“Se debe abrir al público aquel elemento patrimonial que esté en unas condiciones de conservación aptas”

Pablo Rosser Limiñana, jefe del patrimonio cultural de Alicante, profesor de turismo de la Universidad de Alicante y experto en la gestión del patrimonio / Entrevista

Pablo Rosser en su despacho en el Ayuntamiento de Alicante / Foto cedida por Pablo Rosser

Pablo Rosser en su despacho en el Ayuntamiento de Alicante / Facebook de Pablo Rosser

Pablo Rosser Limiñana es desde 1987 el jefe del patrimonio cultural en la ciudad de Alicante y profesor en la Universidad de Alicante. Pablo Rosser analiza a raíz de su experiencia el reciente descubrimiento de los túneles subterráneos en la ciudad de Elda. El especialista en la gestión del patrimonio también repasa la gestión que se ha realizado en los últimos años en Alicante y destaca la importancia de habilitar este tipo de descubrimientos para que la gente lo pueda disfrutar.

Pregunta: ¿Qué puede aportar a nivel cultural el descubrimiento de patrimonios culturales, como ha sucedido recientemente en la ciudad de Elda?

Respuesta: Cualquier resto de patrimonio cultural, sobre todo si es desconocido, aporta en primer lugar un valor añadido al patrimonio cultural de la ciudad, en segundo lugar acrecienta las señas de identidad de la misma, en tercer lugar enriquece la propia historia de la población, en cuarto lugar crea una mayor conciencia con el patrimonio y su historia y en último lugar probablemente, si este descubrimiento se  incorpora como equipamiento o recurso de patrimonio para el futuro de la ciudad, podría aportar beneficios desde el punto de vista turístico.

 

P: La gestión turística de estos descubrimientos es uno de los puntos de mayor discrepancia, ya que no existe una opinión compartida acerca de cuál es la mejor manera de llevar a cabo esta gestión sin dañar el patrimonio. ¿Cómo cree usted que se debería gestionar a nivel turístico este patrimonio?

R: Habría que hacer la investigación histórico-arqueológica completa y exhaustiva oportuna para tener toda la información necesaria. Después habría que valorar el estado de conservación y qué medidas habría que realizar para consolidar y garantizar la salvaguarda de lo encontrado. Por último habría que estudiar y realizar las intervenciones necesarias para que el lugar sea accesible al público en general y a ser posible que se accesible también al público con movilidad reducida. También habría que dotarlo de contenido didáctico y de interpretación del patrimonio necesario para su comprensión.

 

P: ¿Opina usted que ha de prevalecer el interés turístico y económico que este descubrimiento puede aportar a la ciudad o se ha de tener más en cuenta la correcta gestión del patrimonio?

R: No son incompatibles, lo que sí que es fundamental es que una cosa vaya delante de la otra. Es decir, no solo no son incompatibles, es necesaria esa confluencia de intereses para que el patrimonio se incorpore cada vez más al recurso turístico. Pero siempre y cuando se hayan hecho previamente los trabajos de investigación, los trabajos de consolidación, los trabajos de apertura y se haya dotado de contenido didáctico. El patrimonio no se puede poner a disposición del público sin haber hecho todo esto antes. Pero una vez todo eso se ha hecho, efectivamente hay que ponerlo a disposición del público si reúne las condiciones, hay elementos patrimoniales que por sus propias características o por su estado de conservación, no puede ponerse a disposición del público.

 

P: Alicante también es una de las ciudades donde se han descubierto un gran número de restos históricos, lo más reciente son unos refugios antiaéreos de la guerra civil, galerías subterráneas… ¿Cómo se ha gestionado en Alicante el patrimonio cultural que se ha descubierto a lo largo de estos años?

R: Exacto, actualmente tenemos localizados más de 90 refugios antiaéreos subterráneos, entre otras cosas. Nosotros a cada descubrimiento le hemos otorgado una ficha de inventario propia para que formen parte del catálogo de elementos protegidos de la ciudad de Alicante, para que en la normativa urbanística municipal de protección se contemple la protección de estos bienes. Una vez ya sabes lo que tienes, lo has estudiado históricamente y lo has documentado, el siguiente paso es que aparezca el instrumento urbanístico de protección necesario. En el caso de Alicante ya están protegidos y por tanto lo que hay que hacer ahora es ver en qué medida se abren al público.

 

P: Por lo tanto usted opina que la finalidad de estos descubrimientos es que los ciudadanos puedan disfrutarlos, ¿no es así?

R: Claro, aquellos que estén en condiciones. Se debe abrir al público aquel elemento patrimonial que esté en unas condiciones de conservación aptas, que tenga una accesibilidad óptima, que la apertura al público no provoque un peligro para su adecuada conservación y siempre y cuando su documentación sobre su interpretación esté disponible para el ciudadano.

 

P: ¿Diría usted que la gestión que se ha realizado en Alicante es correcta?

R: Inicialmente correcta, ahora tenemos que avanzar mucho más, prácticamente no hemos hecho más que empezar. Hay algunos aspectos que ya estamos corrigiendo pero probablemente se han hecho cosas con demasiada premura y por tanto no se han hecho bien. Incluso con algunos elementos discursivos de la exposición del centro de interpretación. Estamos valorando sustituirlos para que sea más didáctico pero a su vez más relacionado con la realidad histórica.

 

P: ¿Debería Elda imitar el tipo de gestión que se ha realizado en Alicante o se debería tomar una gestión más acorde con la ciudad?

R: No hay gestiones iguales para sitios distintos, Elda lo que tiene que hacer es valorar lo que tiene, estudiarlo, ver si tiene disponibilidad de apertura al público y ver si tiene presupuesto para hacer todo esto y mantenerlo abierto. Si todo eso es posible, yo entiendo que sí que se debe abrir al público. A partir de ahí la gama de posibilidades son muchas, uso público, privado, concertado…  Evidentemente es un bien patrimonial de gran interés que además ha provocado una expectación importante en la población y eso debe aprovecharse en positivo.