también soy capaz de crear, porque así se mantienen las culturas, creando.

 

Raquel Antón Andreu

Silvia Fajardo Martínez

Julio Daniel Delgado García

Lisseth Carrión Asanza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *