“Sé que hay muy buenos artistas en Alicante, pero también hay un grupo que no está trabajando bien”

20151203_190927

Mario García, Presidente de la comisión fogueril Nou Babel

Audio Mario García

Mario García (Alicante, 1963), Presidente de la pequeña comisión Nou Babel, se considera un festero tradicional que pone el sentimiento en los actos de cada año. Con sus palabras expresa la perspectiva de Las Hogueras de San Juan desde la parte más humilde, pero no por ello menos perjudicada por los conflictos que cada año empañan estos días. Reclama un mayor compromiso visible en todas las partes y propone soluciones muy concretas que espera ver realizadas por las delegaciones del gremio.

Pregunta. ¿En su hoguera han tenido algún tipo de problema de retrasos o incumplimiento de contrato a la hora de plantar?

Respuesta. Ninguno, pero me consta que hay comisiones que lo han tenido a la hora de plantar. Depende de cómo cierre cada uno el contrato con el artista. Hay comisiones, por ejemplo, que tienen mucha amistad con un artista, un constructor de muchos años, y siguen trabajando con él. Entonces puede ocurrir que un año tarde en plantar la hoguera o la plante mal y la comisión se encuentre en junio sin monumento por haber confiado demasiado. Para eso yo creo que hay soluciones y hay cosas que se podría hacer. En mi caso no lo he sufrido y espero no sufrirlo, toco madera.

P. Según usted, ¿qué deben solucionar principalmente las nuevas delegaciones que se han creado?

R. En lo que tienen que centrarse es en que los contratos se hagan bien. En que a pesar de que hayan amistades, las cosas tienen que estar bien reflejadas y bien escritas en un contrato. Sobre todo exigir que se cumplan los plazos puesto que pagamos. Además es un dinero que nos cuesta mucho conseguir, y más a las asociaciones pequeñas. Por ejemplo en la hoguera especial del ayuntamiento se realizan una serie de visitas y hay una serie de plazos que cumplir.  Las comisiones deberíamos obligarnos  un poco a hacer estas visitas para comprobar nuestro trabajo y no esperarnos al último momento o sólo hacer una visita al principio del ejercicio donde sólo ves los esbozos. Creo que es necesario controlar estos temas.

También es necesario exigir a la hoguera que pague, porque en el  contrato se marcan unas pautas de pago, unas fechas, y si  no se cumple esa parte,  no se puede exigir a la parte contraria que cumpla. Tenemos que empezar cumpliendo nosotros siendo rigurosos con nuestros pagos. Pero también creo que las delegaciones lo que deberían hacer es marcar unas fechas de revisión del trabajo, no sólo de las fechas de pago sino también de revisión del trabajo.

P. ¿Conoce algún problema concreto de incumplimiento de contrato?

R. El año pasado mis compañeros de la hoguera de Benalúa lo pasaron  muy mal, tuvieron una plantá  muy difícil, un monumento que no era ni parecido a lo que habían firmado. También tuvieron problemas a la hora de quemar el monumento.  Incluso después de que los bomberos se fueran una vez apagado el fuego, volvió a resurgir  y tuvieron que regresar.

Conozco y he visto casos en los que el artista ha llegado a plantar un palo y ha dicho: “esto es lo que tienes porque no me ha dado tiempo más”. En ocasiones  los artistas cogen mucho más trabajo del que pueden asumir y eso también es problemático. Si su taller tiene capacidad para hacer cuatro monumentos y cogen ocho, posiblemente les pille el toro. A veces pagan justos por pecadores y las hogueras pequeñitas, que somos las que más nos cuesta pagar y cuyo presupuesto es menor,  son las más perjudicadas porque el artista se vuelca en la hoguera especial o de primera categoría y abandona un poco la de quinta o sexta categoría. Piensan: “bueno como ésta es más sencillita, ya la hago luego”, y ya la hago, ya la hago,  al final viene el toro. También está la otra parte, hogueras a las que  no les llega el dinero que tenía que llegar  y van con retraso. Al final el artista no se quiere arriesgar ni poner dinero suyo.

Hay un poco de todo, yo creo que en una asociación, sobretodo de fiestas, tiene que haber un principio y un final.No se pueden  apalabrar cosas y hacer castillos de naipes. Hay que valorar cuales son los ingresos reales.. Y sobre todo no contar con el “ya me vendrá el dinero”, cuenta con lo que tienes ahora y no con lo que te vaya a venir, y si te viene, genial. Yo creo que eso es lo que está cambiando mucho ahora en el mundo de las hogueras, se está empezando a ver que si van a cobrar 20 mil euros y lo tienen claro, no me pueden gastar 40 mil, porque sino, el año que viene les faltará. Por tanto, hay que poner mucho esfuerzo por parte de ambos, no solamente de los artistas.

P. ¿Hasta qué punto perjudican los problemas que ocurren, sobre todo en las categorías más altas, a la fiesta de fogueres en sí?

R. Es la imagen que damos, la imagen que transmitimos al mundo exterior. Por ejemplo, ¿Qué ha pasado con los artistas alicantinos? que muchas hogueras se han frenado al contratarles, con lo cual no tienen trabajo en alicante, pero ¿por qué? por la mala imagen que han acabado dando, bien por unos o bien por otros, pero la imagen final es el monumento en la calle. La imagen final es la foto que hace un turista en la que dice “¿qué ha pasado aquí? esto está medio roto o esto está sin acabar”, o la propia comisión que dice ”es que esto no es lo que yo he pagado”, esa es la imagen que se vende al exterior. ¿En qué daña? en que al final se perjudica al gremio de artistas alicantinos; por cinco,  cuarenta son arrastrados. No es justo. Sé que hay muy buenos artistas en alicante que trabajan muy bien pero también hay un grupo que no está trabajando tan bien. Lo que hacen es perjudicar muchísimo a la fiesta porque lo que vende es la imagen, la foto en el periódico, el monumento en sí. Si no está bien acabado y hay problemas, las comisiones se enfadan, con todo el derecho del mundo, porque cuesta mucho sacar el dinero. Al final se reivindican en la prensa, y eso  lo que hace es dañar la fiesta, desde mi punto de vista. Creo que las comisiones trabajan muchísimo. Les cuesta mucho conseguir el dinero, para que luego lleguen esos cuatro días, en los que lo más importante es el monumento, y que al final les dejen tirados.

P. Cada vez más se están utilizando nuevas tecnologías de diseño en 3D, ¿puede beneficiar esto a que no haya tanto malentendido a la hora de contratar un proyecto?

R. Así enseñarán realmente lo que te van a poner, ni más ni menos. Todo lo que venga de más y sea para mejorar, perfecto; pero nunca para menos. Si yo te he pagado por una cosa, no me puedes poner menos de lo que me has puesto en el dibujo. Pero es complicado. Hay que tener buen entendimiento y hay que ser serios en lo que se hace; si firmas un contrato sabes lo que significa y tienes que exigir que se cumpla ese contrato. Hay que ser coherente  y estar encima de lo que te están haciendo, porque es la imagen que tú vas a dar. A veces  nos descuidamos porque tenemos muchas cosas que hacer y confiamos en el artista; y no debemos. Aunque  sean amigos nuestros o los conozcamos, nunca te debes fiar. Hay que controlarles y tener claro que tu estás dando un dinero. Imagínate luego que cara se te puede quedar si el 19 de junio cuando te llega el monumento te llega un palo con una cabeza como me llegó a mí el primer año de fundación de nuestra hoguera.

P. ¿Qué opina acerca de la diferencia entre el estilo alicantino y valenciano?

R. La falla es muy barroca, muy gorda y la hoguera muy estilizada y más alta. Algunas hogueras tiran un poco más al estilo valenciano y otras siguen apostando por el estilo alicantino. Ahora se utiliza mucho la técnica de ver las maderas sin pintar. Siempre que quede bonito y que esté bien trabajado yo lo veo bien. Algunas hogueras prefieren estilos experimentales.  Ante todo, yo sigo viendo el monumento como una crítica divertida donde se quema todo el año y sigo viéndolo así porque yo soy de la vieja escuela.

P. Cada vez se contratan más artistas valencianos. ¿Por qué?

R. Digo yo que será porque trabajarán mejor, serán más serios y responsables. Yo tengo contratado a un artista de Sagunto, es muy cumplidor y me tiene informado de manera periódica.

Con los artistas alicantinos lo que me pasó es que me fueron pidiendo dinero por adelantado y yo prefiero ir viendo la evolución para seguir pagando. La experiencia no me gustó y preferí mirar otras cosas. Mi artista actual no empieza a pedirme dinero hasta que no acaban las fallas y se pone a trabajar en Hogueras, entonces sé que va a invertir el dinero en esto. Si me pides dinero en octubre o noviembre para algo que harás en junio, no me fío de que te lo vayas a gastar todo en mí. A lo mejor el problema de ellos está ahí, en pedir antes de dar. Y deberían tener un poco de colchón, no gastar siempre todo lo que reciben. Aunque no son problemas de todos, porque en Alicante también hay artistas serios y conozco a algunos.

P. ¿Qué mejoras esperan ver este año en las fiestas?

R. Que todos los monumentos se planten, que cumplan con sus compromisos. Que no pase como el año pasado, que hubo problemas serios. Hay que ser festero para ver lo que se siente cuando pasan ciertas cosas, porque es doloroso ver cómo le plantan a una chica que representa a su barrio una hoguera que va a quemar y que no está en condiciones. Me gustaría que las representantes tuvieran su monumento digno y no ver problemas como en Benalúa o San Blas, por poner sólo dos ejemplos de 2014.

Por: Áurea Martínez | Óscar Ato | María Borredá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *