“Sanidad no está concienciada con el problema de obesidad de España”

 

Esther Rubio Bonete en el centro Be Happy nutrición y dietética/ Jorge González

Esther Rubio Bonete en el centro Be Happy nutrición y dietética/ Jorge González

ESTHER RUBIO. Fundadora del centro Be Happy Nutrición y dietética

 Hoy en día el trabajo de un nutricionista es tan importante como el de un médico o un cirujano, pero, ¿cómo de concienciada está la sociedad con el problema de la obesidad en España? “La sociedad sí que está concienciada, pero una parte del problema reside en que cuando un niño o adulto llega a la consulta del médico con sobrepeso, este no es capaz de decirle las consecuencias que acarrea. La concienciación empieza teniendo algo tan esencial como un nutricionista en la Seguridad Social”. Así es como Esther Rubio Bonete (Elche 1986), especialista en alimentación, pone de manifiesto una de las causas del tremendo aumento de la obesidad en España.

Hay 7.300 millones de personas en el mundo y 641 millones de ellas tienen problemas de peso. En España, el número de varones con obesidad ha escalado del 24,3% en el año 1975 a un 27,5% en el año 2014, y en el caso de las mujeres ha pasado de un 25,15% cuarenta años atrás a un 25,8%. El dato más preocupante es que en Europa, España es el segundo país por detrás de Reino Unido con más obesos y personas con sobrepeso y ha alcanzado una tasa de crecimiento a la altura de este último y Estados Unidos. Para ella el foco principal del problema reside en el modo de vida que desde hace mucho tiempo está implantado en España. “Vivimos a una velocidad que nos lleva a estar estresados todo el tiempo, no nos da tiempo a prepararnos nada y esto nos incita a comer cosas que se preparan y comen de forma rápida” Así y con una sonrisa un tanto irónica y de preocupación, Esther Rubio denuncia la forma en la que nos venden estos alimentos cargados de proteínas y grasas. “Las grandes empresas industriales nos están llevando a comer algo que nos lo venden como desarrollo porque en otros países se hace y nosotros nos lo creemos e intentamos imitarlo”. Esto se ve reflejado en el estudio El gasto de comida rápida en España, elaborado por EAE Business School,  que refleja que a pesar de que España está a la cola en lo que se refiere al consumo de este tipo de  comida, se prevé que este aumente en un 50% durante los próximos cinco años.

En cuanto a los principales agentes contra la obesidad, Esther Rubio considera la educación como uno de los factores clave para que este crecimiento de la obesidad no continúe los próximos años. “Siempre se dice que es lo mejor. Yo en los últimos meses sí que es verdad que he estado viendo que en los programas de televisión están haciendo más hincapié en todo el tema de nutrición. Dan mucha más información sobre todo lo que conlleva el exceso de comida rápida”. Aun así, la especialista en alimentación pone de manifiesto la falta de una asignatura en colegios e institutos que esté enfocada a información de tal importancia como qué tipos de alimentos comprar y dónde. “Esa información que antes daba la abuela a los padres deberíamos extrapolarla a los centros educativos para así poder prevenir en lugar de curar”.

Asimismo, la nutricionista declara que para ella la nutrición no es solo la alimentación: “Nutrición también en psicología, es cómo tienes tu nivel emocional. Si lo tienes muy alterado, es decir, si padeces algún tipo de problema como depresión o ansiedad que te llevan a comer más de la cuenta, por mucho que ahora la gente se opere para perder peso ese problema lo va a seguir teniendo. Todo el mundo que sufre sobrepeso ha hecho 40 mil dietas, sabe qué tiene que hacer y qué no, entonces, ¿por qué no lo hace? Si no solucionan esos problemas jamás adelgazarán; se operarán y lo recuperarán”. Este hecho se encuentra detallado en un estudio enfocado a la identificación y abordaje de los aspectos psicológicos de la obesidad. Dicha investigación pone de manifiesto que las dietas combinadas con el ejercicio físico producen una disminución inicial en el peso de personas obesas, pero a lo largo de uno, tres o cinco años casi el 90 % recupera el peso con el que habían comenzado el tratamiento, con el agravante de que muchos lo superan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *