“Si lees cualquier libro de George Bernard Shaw tienes que saber que está ambientado en la época victoriana y conocer el contexto sociocultural del período al que pertenece”

Jaume Ibarra, Licenciado en Filología Inglesa (Audio)

Jaume Ibarra en el Aeropuerto de Alicante-Elche con destino a Londres/ D.IBARRA

Jaume Ibarra (Elche, 1990) siempre ha mostrado interés por el inglés, desde que era pequeño iba a academias que fomentaron su curiosidad y ganas de aprender. Al haber estado en contacto con la lengua desde que era niño, siempre ha tenido ventaja respecto a la mayoría de sus compañeros en secundaria y mientras que estos seguían el programa habitual , él leía libros o realizaba cualquier otro tipo de actividad. Finalmente ha decidido dedicarse a estudiar aquello que le apasiona. Una vez acabada la carrera de Filología Inglesa, se fue a vivir a Londres durante un año, que le ha ayudado a estar inmerso en la cultura anglosajona y ha aprendido la relevancia de esta a la hora de aprender e interiorizar un idioma. Ahora, ha vuelto a España y quiere  dedicar su vida impartir clases, aplicando todo lo que ha aprendido.

Pregunta: ¿Qué importancia tiene la cultura a la hora de aprender un idioma?

Respuesta: Pienso que es esencial, sobre todo si tienes la oportunidad de viajar fuera, ayuda mucho a la hora de perfeccionar un idioma. En cuanto a  niveles más bajos, creo que también se puede implementar perfectamente. Incluso para niveles primarios o para niños, con ejercicios  como poemas cortos. La literatura se puede introducir desde cualquier tipo de nivel. Por tanto, la cultura es algo que se puede y que se debe introducir en las clases de idiomas como segunda lengua. Es uno de los factores que influye, podemos hablar de varios factores pero es uno de ellos a la hora de aprender bien un idioma. Hay que abrir el abanico de posibilidades y apostar fuertemente por la cultura de un país a la hora de aprender una lengua.

P: ¿Cuándo decimos cultura a qué nos referimos exactamente?

R: Se puede enfocar todo, desde el arte hasta el deporte. A mí, por ejemplo, me gusta mucho la literatura, porque considero que se aprende bastante más con poemas, como ya te he dicho antes, con libros o novelas. A la hora de leer un libro en inglés es esencial saber la época y el contexto en el que está escrito, ayuda mucho a la hora de interpretarlo. Por ejemplo, si lees cualquier libro de George Bernard Shaw tienes que saber que está ambientado en la época victoriana y que conocer el contexto sociocultural del período al que pertenece.

P: ¿Por qué en España vamos  atrasados a la hora de utilizar la cultura para el aprendizaje de un idioma?

R: España está atrasada en varios aspectos, no se ha llevado bien la enseñanza de idiomas. Antes, muchas escuelas optaban por contratar a personas nativas para dar clase de inglés, independientemente de que fueran profesores o de que estuvieran cualificados para impartir una clase. Simplemente por el hecho de que sepas un idioma no quiere decir que seas profesor o que seas licenciado en esa lengua y que sepas cómo transmitir tus conocimientos, por mucho que seas nativo no tienes por qué tener conocimientos de literatura o de didáctica.

Asimismo, si a los alumnos, ya sean de cursos más altos o más bajos se les incentiva con la lectura de libros adecuados para su curso y para su edad y que además les genere ese cierto interés, mejor. También apostaría por la visualización de películas en versión original, creo que les podría ayudar. En España se da prioridad al aprendizaje gramatical antes que a eso, aunque cada vez menos, ahora las cosas están cambiando por los estudios de investigación didáctica que se han realizado. Se ha avanzado bastante.

P: Ha estado impartiendo clases en el  IES Pedro Ibarra Ruiz, ¿se utilizaba la cultura en las clases de inglés?

R: Era la primera vez que daba clase, hice las prácticas del Máster allí, fue una gran experiencia, pero sí que es cierto que te das cuenta del nivel que hay. Yo tenía varios grupos, daba clase a niños de 3º ESO y a 1º de Bachillerato. En general los de Bachillerato tenían un nivel aceptable, aunque por otra parte los de la ESO eran bastante nulos, sus conocimientos del idioma eran limitados, apenas tenían inquietud por el idioma.

Cuando estuve yo, organizamos una semana especial, La semana de Irlanda. Las paredes se decoraron con poemas de Oscar Wilde,  William Butler Yeats o Cristina Wolf. Además de dibujos conmemorativos y conciertos en los que se tocaba música irlandesa. Consistía en introducir la cultura irlandesa en el centro.

P: ¿Mostraban interés los alumnos en las actividades que se llevaban a cabo en el centro?

R: Sin duda. Recuerdo que hicieron una obra de teatro y un baile irlandés, eran totalmente voluntarios, nadie estaba obligado a participar. Aún así participaron por voluntad propia y el número de alumnos que intervinieron fue bastante alto. Por tanto, iniciativa sí que había. También es cierto que me refiero, sobre todo, a los alumnos de Bachillerato. Por otra parte, en los cursos de secundaria no había tanto interés, con esa edad les da vergüenza realizar cualquier tipo de actuación, son más tímidos.

Cualquier persona podía ir y participar en las actividades, estaban invitados todos, incluso iban padres y madres y recitaban poemas. Era un taller bastante interesante. En clase  también realizábamos diversos ejercicios culturales. Cada día dos alumnos diferentes, por orden de lista,  tenían que haberse leído en casa una noticia en inglés para exponerla en clase ante el resto de compañeros. Luego hacíamos preguntas relacionadas con la noticia, simplemente para que practicasen el inglés y fuesen aprendiendo nuevos conceptos. Para que tuvieran interés por su cuenta. Funcionaba bastante bien, por una parte les ayudaba a perder la vergüenza a la hora de hablar un idioma al que  no están acostumbrados. Fomentaba bastante tanto el aspecto comunicativo como el de confianza, también ayudaba a interiorizar conceptos.

También les ayudaba a ganar confianza en sí mismos, que es muy importante a la hora de hablar una lengua, no tienes que tener miedo a cometer errores gramaticales. Siempre se ha incidido mucho en la gramática y ya no es tan importante, cada vez se le da más importancia a la comunicación, lo importante es entenderse. Eso no quiere decir que se vayan a hacer menos ejercicios de gramática o que se vaya a dejar de enseñar, ni mucho menos, pero sí que se va a hacer de otra forma, utilizando otras técnicas más nuevas y que están teniendo mejores resultados.

P: ¿Cree que la cultura llegara a introducirse como una nueva destreza, sumándose a las cuatro ya existentes?

R: Yo creo que sí, al menos se puede hacer, aunque algunos profesores tienen la excusa de que tienen poco tiempo para dar su temario y dan lo que les dicen. Pero se podría realizar mediante actividades extraescolares como sí se hacía en el Pedro Ibarra. Además, también se pueden recomendar películas o incluso discos de música. La música también es muy importante, ayuda a comprender la cultura de un país. Cuando yo iba al instituto de vez en cuando te ponían alguna canción para que completaras los espacios o incluso alguna película de vez en cuando, pero se puede hacer mejor.

P: Ha estado viviendo en Londres durante un año, ¿qué le ha aportado?

R: Es una ciudad cosmopolita, la mayoría de los museos son gratuitos para cualquier ciudadano. Aprendes mucho por el simple hecho de estar en una inmersión lingüística, te acuestas pensando en el idioma del país en el que estas. No es igual que ir dos horas de clase al día y luego vuelves a tu casa y hablas con tus padres o con quien sea hablas en tu idioma. Si la gramática la tienes controlada vas a mejorar mucho en cuanto a vocabulario y expresión. Hay bastante diversidad lingüística, se habla Cockney, entre otras, y conoces a gente de muchas zonas, no es un inglés estándar. Podría lograrse esa inmersión en una clase pero depende del profesor y de los alumnos, habrá algunos que lo hayan conseguido pero es muy relativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *