Parte de una tradición

Como cada año, el 30 de noviembre es San Andrés, un día festivo para los habitantes de Las Bayas

La misa empieza con todas las miradas puestas en el cura de origen africano. Las personas mayores de la zona rural de Elche no están acostumbradas a ver una misa distinta a la que el cura habitual, Fulgencio, hace. Esta vez se trata de una misa personal, alabando en todo momento a Dios y al Apóstol San Andrés.  “Cuando escuché la palabra de Dios le hice caso y aquí estoy. No me viene de vocación familiar ni tradición, ya que mis abuelos eran paganos”.

Cura invitado desde África para dar la misa de San Andrés, Patrón de Las Bayas / L.Giménez

Cura invitado desde África para dar la misa de San Andrés, Patrón de Las Bayas / L.Giménez

La iglesia es pequeña pero muy representativa para la pedanía de Las Bayas. Su fachada es de piedra caliza y alberga tres puertas de madera: la lateral (por donde entran los curas y las monjas), la delantera pequeña (donde los niños que van a hacer la comunión cada viernes atraviesan para subir a la trampilla de arriba de la iglesia para dar clases de catequesis) y por último, la puerta principal (gigantesca, de roble cobrizo y doble puerta). En su interior encontramos un techo peculiar, se trata de madera y dicho por el cura Fulgencio “simboliza el techo del Arca de Noé donde todos nos salvaremos”.

En su interior encontramos un techo peculiar, se trata de madera y dicho por el cura Fulgencio “simboliza el techo del Arca de Noé donde todos nos salvaremos”

Son las once de la mañana de un domingo cualquiera, pero por las calles de una pedanía pequeña, Las Bayas, se ven trajes de fiesta con todo su brillo y color. Todos los festeros se dirigen a un mismo punto de salida para empezar la tradicional ofrenda de flores anual en honor al Patrón de la Comisión de Fiestas de Las Bayas (San Andrés Apóstol). Tanto mayores como niños han tenido que madrugar para llevar cada atuendo en su lugar adecuado.

Vestidos que intentan recalcar el estilo de los trajes de novia en el campo de Elche del siglo XIX

Las niñas y mujeres con cabellos recogidos, acompañados por aderezos que adornan los peinados; corpiños negros de manga larga con acabados en tejido de encaje blanco y un dibujo que solamente el contraluz deja ver las hermosas flores dibujadas; faldas abultadas hasta los pies con telas de todos los colores y tamaños, estampados que dejan la firma de un diseñador de tradición familiar. Además, cuentan con delantales de encaje con color blanquecino brillante y borde de lentejuelas plateadas. Vestidos que intentan recalcar el estilo de los trajes de novia en el campo de Elche del siglo XIX. Entre todos los trajes regionales solamente se distinguen por el color de las faldas y unas bandas personalizadas. Depende del puesto que ocupen dentro de la comisión, así será el color. Bandas de franjas color amarillo y rojo representan a las festeras infantiles, festeras mayores y miss tercera edad de 2014 y 2015. Bandas de color verde oscuro como las espinacas recién cogidas del huerto, representan a las damas, tanto infantiles como mayores, de los años 2014 y 2015.  Y por último, las bandas de las reinas infantiles y mayores, son divididas por dos colores, azul y rojo. Las damas siempre van con el mismo color de falda mientras que la reina debe llevar un color que la distinga.

Trayecto de la ofrenda de flores en honor a San Andrés por la calle principal de la pedanía / L.Giménez

Trayecto de la ofrenda de flores en honor a San Andrés por la calle principal de la pedanía / L.Giménez

Los niños hechos todos unos hombres por vestir de forma tradicional un traje festero a su tamaño. Hombres en pequeño diría yo.

Todos ellos, junto a padres, familiares y miembros de la comisión esperan impacientes, con alegría y nervios al lado de un edificio de dos plantas de color gris y muchas cristaleras, junto a un descampado con árboles de mediana altitud. Se trata del centro social, donde su interior alberga las consultas de médico y pediatra, sala para los vecinos de la pedanía, sala de estudio para los jóvenes y otra para el entretenimiento de estos, sala para llevar acabo diferentes actividades semanales y una habitación representativa para la comisión donde se encuentran todos objetos y ramos de flores necesarios para la ofrenda de San Andrés.

En el acto de este año, la encargada de poner las mantillas de encaje blancas como la nieve es la misma mujer de hace doce años. Edad adulta, pelo corto de color oro y mirada profunda. Se trata de Clemen, vicepresidenta de la comisión, la cual cada año vive este momento con cariño hacía los nuevos cargos y las fiestas patronales.

El trayecto desde el centro social hasta la iglesia fue rápido y sin ningún incidente. Fotografías y videos inmortalizaron el momento.

Entrega de flores al Apóstol San Andrés en la iglesia de Las Bayas / L.Giménez

Entrega de flores al Apóstol San Andrés en la iglesia de Las Bayas / L.Giménez

Una vez traspasadas las puertas del sitio sagrado, todos los partícipes ofrecieron flores al Apóstol San Andrés.  Ramos de diferentes tipos de flores de todos los colores llenaban la iglesia de alegría y festividad. A pesar que minutos antes, en el mismo lugar se celebraba una misa fúnebre.

Con este día aprendí que toda desgracia acaba en alegría y que todas las culturas son hermanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *