“Queremos formar a los ‘raritos’, porque esos son después los que emprenden, crean empresas y generan trabajo”

FEDERICO BOTELLA, director del Centro de Investigación Operativa (CIO) y director de la ‘Escuela de frikis‘ 

La Universidad Miguel Hernández (UMH) se ha sumado a la idea de China y Estados Unidos de implantar la programación como asignatura del sistema educativo. Es por esto que Federico Botella, director del Centro de Investigación Operativa (CIO), presentó en mayo el proyecto ‘Escuela de frikis’. Esta arrancará la próxima semana en dos colegios de Elche como actividad extraescolar. El objetivo de esta iniciativa es fomentar la ‘Educación STEM’, una nueva manera de enseñar conjuntamente Ciencias, Matemáticas, Tecnología e Informática para conseguir  captar, de esta manera, talentos en estas ramas y, a su vez, romper la barrera de género que existe en este tipo de carreras y trabajos.

El país asiático ha implantado la programación como una asignatura más del sistema educativo de niños a partir de 6 años, “¿por qué nosotros no?”, plantea Federico Botella. Y es que si nos paramos a analizar la situación, un estudiante europeo pasa una media de 20 años estudiando. Si decide decantarse por las ramas de Ciencias, aprenderá sobre ella a partir de los 12 años, más o menos, cuando llegue a la Educación Secundaria Obligatoria (ESO). “Si un niño empieza a aprender con 6 años lo que aprende con 12, imagina lo que puede llegar a saber a esa edad, comenzando tan temprano”, explica el director del proyecto. En esta actividad extraescolar se acogerán a niños de segundo a sexto de Primaria (6-12 años).

federico-botella

Federico Botella en la puerta del CIO / Imagen cedida

                                              Federico Botella explica que ‘Escuela de frikis’ no pretende ofender a nadie con este adjetivo, al contrario, pretende favorecer a estos pequeños talentos, que son los que en el futuro lograrán grandes éxitos. Según Federico Botella, “algunos se sorprenden por el nombre porque todo el mundo califica de raritos a los frikis, pero nosotros queremos formar a los raritos, porque esos son los que después emprenden, crean empresas y generan trabajo para muchas más personas”.

Esta iniciativa se presentó en mayo como un proyecto institucional de la UMH al que acudieron el rector y el vicerrector , así como el director del mismo. Estuvieron presentes unos cuantos alcaldes, “aunque no todos, pese a que se envió un correo a todos los alcaldes de la provincia de Alicante”, matiza Federico Botella. El informático cuenta que “algunos alcaldes nos han escrito y han llevado la iniciativa, llevándolo a sus consejos escolares, pero no todos parecen mostrar interés por la educación de los niños de su ciudad”. Pese a ello, el director acudió  a diversos centros a presentar el proyecto donde mostró tanto a alumnos como a padres la importancia de aprender estos conocimientos, porque los niños deben comprobar primero si les va a gustar y los padres deben saber qué es lo que van a hacer sus hijos: “Hoy en día los niños aprenden a usar móviles desde bien pronto, es importante además que sepan programarlos y conocer cómo funcionan realmente”, defiende el ingeniero, quien añade que “los niños van a aprender a programar de una manera divertida, porque parecerá que estarán jugando pero realmente estarán creando”.

Sin embargo, esta idea no ha sido acogida con gran masificación, puesto que, a pesar de que todos los colegios de la provincia hayan sido informados, solo dos centros arrancarán el proyecto la próxima semana: el Colegio Nuestra Señora del Carmen de Elche (Carmelitas)  y el Mestre Canaletas de Perleta.  El director justifica la falta de acogida con que “estamos en una situación rara porque se mete la jornada continua y el cambio de selectividad, además, al decir que es una actividad extraescolar y hay que pagar los padres se echan para atrás, pero esto tiene que ser así porque supone un incentivo para el niño y para el monitor”.

Los monitores van a ser estudiantes de ingeniería de la UMH en un principio. “Aunque si se anima un periodista también lo acogemos, que hay algunos que les gusta mucho la web”, deja caer entre risas Federico Botella.  Son, pues, prácticas en empresa y, por tanto,  remuneradas. “Con esto el alumno se va a poder pagar la matrícula del año que viene, prácticamente unos 1.500 euros”, aclara el director.  Todos los estudiantes interesados en ser monitores de la ‘Escuela de frikis’ debían realizar un curso online de perfeccionamiento sobre conocimientos del curso así como la dirección del aula, para que vayan titulados. Por tanto, cualquier estudiante que haga este curso y lo supere puede ser monitor de la ‘Escuela de frikis’. “Ya tenemos asignados los monitores para los dos colegios y en Carmelitas van a ser ex estudiantes del centro, están muy contentos”, confiesa el creador de la Escuela.

Con este proyecto se pretende también romper la barrera de género que hay en el mundo de la ciencia, pues de cada 10 estudiantes de ingeniería, tan solo una es mujer. Para sorpresa, a la reunión de monitores de ‘Escuela de frikis’ se presentaron un 60% de chicas y un 40% de chicos. “Tuve la suerte de superar esa barrera solo con el comienzo del proyecto”, explica orgulloso Federico Botella. El director de la Escuela proyectó en todas las presentaciones unos vídeos que mostraban la desigualdad de número de mujeres en la Ciencia, haciendo especial hincapié en el tema del género, el cual asegura que quieren cuidar. Según Federico Botella, “cuando preguntas el nombre de una mujer científica, nadie sabe contestarte. Desde pequeñitas se les inculca que ellas deben hacer otras cosas  y cuando los niños tienen 12 años ya tienen sus ideas marcadas. Para romper con la barrera de género debemos empezar desde pequeños”.

‘Escuela de frikis’ arranca en tan solo dos centros escolares pero con mucha fuerza, pues el objetivo de ambos es captar a los pequeños talentos y romper a su vez la barrera de género, concienciando de la importancia de la ciencia seas niño o niña.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *