“No vamos a negociar, exigimos el cierre inmediato de los CIE”

Xavier Torregrosa, miembro de la Campaña #CIEsNo en Valencia. AUDIO

Un inmigrante con situación irregular en España puede ser encarcelado hasta 60 días. Valencia, Málaga, Madrid, Barcelona, Murcia y Algeciras albergan Centros de Internamiento de Extranjeros en las dependencias de otras cárceles formales, o en centros penitenciarios en desuso. El último martes de cada mes, se agrupan frente al centro de Zarpadores, en la capital del Túria, autodenominados defensores de los derechos humanos para reclamar el cierre innegociable de estos centros.

CIE vlc

Xavier Torregrosa (1975) estudió trabajo social, y compagina la reivindicación con su trabajo de bibliotecario en un centro educativo salesiano. No duda en su petición, pero no cree en las mesas de negociación. Exige desde la Campaña CIEsNo ‘el fin de las cárceles racistas’.

Pregunta. Buenas Xavier, desde #CIEsNo ¿qué intención consideran que tiene el Estado para mantener los Centros de Internamiento de Extranjeros?

Respuesta. El objetivo de este tipo de centros no es otro que el de encerrar a personas inmigrantes, con el fin de prosperar su expulsión del país. Esto es lo único que persigue tanto el Gobierno, como el Estado.

P. ¿Cómo reacciona el Estado ante la presión de grupos de reivindicación como el vuestro?

R. No hemos percibido ninguna reacción hacia nuestro grupo por parte del Gobierno, porque la plataforma sigue exigiendo el cierre de este tipo de centros de internamiento, pero el Estado los sigue manteniendo. Para bien o para mal, el gobierno está en Madrid y nosotros estamos en Valencia, y aunque los CIES es una cosa del Estado, tampoco tenemos capacidad para negociar con el gobierno, ni queremos negociar con ellos. El gobierno tiene que cerrar estos centros y punto.

P. Por tanto, ¿no os habéis podido sentar a negociar con las instituciones?

R. No, en ningún momento hemos tenido la oportunidad de sentarnos con el Gobierno para transmitir nuestro descontento con ese tipo de centros. Nuestras reuniones con la dirección del centro han pasado sin más. No queremos negociar, queremos que dejen de existir y a los responsables no les parece bien. De ahí nuestra nula relación. El Gobierno por ahora no se plantea el cierre de estas cárceles racistas y nosotros no nos planteamos otra cosa que no sea el propio cierre, con lo cual ahí hay un callejón sin salida. Lamentablemente no tenemos nosotros la capacidad de cerrarlos, pero no por ello deberían estar abiertos.

P. Consideráis los CIE ‘cárceles racistas’. ¿Por qué existen entonces?

R. Los centros CIE  sirven para expulsar a personas extranjeras. Pero no solo se limitan a eso, además se aseguran de atemorizar a la población inmigrante. Esto lo consiguen a través de unos espacios de tortura con los que cuenta la institución.

P. ¿Han propuesto alguna alternativa a estos centros?

R. No hay ninguna alternativa a los CIE, ni siquiera nos hemos planteado ninguna alternativa. Los único que reivindicamos es el cierre de estos centros, si existe alguna alternativa, que la ponga el gobierno. Nosotros pensamos que todo el mundo tiene el derecho a emigrar.

P. ¿Han recibido apoyos de fuera de España? ¿Hay otras asociaciones de otros países que tampoco entiendan el encarcelamiento de migrantes?

R. Sí, no solo negociamos con el estado español sino también con Europa, ya que hemos intentado cohesionar una campaña a nivel estatal y a partir de ahí a nivel europeo. También hemos colaborado con algunos activistas fuera de España, sobre todo de Italia y de Grecia. Junto con nuestro país, son los más fuertes y severos con los extranjeros en situación irregular.

P. Denuncian casos de tortura, ¿qué trato reciben los internos de los CIE?

R. Un trato realmente indigno e inhumano, se han producido incluso muertes, malos tratos y denuncias a la policía. En diciembre de 2011, murió un hombre en Madrid y  unos días después, en Barcelona, murió un chaval de 21 años en el CIE. Nosotros lo consideramos tortura, ya que las condiciones son opresivas. Ellos no entienden por qué tienen que ser encarcelados, y nosotros nos hemos reunido porque tampoco lo comprendemos: es una cuestión humanitaria.

P. ¿Cuál es el día a día de un interno de un CIE español?

R. Su día a día es muy rutinario, aunque el estado los promocione como lugares no penitenciarios, son espacios donde realmente trabaja la policía nacional. Son espacios policiales donde vivir allí es siempre lo mismo. Su horario lo rige la hora de levantarse, la hora del paseo, la comida, luego la siesta, otro paseo por un patio minúsculo, luego la cena y a dormir. Son sesenta días así, sufridos por personas que el único delito que han cometido es no tener los mismos papeles que otros.

P. Atienden e informan a las familias de los internos, ¿pueden asimilar que sus seres queridos son encarcelados por una cuestión administrativa?

R. Nos hemos encontrado con casos durísimos de padre y madres, incluso padres encerrados sin tener a sus hijos cerca solo por no tener un permiso de residencia. Nos hemos encontrado con casos durísimos e intentamos informar a los familiares de qué derechos tienen cuando son detenidos y en caso de ser internados en un CIE. En muchas ocasiones resultamos la única vía de información para estas personas.

P. ¿Os permiten contactar con el personal del centro para conocer de primera mano el trato que reciben los migrantes encarcelados?

R. Os sorprenderá, pero en un CIE no hay personal médico o psicológico. Quien atiende a los internos es la Policía Nacional. Hay un médico a unas horas determinadas, pero quien se encarga de relacionarse con los internos es la propia policía, que es un cuerpo que no permite demasiado diálogo y hacen lo que dicen los políticos de turno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *