“Predecir que el pantano de Almansa se iba a desbordar parece algo imposible”

Norberto Cuenca, monitor del centro de actividades acuáticas del embalse de Almansa. Audio entrevista

Norberto Cuenca en una clase de paddle surf

Norberto Cuenca durante una clase de paddle surf en el pantano de Almansa/ JAVIER LÓPEZ

 

Norberto Cuenca (Almansa, 1994), estudiante de CAFD en la Universidad de Valencia, vive por y para el deporte, y lo que es más importante, para transmitir ese amor por la actividad física al resto de personas que le rodean. Desde este verano se encarga de organizar y dirigir las actividades acuáticas del centro ‘Agua Viva’, construido e inaugurado en el pantano de Almansa allá por el mes de junio. Sin embargo, la que es su primera experiencia profesional le deparaba algo inimaginable. El día 7 de agosto la localidad albaceteña era sorprendida por una fuerte tormenta que dio lugar a que la presa del embalse se desbordase y , como consecuencia, anegara las calles y alrededores de la ciudad, como ya sucediera en el año 1997. Allí se encontraba Norberto con el resto de sus compañeros, que, ante la ausencia de un plan de emergencia para estos casos, tuvieron que actuar de forma improvisada ante un fenómeno tan impredecible como devastador.

Pregunta: El día que el pantano de Almansa se desbordó vosotros estabais allí de servicio, ¿Os visteis sorprendidos ante semejante hecho?

Respuesta: Si, porque para nosotros era una tarde como cualquier otra. En cuanto empezó a llover nosotros hicimos lo habitual, recogimos todo, apagamos las luces del almacén y nos tumbamos en unos sofás que tenemos para esperar a que parase. Para sorpresa nuestra, cuando paró de llover al cabo de unas dos horas, el nivel del agua empezó a crecer de forma exagerada ya que empezaba a recoger toda la lluvia caída en los alrededores. Entonces llegó un momento en el que el empezó a inundarse el almacén y nos vimos obligados a poner las cosas en alto y comenzar a achicar agua.

P: ¿Quién se comunica con vosotros cuando la cosa empieza a ponerse seria?

R: Nosotros tenemos contacto directo con el personal de mantenimiento del pantano y en cuanto el agua comenzó a acercarse al nivel de coronación, que son unos 21 metros, nos avisaron para que acudiésemos a la zona donde está situada la presa, que supuestamente es el lugar más seguro. Ya más tarde acudió Protección Civil, la Policía Local y responsables del Ayuntamiento de Almansa.

P: ¿Estabais avisados de lo que podía suceder?

R: No, predecir  aquello parece algo imposible desde mi punto de vista ya que era algo que no había sucedido en casi 20 años. Lo único que sabíamos nosotros era que aquel día iba a llover dado que todos los días accedemos a la Agencia Estatal de Meteorología para saber qué tiempo hará.

P: Parece que desde las fuentes públicas se ha intentado tapar los daños reales que sufrió el centro pero realmente, ¿fueron muchas las pérdidas materiales?

R: Por suerte en lo que se refiere al centro de actividades acuáticas no, aunque el nivel del agua llegó hasta los 40 centímetros en el almacén y algunos kayaks se llenaron de lodo que después hubo que limpiar. Sin duda lo que peor parado salió fueron las paredes que quizás no estaban preparadas para una inundación de este calibre, por lo que ahora tocará repararlas o cambiarlas por unas más resistentes.

P: En este tipo de casos extremos ¿Existe algún plan de emergencia para la evacuación de los usuarios, del material y del personal del centro?

R: En lo referido a los usuarios no corremos ningún tipo de riesgo. En cuanto nosotros sabemos y vemos que comienza a llover se cierra el recinto y vuelven otro día que escogen ellos. En cuanto al material, el almacén está construido un metro y medio sobre el nivel de coronación, lo que ocurre es que aquel día el pantano se desbordó dos metros por encima del nivel de coronación y por ello inundó todo. Quizás en este aspecto sí que debería haberse tomado alguna precaución como sellar el habitáculo para evitar la entrada de agua. Y respecto a nosotros, estamos a expensas de las indicaciones que nos de la empresa y el personal de mantenimiento.

P: Desde tu punto de vista, ¿crees que se podría haber actuado mejor en algún momento o haber tomado otras decisiones?

R: Yo creo que ante un hecho tan imprevisible como fue este se actuó de la forma más correcta posible, superando los obstáculos que iban surgiendo sobre la marcha. Quizás el nivel del agua sí que podía haber sido menor si se hubiese abierto la presa durante más tiempo los días anteriores, pero era algo que nadie pensaba que pudiera pasar. Nos sorprendió a todos.

P: Algunos grupos políticos locales como el PSOE han reclamado la existencia de un responsable de todo lo que pueda ocurrir en el pantano para que se haga cargo de todo lo que sucede allí, ¿piensas igual?

R: Evidentemente que sí. Es vital que haya alguien encargado de controlar todo un poco. Tanto las inclemencias meteorológicas, los incidentes que se puedan dar en cualquiera de las actividades de ocio del pantano o lo que sea. Ahora bien, no sabría decirte quien ni desde donde se debería controlar esto, si a nivel local o regional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *