“Muchas feministas islámicas abogan por la separación entre religión y Estado”

Profesora y escritora, Helena Gutiérrez Espí.

Tras 16 años conviviendo con la religión musulmana en nuestro país, aún no hemos sobrepasado la barrera superficial. Una de las activistas que lucha contra esto es Helena Gutiérrez Espí, profesora y escritora ilicitana. La autora de “Unos baklava por amor” intenta luchar contra los estereotipos que rodea a la religión que practica y que según ella, están muy lejos de la realidad.

img_41461

Helena Gutiérrez es docente en el IES Carrús de Elche / Raquel Morales.

Confiesa que escribió el libro cansada de ver series y libros que trataban el tema del islam desde un punto de vista negativo y que decidió “desmontar” los estereotipos. Y añade: “Recuerdo que los personajes afganos que ni siquiera son árabes, salían en Afganistán hablando árabe.” Los medios de comunicación tienen un papel fundamental en esta creencia pues como destaca la escritora, los árabes de los que hablan pueden ser cristianos ya que el árabe es la lengua o la etnia pero no la religión.

 

 

¿No se conoce nada sobre los logros u objetivos de las feministas islámicas? “ No, yo siempre lo digo. No se conocen. ¿Por qué no se hablan de las interpretaciones del Corán en clave de género que han hecho teólogas musulmanas? No, preferimos hablar de las decapitaciones o lapidaciones y todo lo que se hace, supuestamente, en el nombre del islam.” ha comentado Helena. Y añade: “Muchas feministas islámicas abogan por la separación entre religión y Estado”, cosa que es impensable en algunos países de mayoría musulmana pero que es totalmente compatible con la democracia.

Helena pertenece a Red Musulmanas, organización compuesta por mujeres de distintas nacionalidades que tienen en común el islam y la lucha por una aceptación completa. Aunque está convencida de que el feminismo es algo de todas las mujeres, sí que hace diferencia con lo que llaman “feminismo hegemónico”. Y aclara: “Hay un feminismo que llamamos hegemónico o colonial que es el que nos dice que la liberación de la mujeres no puede darse en todas las religiones. Entonces, el feminismo, no puede ser islámico. Y no salen de esa idea.”  Ahí es donde coinciden las feministas hegemónicas con los radicales musulmanes.

El velo. ¿Sí o no? El eterno debate. La activista comenta que mientras los hombres están “bien tranquilos”, son las mujeres las que padecen la islamofobia de género. “Es una vestimenta y es el derecho de cada una a la propia imagen.”, ha manifestado tajante. El velo también ha tomado un valor de rebeldía entre las activistas de Red Musulmanas, que le han quitado la connotación de acto sumiso por parte de las mujeres que lo llevan.

Este último año el debate más mediático ha sido sobre el uso del burkini, a pesar de que no es algo novedoso. “Entonces qué seguridad tiene que a una mujer le quites el burkini y no le permitas ir a la playa, ¿se va a esconder el kalashnikov debajo? No lo veo.”, añade la activista. Helena Gutiérrez afirma que su prohibición por ‘motivos de seguridad’ es una excusa y que detrás de eso hay una “islamofobia institucional”.

Cada una de las activistas lucha como puede en su contexto, incluso llegan a hablar de distintos feminismos islámicos pero como la propia Helena afirma, no se puede negar que el feminismo puede ser islámico ya que es absurdo y da a conocer un desconocimiento sobre los nombres de las feministas islámicas que están consiguiendo un montón de cosas en sus diferentes contextos.

Sobre los artículos que intentan negar el feminismo islámico como el de Wasila Tamzaly, Helena Gutiérrez considera que sus opiniones pueden ser muy valiosas en el feminismo hegemónico, ese que quiere “desvelar” a todas las mujeres musulmanas. Puede llegar a entender que mujeres como Tamzaly que han sufrido el radicalismo en sus países puedan llegar a odiarlo pero no entiende como no son capaces de mirar desde la postura de otra mujer. Espí comenta el caso de Shirin Ebadi, premio nobel de la paz iraní, que fue encarcelada de una manera brutal y que ha declarado que nunca dejó de sentirse musulmana, supo diferenciar entre lo que le hicieron y lo que era islam para ella. Y añade: “Algunas de mis compañeras de Red Musulmanas vienen de contextos islámicos, de países de mayoría musulmana donde han podido haber sufrido situaciones en nombre del islam, que no islámicas.”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *