“Los trabajadores y comerciantes tienen derecho a tener una vida familiar digna”

Sonia Tirado, concejala de Comercio de Alicante /(Audio)

Sonia Tirado, Concejala de  Comercio de Alicante en el despacho donde atiende a los ciudadanos. / E.Pérez

Sonia Tirado, concejala de Comercio de Alicante, en su despacho. La edil forma parte del equipo de gobierno de Compromís. / E.Pérez

El comercio minorista de Alicante está en la cuerda floja desde que en 2013 se implantó la Ley de Libertad Horaria que permite a las franquicias abrir los domingos. En los próximos meses, se establecerá una reforma que prohibirá la apertura de los grandes almacenes el último día de la semana. El Corte Inglés es el comercio que más se ha visto afectado y que más quejas ha mostrado. Sonia Tirado, concejala de Comercio de Alicante, explica que el objetivo de esta nueva medida es aumentar el pequeño comercio y sus ventas, además de generar riqueza en la ciudad.

 

En 2013 se implantó la Ley de Libertad Horaria, ¿Por qué cree que  fue únicamente en la zona del centro?

Respuesta. Abrir esa libertad horaria entra dentro de una perspectiva económica de liberalización y competitividad  sin diferenciar las capacidades de cada uno de los comercios para competir en unas mismas condiciones. Entiendo que dentro de esa política se permitiera la apertura. Quiénes la aprobaron argumentaron que era para mejorar la competitividad de la ciudad, ampliar los horarios y así facilitar el acceso a los vecinos y turistas. Se estableció en una zona donde el tiempo ha demostrado que el efecto positivo que pudiera haber tenido esta liberalización de horario, ha afectado gravemente a una parte de los comercios.

¿Qué consecuencias ha tenido para esos comercios afectados, que acaba de comentar?

Según el informe que elaboró la Concejalía de Comercio del Ayuntamiento de Alicante en mayo de 2015, Alicante divide la zona de gran influencia turística en 4 partes: Mercado, Centro y Casco Antiguo, Ensanche y Diputación. Dentro de toda esa zona, el efecto que se ha producido en cada parte es diferente. Dentro de algunas de esas subzonas el comercio se ha visto perjudicado, por ejemplo en la zona de Ensanche y Diputación (epicentro del Corte Inglés y alrededores) el comercio minorista ha sido el peor parado: se han producido más cierres que aperturas. Sin embargo, en el Casco Antiguo ha habido más aperturas que cierres de comercio minorista. Por otra parte, con el sector de la hostelería ha pasado lo contrario, lo que se conoce como el tardeo ha aumentado bastante.

Según los documentos aportados por la Concejalía de Comercio, se puede observar un saldo negativo en el sector del comercio en la zona de gran influencia turística entre 2014 y 2015. ¿Es ese, uno de los motivos para cambiar la ley?

Así es. En dos años cerraron 160 y abrieron 155. El objetivo de la medida era regenerar el comercio pero ha ocurrido lo contrario, salvo en el Corte Inglés que sí que ha tenido un aumento en los ingresos, pero tampoco se ha demostrado un incremento de empleo. Esos motivos dan a entender que la reforma horaria no  consigue los objetivos marcados: incremento de empleo y de ventas.  Esta actuación perjudica al pequeño comercio. Los establecimientos cercanos al Corte Inglés deberían haberse visto beneficiados por el efecto arrastre que conlleva la apertura del gran almacén los domingos, en cambio esos comercios se han visto perjudicados. Se puede llegar a la hipótesis de que el Corte Inglés al ser una opción mayorista con gran diversidad de productos y servicios, la persona que compra en domingos sea residente en Alicante o turista no necesita recorrer calles y calles, en un único establecimiento lo tiene todo. El efecto arrastre que se esperaba no ha ocurrido

 Además de los pequeños comercios,  los empleados del Corte Inglés también se han visto afectados: trabajaban un día más y sin cobrar.

Los trabajadores tienen derecho a tener una vida familiar digna. Si tus condiciones laborales indican que vas a tener libre un lunes o un martes está bien, pero un domingo es mejor.  La situación laboral no era todo lo buena que debería.

Además del cierre de los grandes almacenes los domingos, se ha planteado también un cambio de zona de gran influencia turística.

Sí, hemos proyectado una zona de influencia turística más pequeña, desde la zona Centro hasta Rambla, incluido Casco Antiguo, que limita con Alfonso el Sabio. La idea es que cuando vengan turistas, sobre todo los procedentes de los cruceros que atracan aquí, vayan allí porque es la zona más cercana y la que abarca todo tipo de establecimientos, así pueden satisfacer todas sus necesidades en un espacio más reducido.

El Corte Inglés se opone mucho a esto porque los pequeños comercios sí que pueden abrir los 7 días de la semana.

Sí, cualquier comercio de menos de 300 metros sí, por ejemplos las tiendas de comestibles, en cualquier barrio de Alicante. Pero aparte, existe por ley  diez domingos al año, incluidos rebajas y navidad en los que todos los establecimientos pueden abrir. La reforma va dirigida al comercio de proximidad y a la mejora de las condiciones laborales. Se intenta que las grandes empresas además de tener más facilidad no tengan además ventajas añadidas para abrir y perjudicar a los comercios pequeños.

En el Consejo de Comercio los resultados fueron 10 votos a favor y 9 en contra, ¿Es suficiente para poner la reforma en marcha o va a haber otra votación?

El proceso  de cambio de zona pasó por el Consejo Local de Comercio formado por representantes municipales y representantes del comercio y la hostelería. El resultado del voto es consultivo. Después, el proceso  pasa al Pleno del Ayuntamiento y seguidamente es Conselleria la que  tiene que aprobarlo. La votación estuvo muy justa pero cuando se votó en 2013 por la Ley de Reforma horaria, la votación no fue justa, porque no hubo votación, se decidió sin consultar ni a los comerciantes ni a los demás partidos.  En este caso se ha escuchado la voz de los comerciantes de toda la ciudad, porque no queremos que nadie salga perjudicado. En cuanto Conselleria lo confirme se llevará a cabo. Entendemos que todos tenemos que jugar con las mismas condiciones porque el comercio de proximidad genera riqueza en Alicante y las franquicias generan empleo, pero no riqueza en la ciudad.

 

– Mar Oncina Loro

-Irene Ortiz Mas

-Estefanía Pérez Jaime

-Adriana Prados Chaler

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *