Los grupos opositores suspenden al tripartito ilicitano

Varios representantes de partidos políticos se muestran críticos con los primeros meses de mandato del nuevo gobierno de Elche

IMG_2228[2]

Carlos González, en la recepción del Ayuntamiento. / Ó. ATO.

El tripartito ilicitano no ha empezado con buen pie. Es la conclusión que se extrae de buena parte de la opinión pública y escuchando a los partidos que se encuentran fuera del gobierno. Incluso se han hecho ya públicas diferencias de peso entre dos de las cabezas visibles: el alcalde socialista Carlos González y la concejal Cristina Martínez. Quedan más de tres años y medio de mandato para enderezar el rumbo, pero tras estos episodios surgen las primeras dudas serias.

Las cabezas visibles de diversas agrupaciones municipales coinciden en falta de decisión política que el equipo ha mostrado hasta la fecha. “Van a salto de mata. Falta cohesión y sobran promesas y parálisis”, comenta David Caballero, de Ciudadanos Elche. A su vez, José Vicente Bustamante, voz de Podemos en la ciudad de las palmeras, nota una “falta de feeling entre los tres” y reconoce que le gustaría que Mireia Mollà (Compromís) se hiciera notar: “No tiene que estar disfrutando de sus compañeros de viaje, pero es capaz y comprometida”. El miembro del partido naranja se muestra más crítico con la joven política, ya que aprecia la costosa compatibilidad entre su cargo local y el papel de diputada en Les Corts.

Los políticos creen que el actual Gobierno carece de una hoja de ruta

Los grupos opositores también se muestran de acuerdo en las consideraciones hacia la líder de Ilicitanos por Elche, Cristina Martínez. Sin duda, se trata de la integrante del gobierno que más controversia está creando con sus arrebatos de sinceridad. Antes de cumplirse los cien días de mandato, la ex edil del Partido Popular ya había vertido duras críticas hacia el alcalde en sus redes sociales y mostrado pantallazos de conversaciones con periodistas en su móvil. Sin embargo, la chocante transparencia mostrada hace que buena parte de la ciudadanía le otorgue su apoyo. “Tiene fans y detractores, a los que bloquea de sus redes como fue mi caso. Es un personaje de extremos y singular. Una mañana se levantó pro-derechos sociales y nos descolocó a todos”, apunta Bustamante. Por su parte, Jesús Pareja, que vio cómo su Partido de Elche fue derrotado en las elecciones municipales frente al novedoso ente creado por la polémica diputada, cree que “la convivencia del trío es más difícil por ella que no por Carlos y Mireia”. Caballero también piensa que hay otra manera de hacer política y le acusa de querer colgarse muchas medallas.

Tales son las dudas que los miembros del Ayuntamiento generan entre sus adversarios políticos que algunos creen posible que el alcalde socialista y sus dos compañeras no cumplan con los cuatros años de mandato. No es este el caso del representante de Ciudadanos, que sin embargo avisa: “Si no mejora la relación, las cosas seguirán marchando despacio y perderemos todos”. Pareja lamenta que las urnas hayan llevado a esta situación, ya que “tres personas se entienden con mayor dificultad que dos, y dos con más trabas que una sola”. De otra manera opina Bustamante, que pone el foco en las personalidades concretas más que en el modelo de gobierno.

placeros

Placeros se manifiestan en contra de la paralización del nuevo Mercado Central. / Ó. ATO.

Existen dos conflictos latentes en la ciudad: la bajada o no del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y la rescisión o rehabilitación del nuevo Mercado Central. Mientras el alcalde cree que se perderían fondos para cubrir servicios importantes si bajara el IBI, Cristina está a favor de cumplir con la idea que la mayoría de partidos presentan en su programa y hacerlo descender. Los portavoces de Ciudadanos y Podemos Elche están con la Concejal en este aspecto. Sin embargo, ambos políticos muestran posturas diferentes respecto al mercado: mientras David Caballero evitaría a toda costa indemnizar a la empresa constructora aun a costa de cargar con los errores cometidos en la firma del contrato por parte del PP, José Vicente Bustamante se opondría a asumir las condiciones pactadas e iría a los tribunales si fuese necesario. El pasado martes 20 de octubre, los placeros se manifestaron en la Plaza de Baix en apoyo a la construcción del nuevo recinto y en contra de rescindir el proyecto como parece querer el Ayuntamiento.

Cristina Martínez, el IBI y el Mercado Central, principales problemas a resolver

Si hay algo positivo en lo que acercan posturas tanto ambas formaciones como Partido de Elche, es en realzar el talante democrático del tripartito hasta la fecha. “Se permiten cosas que eran imposibles con la antigua alcaldesa Mercedes Alonso, hay voluntad de escuchar”, señala Jesús Pareja. Caballero también piensa que la participación ciudadana es “lo único positivo” hasta la fecha. “Es algo habitual en la nueva política y se agradece”, apostilla. Bustamante coincide, a pesar de creer que por ahora se ha actuado con cierta timidez. En cuanto a carencias observadas, el primero alude al desinterés por el sector del calzado, clave en la ciudad; el segundo echa en falta una auditoría pública de cuentas al igual que el abanderado de los morados, que además pide mayor movimiento en el tema de la vivienda para alojar y dar facilidades a los más necesitados.

En definitiva, la nueva formación a tres bandas es mirada con lupa por políticos, medios de comunicación y ciudadanos. Carlos González,  Cristina Martínez y Mireia Mollà deben limar asperezas y poner en marcha soluciones para disipar los nubarrones que rondan el Ayuntamiento. Las próximas semanas serán importantes para saber si concluirán el presente año con la imagen reforzada o si por el contrario perderán la confianza del grueso de la población con mucho camino todavía por delante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *