¡Pasajeros al tren!

Alcoy amanece el domingo 13 de noviembre con la campaña ‘¡Es la hora del tren!’, organizada por el grupo Ecologistas en acción de Alcoy, en la que participamos cerca de 40 hombres, mujeres y niños de la localidad y alrededores. Consistía en una excursión, primero en tren y después caminando, que nos llevó desde Alcoy hasta Xàtiva, para reivindicar el desuso de la línea de tren Alcoi-Xàtiva-Valencia, ya que esta línea ferroviaria es un elemento básico de comunicación entre pueblos y ha de tener unos mínimos cuidados y servicios. Pude vivir esta enriquecedora experiencia y apoyarla acudiendo junto a otros vecinos de la ciudad.

Vista desde el tren Alcoi-Xàtiva-València

Vista desde el tren Alcoi-Xàtiva-València / Elena Mullor

El domingo parece que amanece más temprano que cualquier otro día de la semana, a través de la ventana entran lo que parecen ser hilos de oro que se reflejan en las paredes de la habitación. Es hora de ponerse en marcha, tenemos un largo y duro día por delante. Mi gato me espera, como siempre, bajo la nevera mirándome con cara de no haber roto un plato y esperando su desayuno.

El trayecto que vamos a realizar comienza con un desplazamiento en tren desde Alcoy hasta Genovés, un vagón repleto de compañeros de viaje de distinta edad y diferente sexo. Desde jubilados hasta niños de siete años que vienen a acompañar a sus ‘papás’. A través de los gruesos ventanales veo la estación alejarse y a la gente emocionarse, concretamente a la señora sentada dos asientos por delante de mí.

Nos dirigimos a Genovés, un municipio que limita con Xàtiva, nuestro destino. El paisaje que encontramos durante el trayecto es montañoso, repleto de pinos y rocas salientes de algunas zonas de la montaña. Durante una hora y media, aproximadamente, pude disfrutar de unas vistas bastante interesantes, que mezcladas con la velocidad del tren en ocasiones parecen solo simples manchas de color. No hay nubes en el cielo y el sol brilla desde bien temprano, aunque no calienta tanto como nos gustaría.

‘Caminar entre la naturaleza fijándote en cada aspecto del paisaje es maravilloso, y más cuando es por una buena causa’, alega Vicky Llàcer, portavoz de Guanyar Alcoi

Llegamos a Genovés, y cerca de cuarenta personas nos bajamos del tren. Se puede escuchar el entusiasmo de los vecinos por realizar el trayecto a pie hasta Xàtiva. Como Vicky Llàcer, representante del partido Guanyar en Alcoy, quién no duda en mostrar su alegría y su ilusión por poder llevar a cabo esta experiencia.

Tras ponerse de acuerdo para seguir nuestro camino, seguimos el río hacia Xàtiva. Mirase donde mirase estaba rodeada de vegetación: pinos altos que parecen no tener fin, arbustos de diferentes tamaños, piedras de diferentes tipos, rutas entre los árboles, y el sonido del río durante todo el camino. Quizá hubiese disfrutado más del paseo si no hiciese frío, pero aun así, se puede decir que es revitalizante. Más adelante, nos topamos con un conducto de agua de la época medieval, cuyas piedras dejaban ver la larga longevidad de la estructura. También pudimos contemplar el yacimiento arqueológico de la ‘Cova Negra’, que tiene un sendero desde el cual se puede observar con una perspectiva preciosa todo el paraje. El camino no se hace pesado en ningún momento, ya que además de disfrutar del espectáculo visual que supone siempre contemplar un paisaje, realizarlo rodeado de gente que tiene tantas ganas de compartir este tipo de experiencias con otras personas es enriquecedor.

‘Es una experiencia diferente y apta para todo el que quiera acudir y  desde luego conectas con la naturaleza durante toda una mañana’, afirma María Elena, vecina de Alcoy

El acueducto de les ‘Arcaetes’ es la última parada antes de llegar a Xàtiva. Los cerca de cuarenta caminantes emprendemos con entusiasmo la recta final de nuestro recorrido, deseando llegar a nuestro destino. Sigo contemplando un paisaje verdoso, a pesar de estar en otoño, y un cielo azul en el que brilla el sol aun haciendo frío. Los pájaros amenizan nuestro paseo, cantando alegres canciones y revoloteando de árbol en árbol.

Excursionistas durante el paseo Genovés-Xàtiva / Elena Mullor

Excursionistas durante el paseo Genovés-Xàtiva / Elena Mullor

Como María Elena, que ha venido a disfrutar del paseo con su hermana pequeña y afirma que es ‘una experiencia diferente y apta para todo el que quiera acudir’. Pero no son solo familias, otros como José, Jordi, Carmen y Vicenta, con los que tuve el placer de compartir algunas etapas del viaje, acuden en grupo.

Y a mediodía llegamos al final del trayecto: Xàtiva. Observar el pueblo, recorrer algunas de sus calles y disfrutar de las vistas que ofrece, nuestro premio. Una mesa repleta de comida y bebida nos espera, para sentarnos en grupo y charlar sobre la excursión y la experiencia que acabamos de vivir. Un paseo que seguro nos ha hecho darnos cuenta de que la naturaleza es maravillosa y que nuestro pueblo y sus alrededores son preciosos, un paseo extraordinario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *