“Hay muchos escritores y es muy difícil hacerse un nombre”

Maribel Romero

Maribel Romero / Foto: Maribel Romero

Maribel Romero / Escritora

Maribel Romero es una escritora ilicitana que tiene en su estantería 11 libros con su nombre impreso en las cubiertas. Durante su carrera ha quedado finalista con diversas obras en el Premio Azorín, en el Premio Internacional de Novela Corta Ciudad de Barbastro, en el Premio Edebé de Literatura Infantil y Juvenil, y ha ganado el Premio de Novela López-Torrijos y Montalvá, entre otros.  En la actualidad planea presentar a otro certamen su próxima novela, la cual escribió en 2012. Romero lamenta que se haya desvirtuado la profesión de escritor y que en España no se fomente más la lectura.

Escribir un libro requiere mucha documentación, mucho tiempo y esfuerzo ¿qué le motiva a que la escritura sea su modo de vida?

Es difícil contestar esta pregunta. Yo creo que los que escribimos, como decía un amigo, es porque llevamos tinta en las venas. No tiene una gran explicación, es difícil hoy en día vivir de la escritura y aun así insistimos en ello, por lo cual es algo que nos mueve y que está por encima de la lógica. Yo siempre digo que escribo porque no sé hacer otra cosa, es decir, es lo que me gusta, lo que me apasiona y con lo que realmente disfruto.

¿Cree que esta profesión ha de ser vocacional?

Es vocacional pero cada vez más gente escribe porque decide escribir y decide prepararse para ello participando en talleres y formándose a través de cursos. La vocación no fue primitiva, no fue lo que les movió a escribir, han sido otras razones

Hilando con la última pregunta, en una entrevista realizada en 2013 dijo que para escribir no vale solo con hacerlo de forma intuitiva sino que también es necesaria la formación ¿qué tipo de formación necesitaría una persona para comenzar una obra?

La principal formación de cualquier escritor es leer, solamente con leer mucho se gana bastante. Aparte de la lectura hay talleres de escritura creativa y talleres de narración que vienen muy bien porque se aprende de algunos secretos y de algunas normas que normalmente se ignoran cuando no se está metido en este mundillo. Yo creo que viene bastante bien formarse en ese sentido. No sería de recibo, y ocurre, que alguien decidiera escribir un libro, lo autopublicara (hablo de la autopublicación porque quien lo hace, como paga, publica lo que sea) y que contenga errores ortográficos o gramaticales. Creo que eso debe pulirse y debe hacerse con formación.

Ha escrito novelas, relatos y poemas ¿Con qué genero se siente más cómoda?

Me siento más cómoda con la novela. Poemas escribí al principio, hoy en día tengo algo de obra poética pero dirigida a niños. También tengo un libro de relatos, con el que me he sentido muy cómoda, pero yo creo que todo lleva una evolución y ahora mismo estoy volcada totalmente en la novela. Sintetizar con un relato me cuesta mucho en este momento, las historias las veo alargadas.

¿Cree que actualmente algunos géneros, como la poesía o el teatro, están más olvidados que la novela?

La poesía ha sido género de minorías siempre y hoy en día lo mismo, pero con el relato pasa igual. El relato parece el hermano pobre de la novela, aunque no es cierto. Yo siempre digo que para ser un lector completo hay que leer de todo, incluido los relatos. Lector de género breve hay muy pocos y los libros de relatos no tienen salida, con el teatro ocurre lo mismo. Lo más comercial hoy en día es la novela.

En el barómetro del CIS que se publicó en enero se refleja que el 35% de los encuestados confesó que no leía libros nunca o casi nunca ¿por qué cree que esta parte de la población no se interesa por la lectura?

Pues sí que hay un porcentaje bastante elevado, yo creo que lo es incluso más. Creo que se lee muy poco, quizá porque no han recibido esa educación. Es posible que esa persona nunca haya visto a nadie leer en casa, esa sería casi la principal causa, y porque consideran, sin haberlo probado, que es un aburrimiento. A veces cuesta un poco encontrar el libro que te hace feliz o que te hace disfrutar, pero por eso no hay que dejar de buscar. No puedes, por un libro que no te haya gustado, pensar que la lectura es un aburrimiento, hay que seguir intentándolo. Pero principalmente considero que es por educación, no han sido educados para la lectura y eso es algo que se debe fomentar desde pequeños.

Usted también ha publicado en otros países, en cuanto a la respuesta de sus obras ¿ha notado alguna diferencia entre los lectores españoles y los extranjeros?

Lo único que he publicado fuera de España es un libro para niños, precisamente es un poemario, y está publicado en Ecuador y se distribuye en Argentina, en Ecuador y en algunos países de América Latina. Ese poemario ha funcionado muy bien y la verdad es que estoy muy sorprendida porque allí no me conoce nadie. Aquí tengo muchos más títulos y podría decir que se venden más porque son más libros, pero en comparación el público de Ecuador se ha portado de maravilla con mi obra.

¿Cree que hay una buena cultura lectora entre los españoles?

Cada vez la hay más. Hay que tener en cuenta que los centros escolares, ya desde la primaria, fomentan mucho la lectura. Y aunque a veces nos quejamos de esos libros obligatorios, porque a nadie le gusta la palabra “obligatorio”, gracias a ellos hay grandes lectores que se han aficionado a la lectura. Quien empieza a leer con  esas edades no deja de hacerlo porque se da cuenta de lo que ofrece un libro.

¿Cree que el nivel de lectura de los ilicitanos es el mismo que la media española o es inferior o superior?

Yo no dispongo de datos para ser objetiva en este sentido pero Elche ha sido siempre una ciudad muy industrializada y no se ha leído mucho. Además me consta por las librerías que los porcentajes de venta de libros no son tampoco muy altos. A medida que Elche ha tenido más cultura, ha contado con Universidad y más formación entre sus ciudadanos, seguramente se haya leído mucho más. Pero la raíz de esta ciudad es muy industrial y no creo que tenga una gran cultura lectora, por lo menos, histórica.

¿Considera que al ser ilicitana, en Elche tiene un público más fiel que en otras ciudades?

No, yo soy de las que piensa que nadie es profeta en su tierra. Me lee gente de Elche pero creo que posiblemente tenga más seguidores de fuera que de aquí. Creo que pasa con cualquier profesión, sobre todo en las profesiones artísticas relacionadas con la cultura, que parece que lo que es de tu misma ciudad, lo que hace tu vecino, no vale. Siempre es mejor lo que escribe el de Madrid, el de Barcelona o el de Bilbao, sin saber lo que escribe, solamente porque no vive al lado de tu casa.

El caso es que su obra El peso de las horas es uno de los libros más cedidos en las bibliotecas públicas de Elche, algo que usted publicó en su blog Ocurrió en Febrero ¿le sorprendió esta gran respuesta de los ilicitanos ante su obra?

Pues me sorprendió y no.  Por una parte sí que me sorprendió porque pienso que nadie es profeta en su tierra. Pero por otra parte no porque me consta que es un libro que gusta mucho, un libro que está avalado por haber sido finalista en el Premio Azorín, que es un premio muy prestigioso. Me consta que quien lo lee lo recomienda. También es cierto que las bibliotecas de Elche lo eligieron el libro de su club de lectura del mes de febrero. Ellos organizan un club de lectura en el que cada mes proponen la lectura de un libro y después tienen una reunión mensual con todos los lectores para destripar un poco esa obra. En febrero decidieron que el libro fuera El peso de las horas y a partir de ahí, las bibliotecas no han parado de ceder el libro.

¿Es difícil crearse un nombre en una ciudad como Elche?

Yo creo que sí, además en Elche escribimos mucho. Hoy en día hay una fiebre con la escritura, escribe tanta gente que parece que la profesión se está desvirtuando. Parece que antes la profesión de escritor estaba envuelta en una especie de halo mágico, y ahora al contrario. No sé si ha pasado en otras épocas o tiene algo que ver con la crisis, la gente intenta salir adelante como sea, quizá pensando que pueden escribir un libro que sea un éxito. En ese aspecto yo creo que hay que ser muy serio y si escribes tienes que hacerlo muy bien y con responsabilidad, sabiendo que la obra llega a otras manos. En este momento hay muchos escritores y es muy difícil hacerse un nombre, a veces porque muchos escritores no ofrecen calidad y nos arrastran a todos.

¿Cree que hay mucho desequilibrio en la balanza “escritores-lectores”?

Hay gente que comenta que hay más escritores que lectores, que eso ya es grave. Desde luego se publica muchísimo, hay estadísticas, creo que España está entre los primeros países que más edición de libros hace al cabo del año. Son demasiados libros cuando un 35% de los españoles no lee nunca o casi nunca. Hay un desequilibrio claro.

¿Cree que lo hubiera tenido más fácil en alguna ciudad más grande con más posibilidades de promoción?

Yo creo que está difícil en todas partes, siempre Madrid o Barcelona han sido ciudades de muchos escritores y también de mucha actividad cultural como presentaciones de libros donde la gente acude. Aquí haces una presentación de un libro y al final sabes qué público vas a tener, el público son tus conocidos, tus lectores si ya los tienes, familiares y amigos. En Barcelona hay muchas presentaciones de libros donde la gente acude y eso es promoción.

Pero la promoción al fin y al cabo también es más complicada, aunque depende de la editorial somos los escritores los que hacemos un poco de todo, como hacer publicidad en redes sociales. La editorial que te ha publicado, que es la que se supone que tiene la obligación de promocionarte, a veces tiene tantos problemas como el propio autor porque son pequeñas, editoriales que empiezan, no son grandes sellos y les cuesta tanto como al propio autor. Con lo cual la promoción es difícil en cualquier lugar, en Elche quizá más por la falta que tenemos de tradición literaria.

¿Qué dificultades suele tener un escritor a la hora de publicar en una editorial de renombre?

Complicaciones, todas. Primero que te acepten el manuscrito, que eso es una lucha. Yo siempre utilizo dos vías, una es concursar, que es la que más he hecho últimamente. De hecho muchas de mis obras se han publicado porque han pasado por concursos, algunas porque han ganado y otras porque han quedado finalistas. Esta vía es un trampolín importante, pero también hay que decir que es muy difícil porque participas y compites con un gran número de escritores.

Si esa vía no funciona, siempre tienes la opción de dirigirte a editoriales y de proponer el trabajo. Aunque es complicadísima esta vía también ya que la gran mayoría de veces las editoriales ni te contestan. La que contesta, normalmente, contesta rechazando la obra. Yo siempre aconsejo a quienes están comenzando a escribir que no se desanimen con eso, ya que muchas veces el rechazo no tiene que ver con la calidad del libro, sino que se puede deber a que algunas editoriales ya tienen compromisos contraídos hasta el 2020, por ejemplo.

A partir de que recibes un “sí”, que normalmente no suele venir de una editorial grande, sabes que hay un contrato de edición y que el libro va a salir a la calle, por lo cual la satisfacción va a ser enorme, pero entonces te encuentras otro problema. ¿Qué pasa cuando está el libro en la calle? El libro se daría a conocer si saliera en la prensa, en revistas especializadas, pero en estas solo salen los libros de las grandes firmas. Es muy difícil. Los libros nuevos duran una semana en los escaparates, en la sección de “novedades”, una vez que se retiran de allí dejan de verse.

¿Se necesita una gran motivación para intentar publicar y contactar con editoriales o después de escribir un libro es un paso natural que da el escritor?

Es un paso natural. En principio uno empieza a escribir para sí mismo pero llega un momento en el que también apetece que todo eso se conozca y que la gente lo lea. No obstante, necesitas motivación porque siendo un proceso natural son tan complicados los pasos que se necesita mucho valor. Hay que tener valor para sacarlo del cajón, yo ahora mismo te puedo decir que estoy en la tarea de corrección de una novela que acabé en 2012. Desde entonces no la había vuelto a tocar, además es una novela muy potente con grandes dosis de intriga. No sé dónde llegará y dónde no llegará pero la novela está muy bien. Lo digo como ejemplo para que veas lo que son tres años en el cajón, tres años olvidándome de ella y ahora que la estoy puliendo y la voy a llevar a registrar en agosto me pregunto “¿y ahora qué?”.  Fíjate si hace falta motivación, que yo ya tengo 11 libros publicados y tengo que volver a empezar desde cero con cada uno de ellos, volver a proponerla a una editorial o volver a concursar.

¿Siempre deja descansar sus manuscritos unos meses o unos años?

Sí, siempre, aunque nunca tanto tiempo. Es algo que aconsejo a todo el mundo, dejar descansar el manuscrito porque cuando acabamos de escribirlo pensamos que es maravilloso, pero al leerlo después de tres meses nos percatamos de los errores.

Usted publica tanto en online como en papel ¿cree que el futuro de la lectura está en Internet?

Yo pensaba que sí y cada vez tengo más dudas. Te puedo poner como ejemplo mi último libro, El último truco de magia, que es una novela juvenil que ha publicado Edebé en iBook y en formato papel. De vez en cuando visito Amazon y me doy cuenta de que se está vendiendo más en papel. También es cierto que la gente se decanta más por lo digital cuando es muy barato, y normalmente es muy barato lo que se autopublica. Ahí no gana nadie más que el autor y se puede permitir ese pequeño lujo. Pero si la diferencia de un libro iBook a un libro en papel es de dos euros yo también preferiría el papel. Y eso es lo que está ocurriendo con El último truco de magia.

E incluso hay autores, primerizos, que durante un tiempo regalan sus obras en Internet ¿qué opina de esta práctica?

Yo estoy cada vez más convencida de que lo gratis no vale nada. Un porcentaje muy elevado de la gente que descarga libros gratis no los leen. Quien tiene interés por un libro y lo compra, lo lee.

Alguna vez ha mencionado que los premios son un trampolín porque aparte del premio en sí se publica el libro, pero ¿cree que recibir un premio también es una marca de calidad de la obra?

Yo estoy convencida de que sí. Como lectora pensaría que una novela tiene que ser muy buena si ha quedado finalista  de un certamen, ha pasado todos los filtros, ha pasado el veredicto de jurados expertos, y llega a estar compitiendo con la ganadora. Es una garantía de calidad, sin ninguna duda, y no siempre en los premios grandes, hay premios muy modestos que sacan unas obras finalistas de gran calidad. Lo que pasa es que todos nos dejamos llevar por el Premio Planeta, el Premio Primavera y los más conocidos. Todos los premios que no gestiona el premio Planeta, que son 17, parece que no sean interesantes. Pero cualquier persona que vea en la solapa de un libro que ha sido ganador de cualquier premio, aunque sea el premio de la Rioja del Vino, puede comprarlo y que no le quepa duda de su calidad.

Sabiendo lo que sabe ahora ¿qué le diría a su “yo” del pasado que buscaba diferentes fórmulas para publicar?

Ahora es un momento muy duro para la literatura, muchos escritores vemos que triunfan novelas y libros sin calidad ninguna y eso deprime bastante. Mi  “yo” anterior tenía mucha más ilusión de la que tengo ahora así que el principal consejo que le daría es que esa ilusión no la perdiera nunca.

 

(Audio entrevista)

2 pensamientos en ““Hay muchos escritores y es muy difícil hacerse un nombre”

  1. Extraordinaria entrevista. Gracias a la autora por esa destapar velos, mostrarse desnuda en algunas respuestas a preguntas con aristas.
    Coincido en gran parte con ella.

    Suerte, Maribel Romero

  2. Mi enhorabuena a M_Diaz Candela, la autora de esta entrevista. Con las preguntas elegidas la escritora Maribel Romero ha tenido la posibilidad de mostrar no solo una parte de su itinerario literario sino una ruta a seguir para todos los que estén pensando en dedicarse de forma sería a la escritura.
    A Maribel le deseo que muchos lectores la descubran. Os aseguro que llegado ese momento no la perderán la pista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *