Marchando pantalón para la casa 5

Los hábitos de compra de moda se han modificado con el comercio online, provocando el cierre de numerosos comercios en España. 

Ropa de adultos convertida en ropa para adolescentes, menos volumen de ventas, menos clientes, menos dinero… Cierre de tiendas de toda la vida. Por las calles aún pasea la gente pero la manera de comprar no es la misma. Echar un vistazo a los escaparates e irse de vacío ya no es un problema de crisis. La expansión del Showrooming está provocando que casi todas las compras sean a través de la web. Internet es un medio perfecto para comunicarse y supone un gran avance para la humanidad. La desventaja la tiene el pequeño comercio que se queda sin clientes y no ve otra salida que adentrarse en el mundo digital o desaparecer.

La llegada de Internet ha supuesto la comodidad e inmediatez respecto a cualquier tema. El mayor ejemplo son las noticias del día: casi antes de que ocurra ya está publicado de manera online. Pero el mundo digital va más allá. Coger el teléfono para pedir una pizza queda anticuado. Internet ya vale para todo. Hace unos siete años, el comercio online alcanzó un pico más: la moda. Algunas tiendas físicas como Zara o Mango se adentraban en la web y esto suponía un gran avance para el cliente, que podía ver los productos para ir a la tienda con las ideas claras y probarse cuanto le hubiese gustado.

El Showrooming invertía los factores en 2013. Las personas que veían algo en tiendas físicas lo consultaban más tarde por Internet para adquirirlo de modo online a precio más económico. Una vez que lo has visto en tienda y te lo has probado puedes comprarlo sin temor alguno. En este caso, el orden de los factores sí altera el producto.

Esta nueva tendencia ha llevado a centenares de comercios físicos al cierre en toda España. Claudio Marcelo intentó salvar su tienda con productos que estaban de moda en las redes sociales, lo que la gente estaba interesada por Internet. Pero ni poni
éndolo más barato daba resultado. “Las páginas web como Zalando (con sus envíos y devoluciones gratuitas) favorecen mucho a los compradores y a los pequeños comerciantes nos mata”, afirma el autónomo. Y añade que las tiendas físicas que no introduzcan sus productos en la web irán cerrando hasta desaparecer. Las redes sociales ya no son un chat de adolescentes, se han convertido en una gran plataforma de publicidad y marketing para las empresas, lo que provoca un gran negocio en la red.

Los jóvenes, sobre todo, inspiran sus looks en imágenes de otras personas de las redes sociales y quieren llevar sus tendencias a casa. Este tipo de ropa solo se encuentra de manera online en diversas tiendas, por lo que cuando quieren algo en concreto ni visitan sus comercios de toda la vida.

IMG_20151020_223012

Antigua tienda de ropa, actualmente cerrada. / S. FERNÁNDEZ

 

Un estudio del GFK (investigadora de mercados) revela que un 50% de las personas que compran de manera online practican esta tendencia. Según Francisco López (experto en comercio online) el Showrooming está más extendido de lo que pensamos y no tiene un porcentaje mayor porque los ciudadanos aún tienen cierto miedo de la compra online. “Sin embargo, siempre les llama que el producto en Internet sea más barato debido a que se recortan una serie de servicios como el personal que en una tienda física es prácticamente imposible”, afirma Francisco.

La tienda física y la online están tan complementadas que han creado el efecto Boomerooming, que va un paso más allá que el Showrooming. Además de ver y probar el producto físicamente, antes lo hemos visto en Internet (de ahí el nombre de la tendencia: lo vemos en Internet, lo probamos en una tienda física y volvemos a Internet a comprarlo; es como un boomerang).

En la actualidad no hace falta tener una tienda física para ganar millones de euros, las grandes empresas se ubican en Internet

Este aumento en las compras online se debe a la pérdida del miedo. La empresa Amazon empezó vendiendo libros electrónicos en 1994 y ahora tiene 150.000 empleados a su cargo y factura millones de dólares al año. Hablar de esta empresa en la actualidad te da las mismas garantías que tu supermercado de confianza. En una pequeña encuesta realizada a 15 personas en el centro de Elche de distintas edades, comprobamos que un 66% había practicado alguna vez el Showrooming, el 60% de los que contestaron negativamente eran personas mayores o ancianas, que afirmaban no saber casi encender un ordenador. El mercado que está cambiando es el de los jóvenes, que nacen conectados a la red.

En la actualidad no hace falta tener una tienda física para ganar millones. Y si no que se lo digan a Hawkers, que más que suerte han tenido una gran estrategia online para conseguir 15 millones de euros en 2014. Como afirma Francisco López: “La suerte en el negocio online no existe, con una buena estrategia informática basta, y la publicidad es el fundamento en el comercio electrónico”. En China 6 de cada 10 paquetes que se reparten vienen de la empresa Alibaba, es decir, del comercio online. El producto que esta empresa genera es mayor que el PIB (Producto Interior Bruto) de muchos países en Europa.

“Las compras online no son un antidepresivo, tener estrés y aliviarlo con las compras es un problema más serio”, confirma Álvaro García

Existe una adicción a las compras, una adicción a Internet y una adicción a las compras en Internet. Las empresas crean en su publicidad una situación de necesidad al cliente que se vuelve real. Las aplicaciones juegan un papel muy importante, ya que permiten al usuario estar todo el día conectado y consultar en todo momento las últimas novedades de moda y productos. Algunas usuarias califican de necesidad el tener que comprar algo en Internet una vez a la semana porque les hace “sentirse mejor”. Álvaro García (psicólogo e investigador de la adicción a Internet) no considera que las compras online sean un antidepresivo, como calificaba www.latiendahome.com en un artículo, si no que sería un problema de asociar el bienestar con la compra, llegando a ser una enfermedad.

IMG_20151020_215917 (1)

Compradora de la moda online / S. FERNÁNDEZ

Tanto el pequeño como el gran comercio deben adentrarse al mundo digital si quieren seguir existiendo en un futuro cercano. Es hora de reinventarse y crear nuevas fórmulas. Para entonces, Amazon ya habrá creado su extensión “Amazon Press”, en la que podrás comprar todo lo que se te antoje, hasta un pez Espada recién pescado. Lo que la empresa pretende es hacerse con el poder de Internet y ofrecer más que nadie. Que Mercadona te traiga la cesta de la compra a casa se queda en mantillas. Dentro de unos años podremos tener en casa las frutas más exóticas o el verdadero sushi de China con un solo click. Si no salimos ni a comprar el pan, ¡como para ir a mirar chaquetas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *