‘Creemos que la violencia de género preocupa en Elche, pero luego se manifiestan 40 o 50 personas’

Los servicios sociales especializados del Ayuntamiento de Elche se encuentran dirigidos desde el cambio de legislatura por Mª José Martínez Gutiérrez (Elche, 19XX). A diferencia de los servicios generales, esta sección institucional atiende a colectivos que precisan ayuda específica, como familias, infancia, juventud y mujeres. Asegura que su nombramiento viene respaldado por su trabajo con los jóvenes en temas de igualdad, que comenzó hace  años. Focaliza en este colectivo la lucha contra la violencia de género, una fórmula muy extendida que persigue a mujeres en su amplia mayoría.

Pregunta. El prototipo de pareja concebido por los jóvenes resulta alarmante. Los talleres que las asociaciones ilicitanas contra la violencia de género han impartido en los institutos así lo muestran. ¿Preocupa esta visión en su área de trabajo?

Respuesta. El perfil generalizado que tenemos de nuestros jóvenes resulta machista, poco tolerante y con una agresividad a flor de piel. También es verdad que las adolescentes son un poco machistas y eso me sorprende mucho, porque se supone que las nuevas generaciones tienden a ser más feministas, a defender todo lo que tenga que ver con la igualdad entre mujeres y hombres. Lo que he encontrado en mi trabajo es que las propias niñas son las que, en cierto modo, defienden al novio chulito. Les gusta que, hasta cierto punto, las controlen un poco porque eso para ellas es sinónimo de que las quieren. Ese pensamiento es preocupante y por eso desde la concejalía nos hemos planteado que lo prioritario es trabajar en la educación en la igualdad con chicos y chicas de edades tempranas. Es crucial educarles desde la igualdad de derechos, oportunidades y deberes.

“En mi trabajo he encontrado que las propias niñas defienden al novio chulito. Hasta cierto punto, les gusta que les controlen”

P. Proponéis por tanto, una educación desde las aulas…

R. Entendemos que  la educación en valores que estos jóvenes necesitan debería darse en los colegios e institutos donde se educase en igualdad. Por eso, desde la concejalía hemos impulsado toda esta campaña de asociaciones que tienen proyectos sobre la violencia de género y el tema de igualdad. Contamos con la colaboración de la concejalía de Juventud para que vayan a las aulas y trabajen con los jóvenes, porque es allí donde podemos cambiar más cosas.

P. ¿Por qué no se podrían impartir estos talleres desde la misma concejalía?

R. Aquí nos dedicamos más a la atención directa en situaciones en las que ya se ha producido un acto violento o ha habido un incidente. Pero la idea con la nueva corporación es cambiar, seguir prestando asistencia integrada a las mujeres y además realizar campañas de sensibilización. Trabajamos directamente con todas las entidades de la mujer en Elche y hemos empezado a sensibilizar a la población. También estamos acercándonos a los espacios donde están los jóvenes.

P. ¿Los estereotipos machistas y la violencia de género son problemas que les viene a los jóvenes desde que son pequeños?

R. Entiendo que sí. Es un problema educativo de modelos que a veces ofrecen los padres, y podemos trabajarlo con ellos. Desmontar esta creencia en los adultos es más complicado que hacerlo con niños. Dentro del Consejo Municipal de Igualdad hay entidades, como la Escuela Infantil, que ya han introducido alguna actividad para trabajar el tema. En edades tan tempranas encuentran ya comportamientos en los que se hace ver la diferencia de sexo.

P. ¿Qué provoca que los jóvenes de las nuevas generaciones tengan esta mentalidad?

R. Queremos pensar que las sociedades avanzan y progresan en libertad, participación y en nivel de conciencia con los problemas comunes pero la realidad no es así. Sigue habiendo gente que solo se preocupa cuando los problemas le afectan directamente,  y no participan, por ejemplo, acudiendo a manifestaciones. Elche tiene dos millones de habitantes, y a mí se me cae el alma a los pies cuando solo aparecen 40 o 50 personas en las movilizaciones por la violencia machista. Más aún porque se dan cuando se produce una nueva víctima. Con la plataforma en defensa de la ley de la independencia pasa lo mismo. A aquellos movimientos sociales en defensa de derechos generales van las personas contadas. Aunque pensemos que la sociedad avanza, realmente en las casas de cada uno sigue manteniéndose todavía muchos esquemas mentales machistas que no contemplan a la mujer como un igual.

P. ¿Considera que los medios de comunicación, el cine o la literatura pueden contribuir también a la perpetuación de esta mentalidad?

R. Hace poco tuvimos unas jornadas muy interesantes. Fueron las primeras jornadas que organizaba la concejalía de igualdad porque en la antigua Corporación no existía esta concejalía. Durante la tarde acudió una periodista a hablarnos de cómo los medios de comunicación tratan el tema de la desigualdad de género. Era muy ilustrativo porque veías que en el propio titular de una noticia ya se prima el tema machista, ya se habla más de la mujer como una víctima que del agresor, cuando hay que dar los mismos datos de ambos para poder tratarlos como igual. Muchas veces son los propios medios de comunicación los que generan desigualdad y eso también es un problema.

P. ¿Considera que los hombres no se sienten tan identificados con la lucha contra la violencia de género por ser feminista?

R. Exacto. Cuando debería ser algo más genérico. Pienso que en muchas cosas los discriminados son ellos, pero nadie lucha por esta igualdad. Si no participan más o se hacen escuchar más para que se rompan también ciertos esquemas que las mujeres monopolizamos, no se podrá hacer nada. Hablamos más de igualdad de la mujer porque históricamente hemos tenido mucho menos. Para buscar ese equilibrio tenemos que luchar más.  Personalmente no conozco ninguna asociación en defensa de los derechos del hombre. Sí que se han empezado a mover en relación al tema de custodias compartidas y temas legales relacionados con las separaciones y convenios regulados, y me parece estupendo, pero se han restringido a eso cuando podrían reclamar también sus derechos en otras áreas.

P. ¿Qué puede despertar la lucha activa por por la igualdad?

R. Hasta que no se perciba que estamos en una situación de desigualdad, no se empezará a luchar de verdad. Es cierto que las mujeres somos más dadas a agruparnos y trabajar en equipo y a  ellos les cuesta más pedir ayuda. No tiene por qué verse de forma negativa, muchas veces esa ayuda nos sirve para estar mejor y para conseguir más cosas, aunque ellos lo ven como un síntoma de debilidad.

“De todos los años que llevo en esto, solo tengo constancia de un caso en el que un hombre me haya reconocido que es maltratado por su pareja”

 

P. Igual que aparece diariamente en las noticias todos los casos de violencia machista, ¿cree que los del maltrato hacia el hombre se encubren?

R. Son ellos mismos los que no denuncian. De todos los años que llevo en esto, solo tengo constancia de un caso en el que me haya podido sentar con la persona y me haya reconocido que es maltratado por su pareja. Igual que hay muchas mujeres maltratadas que tampoco lo manifiestan, digamos que en el tema masculino este hecho se triplica y es mínimo el caso que pueda salir a la luz. Todo esto por vergüenza, porque se sienten menos hombres, porque no se lo van a creer que la mujer lo agreda a él. Creo que jamás se han realizado estadísticas de este tema en Elche, pero tampoco interesa el tema de los hombres. Por todo ello, quien  lo sufre lo hace de una forma más aislada y sin ayuda.

P. ¿Qué puede aportar a la lucha contra la violencia de género los talleres que ofrecen?

R. Hemos creado un Plan de Actuación contra la Violencia de Género que gira en torno a tres ejes de actuación: la sensibilización, la prevención y la intervención. Cuanto antes detectemos la situación de violencia y desigualdad, antes podremos ponerle remedio. Las jóvenes tienen que saber qué es desigualdad, qué es igualdad y qué es violencia de género para poder identificarlo. Signos como que te controle el móvil, que no te deje ponerte faldas cortas, que te eche la bronca si vas con escote, que no te deje salir con tus amigas… Debemos promover la igualdad y el respeto en las relaciones de pareja y en las relaciones en general.

P. ¿Cómo se podría dar voz a estos casos de violencia machista desde la concejalía?

R. Favoreciendo espacios y foros donde se hable de ello, porque si no hablamos de lo que pasa no se conoce. Por eso, tenemos que seguir hablando de ello a través de medios de comunicación, foros, jornadas, charlas… Todo lo que se pueda articular para que se hable de violencia de género y trascienda. Y cada vez asistirá más gente. Cuanta más gente se familiarice, más conciencia social habrá. También hay que romper con los mitos y estereotipos que sustentan la desigualdad desde el colegio. La secundaria necesita más incidencia porque ahí es donde vemos comportamientos más alarmantes.

P. ¿Y respecto a la sensibilización y ayuda a las afectadas?

R. En torno a la sensibilización, hay que hacer campañas en todos los sectores para difundirlo y hacerlo visible. Luego, cuando se visibiliza la violencia de género, tiene que hacerse desde una perspectiva global, pues no solo es la concejalía de Bienestar Social la que debe trabajar contra la violencia de género, desde Educación también se pueden hacer cosas, igual que desde juventud, empleo, incluso desde Hacienda.

Hemos propuesto la creación de un observatorio municipal de violencia de género, pero la puesta más importante es la Casa de la Dona, que es un servicio integral donde se ve atención a las mujeres víctimas, pero también se ve asesoramiento jurídico y se crean espacios de convivencia de la mujer.

Realizado por Begoña Lledó y Fran López.

Audio Mª José Martínez Gutiérrez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *