“A los chóferes los pueden llegar a detener, acusándolos de tráfico de personas”

Mari Carmen Rodríguez Escobedo / Chófer

Audio Entrevista Completa

Hace meses que vemos en las noticias cómo millones de inmigrantes colapsan las fronteras para intentar pasar y convertirse en ciudadanos europeos. El país de destino que la mayoría eligen es Inglaterra, un lugar donde desde el primer minuto que cruzan ya obtienen la nacionalidad inglesa. Pero para llegar a este punto, primero tienen que atravesar otros países de manera ilegal y sin apenas dinero. Uno de los recursos que más emplean es colarse en la parte trasera de los camiones o en el portapalets.
Hace un mes, mientras acompañaba a su marido en uno de sus viajes, Mari Carmen Rodríguez (chófer) pudo comprobar de cerca uno de estos casos.

Pregunta. ¿Dónde os encontrabais aquella noche?

Respuesta. Mi marido y yo estábamos descansando en un área de servicio en Jabeque (Bélgica), un pueblo que está a unas 3 horas del puerto de Calais, donde se embarca para ir a Inglaterra, por lo que no te esperas que vaya a suceder nada.

P. ¿Cómo descubristeis lo que estaba pasando

R. Sobre las 3 de la mañana Remigio, mi marido, se percató de que había algo raro en la temperatura frigorífico, ya que el motor estaba en funcionamiento y esto solo ocurre cuando ha estado un tiempo abierto. En ese momento también notó movimientos en la caja frigorífica y bajó a comprobar que todo iba bien. Y aparentemente lo estaba, ya que el precinto seguía puesto, pero como ya había oído muchos casos de este tipo decidió abrir las puertas. Fue entonces cuando descubrió que encima de los palets se encontraban unos inmigrantes de origen sirio.

P. ¿Y qué hicieron ellos?

R. Al ver a Remigio salieron porque se fijaron que llevaba uniforme y pensaron que era policía. Sólo decían “Policía no, por favor. Policía no.”. Pero mi marido tuvo que llamar a los gendarmes para que vinieran, porque él transportaba comida y a menudo esa carga ya no la quieren en los almacenes, ya que abren las cajas y hacen sus necesidades en el mismo camión

P. ¿Cuál fue la respuesta de la policía? ¿Los detuvo?

R. No. Ellos no quisieron entrar al frigorífico en ningún momento. Tuvo que subir mi marido a comprobar cómo estaba todo. Esto es algo que yo no vi justo ya que, teniendo en cuenta que a menudo suelen portar armas, los gendarmes no quisieron involucrarse y dejaron que entrara el chófer solo. Es más, no los pueden detener. En cambio, si en vez de mi marido hubiera sido la policía la que descubriera que iban en el frigorífico, a nosotros sí que nos detienen por tráfico de personas y en ese momento no tienes ninguna forma de demostrar tu inocencia porque es tu palabra contra la suya.

P. Y al entrar su marido, ¿qué se encontró?

R. Al subir, se dio cuenta que entre los recodos entre un palet y otro habían más personas. Todas ellas tapadas con mantas para aguantar la temperatura del frigorífico, ya que éste alcanza temperaturas muy altas bajo cero y muchos inmigrantes han muerto por el frío. Aunque este no fue el caso porque no llevábamos productos congelados.

P. ¿Cuántas personas iban en total?

R. Veintidós. Entre ellas dos familias completas con niños pequeños.

P. ¿Cómo consiguieron entrar en el camión?

R. Hay personas que se encargan de buscar a inmigrantes que quieren cruzar la frontera. Estas personas los trasladan hasta el área de servicio donde se encuentran loscamiones parados y allí emplean una serie de técnicas para abrir las puertas del cajón frigorífico.

La más conocida es la que llevan a cabo con los famosos bolígrafos “Bic”: le quitan la capucha y lo calientan hasta que se deshaga lo suficiente como para introducirlo en la cerradura del candado. Tras esto, esperan a que se seque y cuando está duro han creado una especie de llave con la que abrir las puertas. Cuando ya han entrado los inmigrantes, vuelven a cerrar y colocan un precinto nuevo, dando así la sensación de normalidad en el frigorífico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *