“Los insectos son el alimento del futuro”

CUENCA MARTÍNEZ, ÁNGELA. Ingeniera agrónoma e investigadora de grillos y larvas. Entrevista

| Ángela Cuenca, ingeniera agronoma, especializada en insectos / Eulalia Gallego López |

| Ángela Cuenca, ingeniera agronoma, especializada en insectos / Eulalia Gallego López |

En la actualidad son muchas las personas que reemplazan las grasas y los hidratos de carbono por productos más saludables. Incluso se han llegado a suprimir las típicas dietas basadas en verduras, ya que éstas contienen determinados componentes añadidos que dañan el organismo, como son los pesticidas. El boom de productos ecológicos,ha llegado a niveles extremos, tanto que se está investigando sobre el consumo de insectos en sustitución a los alimentos tradicionales.

Ángela Cuenca,investigadora de insectos, en especial de grillos y gusanos del parque científico de la Universidad de Miguel Hernández de Elche, explica todas las ventajas que tiene para nuestro organismo el consumo éstos.

Es tan grande la obsesión por evitar la manipulación de alimentos que en un futuro no muy lejano se empezarán a digerir insectos en el día a día. “La población está creciendo de manera exponencial y hoy en día las granjas se mantienen por subvenciones, por lo que el alimento será caro y habrá que comer de algo”, comenta la entrevistada.

Determinados expertos aseguran que el consumo de insectos garantizan más proteínas y nutrientes que la carne de vacuno. Por ello, en unos años se prevé que las personas optarán por consumir estos alimentos que se encuentra al alcance de todos pero que, sin embargo, no existe conciencia alguna de las ventajas que conllevan.

Ángela Cuenca, cuidadora especial de insectos, habla sobre la cría de éstos para el consumo humano. Cuenta que trabaja sobre todo con grillos, ya que tienen menos repercusión social. Otro insecto que también se comercializa, según señala Ángela, son las cucarachas. Éstas tienen un cuidado más sencillo pero, sin embargo, tienen más aversión por parte de la población. Por eso, Ángela y su equipo decidieron investigar, sobre todo, con gusanos y grillos. Estos últimos poseen un 70% de proteínas y son más asimilables que las de la carne de vacuno, que poseen la mitad. También resalta que muchos insectos contienen vitaminas C y D, son ricos en minerales y apenas tienen grasas por lo que son un multivitamínico con un valor proteico elevado y por tanto son muy recomendables para una dieta equilibrada.

La ingeniera cuenta que están investigando una especie de harina elaborada con los componentes esenciales de un insecto, en este caso de grillos y gusanos, para el consumo humano. Este producto estará elaborado con todos los nutrientes que pueden recoger estos seres vivos. “Los insectos son el alimento del futuro”, afirma Ángela. Además añade que el rechazo a ingerirlos no deja de ser un tema cultural. En Tailandia el insecto es la comida del día, mientras que en España se come conejo lo que para Estados Unidos, por ejemplo, es una aberración. Ángela Cuenca narra cómo en España, concretamente en Barcelona, se intentó promover la venta de insectos como alimento. “No hace mucho tiempo se abrió una tienda de dulces y caramelos elaborados con insectos. La empresa tuvo bastante éxito, pero finalmente cerró debido a que recibían múltiples presiones por parte del Ministerio de Sanidad.”

Ángela comenta que si, a día de hoy, hay personas que se atreven a consumir diferentes alimentos actuales que muchos padres y abuelos no podrían, cabe la posibilidad de que las siguientes generaciones estén dispuestas a incluir sin problema este tipo de alimentación ecológica en su dieta.

Cuenca detalla cuál es el día a día de éstos insectos y apunta que los grillos tienen un mantenimiento bastante especial porque necesitan estar a una temperatura concreta e ir día a día viendo su evolución; mientras que los gusanos o larvas no necesitan un cuidado tan específico, ellos mismos se autorregulan la temperatura y  necesitan menos asistencia. Otra curiosidad que narra Ángela es que a menor temperatura de ambiente mayor dificultad habrá a la hora de atender tanto a los grillos como a las larvas. “Ahora mismo queremos centrarnos más en la investigación sin descuidar su mantenimiento”, resalta.

La cuidadora explica que no es un producto fresco,sino que se ingiere disecado, por tanto no contiene ni colorantes ni conservantes, es 100% natural. Además, gracias a la investigación que Ángela y su equipo están llevando a cabo en estos momentos, llegará el día en el que se podrán elaborar alimentos derivados de la harina compuesta por las proteínas de gusanos y grillos. De esta manera, en un futuro tendremos al alcance productos más atractivos como galletas, bizcochos o magdalenas con las propiedades procedentes de este ingrediente natural.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *