Palabras de emigrante

“El  hombre es pobre cuando pierde su identidad. Un inmigrante no quiere serlo por placer nada más. Hay que tener razones fuertes. Ser valiente para levantarte y dejar tu pequeño mundo, aunque este sea simple. Aunque te falte todo. Eres tú y tus sueños”, recita la escritora Ketty Ramos ante la mirada expectante de las más de treinta personas que han asistido al I Encuentro Solidario de Literatura, entre escritores, poetas y colaboradores.

Minutos antes, la sala estaba vacía. Vacía como las casas que abandonaron los inmigrantes que fueron en busca de un mundo mejor. Sólo se escuchaba el murmullo de las primeras personas que llegaban al evento, organizado por el grupo literario la Ruta del Ateneo XXI. Cada cual diferente, pero todos con un mismo objetivo. Prestar ayuda a los refugiados e inmigrantes de Elche, junto a la Asociación Ilicitana de Apoyo a la Inmigración (ASIDALI).

Ketty Ramos recita Delirios de un emigrante, ante más de treinta personas.

Ketty Ramos recita Delirios de un inmigrante, ante más de treinta personas.

Ketty Ramos continúa recitando un fragmento de su libro Delirios de un inmigrante. Ella, de procedencia ecuatoriana, sabe mejor que nadie lo que significa dejarlo todo, abandonar a los suyos. En su último libro, Los viajes de Darete muestra la realidad de muchos de los inmigrantes que vinieron de Suramérica, vivieron en España y tuvieron que volver forzosamente a su país.  La escritora que considera la literatura un buen medio para integrarse en la sociedad, ha decidido asistir a este evento, para relacionarse y aprender del resto de escritores.

“Estamos dando una parte de nosotros. Contribuir con nuestras obras con la asociación ASIDALI me parece algo muy altruista y a la vez bello, porque la finalidad es ayudar a las personas más desfavorecidas.”, afirma la escritora Helena Vilella.

Helena Vilella, autora de La carta de la luna.

Helena Vilella, autora de La carta de la luna.

“Este es el primer acto solidario al que asisto como escritora”, confiesa Helena Vilella, conocida en el mundo de la literatura como Koroa Batekin, quien acaba de subir al escenario  a recitar uno de sus poemas.  Y añade: “Estamos dando una parte de nosotros. Contribuir con nuestras obras con la asociación ASIDALI me parece algo muy altruista y a la vez bello, porque la finalidad es ayudar a las personas más desfavorecidas.”

El objetivo de la fundación ASIDALI es obtener recursos para todas aquellas personas que lo necesiten. La asociación, que se constituyó en 2009, siente la necesidad de resolver la problemática de la inmigración y exclusión social. Con la llegada masiva de refugiados sirios a consecuencia de la guerra civil y la extrema pobreza del país, las asociaciones de ayuda a refugiados de Elche han puesto en marcha mecanismos de recolección de alimentos y ropa. ASIDALI ha utilizado la literatura como medio de ayuda a los refugiados y de reivindicación social.

La Asociación Ilicitana de Apoyo a la Inmigración (ASIDALI) siente la necesidad de resolver la problemática de la inmigración y  la exclusión social.

“Y el reloj de arena se quiebra. Las flores brotan en las calles. Nada teme quien nada espera. El pueblo grita, el alba arde”, recita Ana Esmeralda Pérez. Un poema de su libro El precio del silencio, en el que la temática social está muy presente.  La escritora ha leído mucha poesía de esta temática y cree que eso influye en sus versos y en su manera de expresarse ante las desigualdades. La poesía es una buena manera de llegar a la gente y en estos tiempos en los que la esperanza de muchas personas parece que se ha ido por la puerta de atrás, sin trabajo, con los sueños hechos pedazos y los bancos que no esperan, este tipo de eventos solidarios promueven la igualdad y la tolerancia, y crean un compromiso social y humanitario.

Tras la participación de Ana Esmeralda, llega el turno de Ricardo Picó. El poeta, que lleva más de 16 años en España, recita un fragmento de su obra 80 versos escritos en la cola del paro. El autor que adoptó la cultura como un medio para mostrarse a la sociedad de acogida, refleja en su libro las cosas que dice la gente en la cola del paro, cómo se consuelan y repudian el poder, a través de un albañil emigrante que está cansado de ir día tras día, sin conseguir el ansiado trabajo. Además, considera que la sociedad de acogida puede aportar cosas valiosas, si se les da la oportunidad.

Los participantes del I encuentro solidario en la asociación ASIDALI

Los participantes del I encuentro solidario en la asociación ASIDALI

Una oportunidad que no han desaprovechado los participantes del I Encuentro Solidario de Literatura, donde la literatura social es el tema más recurrido. Los escritores, de diversas nacionalidades y con diferentes maneras de trasmitir la literatura, recitan con un mismo objetivo. Recolectar alimentos no perecederos y de higiene para quienes lo necesitan y dar voz a las personas con riesgo de exclusión social. Cada uno, con su  forma de entender el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *