“Si queremos que la sociedad avance no podemos desperdiciar el otro 50% del talento, el de las mujeres”

Mª JOSÉ ALARCÓN / Directora de la Unidad de Igualdad de la UMH. 


La profesora de Organización de Empresas de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche, Mª José Alarcón (Alicante) compagina la labor de docente con la de Directora de la Unidad de Igualdad de la UMH. Considera que los estereotipos han ido en detrimento de las carreras profesionales de las mujeres. Por eso, desde su incorporación al cargo el pasado junio, la Directora ha impulsado diferentes medidas para eliminar la desigualdad en la universidad por razón de sexo.

Pregunta. La desigualdad está presente en la gran mayoría de ámbitos. ¿Lo está también en las universidades españolas?

Respuesta. Depende en qué sector, entre el alumnado matriculado existe bastante igualdad. Incluso, en términos generales en la Universidad española hay más mujeres matriculadas que hombres, salvo en la rama de ingeniería y arquitectura en la que el porcentaje de varones es mayor. Entre el PDI (Personal Docente e Investigador), la situación está muy lejos de ser paritaria. Hay muchos más catedráticos que catedráticas. Esta situación de desigualdad se invierte cuando nos referimos al PAS (Personal de Administración y Servicios), colectivo en el que la presencia femenina es mucho mayor.

P. ¿Por qué motivo   cree que hay menos mujeres en los cargos de alto nivel de la universidad?

R. Aunque legalmente hay una total igualdad entre hombres y mujeres, todavía  hoy no hay una igualdad efectiva. Esto es debido al llamado “techo de cristal”, esa barrera invisible que impide a la mujer avanzar hacia las más altas posiciones. En el origen subyacen algunos estereotipos de género que continúan perpetuando la creencia de que determinadas características son propias de hombres y otras, peor consideradas en el mundo laboral, son propias de mujer.

Por ejemplo, se tiende a pensar y a esperar que las mujeres sean más pasivas y sumisas, mientras que se espera que los hombres sean más seguros de sí mismos y con mayor capacidad para tomar decisiones. También  se suele considerar que las mujeres cuidan mejor de los niños y despliegan mayor habilidad en el desempeño de las tareas domésticas. Todas estas creencias, entre otros factores, nos han llevado a las mujeres a dedicar nuestra atención a la familia y al hogar en detrimento de nuestra carrera profesional.

P. ¿Cómo afecta este “techo de cristal” a las investigadoras y docentes?

R. La educación tradicionalmente ha sido considerada una de las profesiones feminizadas. Sin embargo, esto varía conforme subimos en el nivel educativo. En la Universidad entre el PDI y entre las categorías académicas más altas, ellos son mayoría. Esto es debido a que en la Universidad a la labor docente se le une la labor investigadora. La investigación requiere de mucho tiempo y dedicación, mientras que en casa no tengamos una autentica y efectiva igualdad de roles y reparto de tareas con nuestra pareja, lo tenemos muy difícil.

P. ¿Cree que la sociedad discrimina a las mujeres en el ámbito científico?

R. Creo que la sociedad discrimina a las mujeres en el ámbito científico del mismo modo que en otros ámbitos y continuará esa discriminación mientras no exista una adecuada política de conciliación de la vida personal y laboral en cada uno de esos ámbitos.

La sociedad necesita de la Ciencia y ésta necesita tanto de investigadores como de investigadoras. Si queremos que nuestra sociedad avance no podemos desperdiciar el otro 50% del talento. Es importante incentivar la presencia de la mujer en la Ciencia y en la tecnología. Es básico si queremos ir hacia delante.

P. Para evitar esto, ¿es necesaria una discriminación positiva?

R. Si la población está dividida en un 50% de mujeres y 50% de hombres, en todas las profesiones y en todos los niveles y ámbitos debería existir equidad entre sexos, eso es lo lógico. Y si esto no es así es que algo ocurre y lo que debemos hacer es constatar que se da ese desequilibrio,  analizar el por qué y  proponer medidas que tiendan a corregirlo. Si dichas medidas deben favorecer al sexo menos representado,  tanto si es hombre como si es mujer, que así sea.

P. ¿Impulsa la universidad algún programa de apoyo a las jóvenes para evitar la discriminación?

R. Estamos trabajando en estos momentos en un plan de igualdad que tiene por objeto idear y establecer acciones y medidas tendentes a alcanzar la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres y a eliminar la discriminación por razón de sexo.

P. ¿Se realizan campañas para concienciar a los estudiantes, investigadores, docentes y personal administrativo de la desigualdad?

R. Por supuesto, tenemos un Programa de Radio mensual “Iguales pero Diferentes”, desde el que se analiza la  realidad con perspectiva de género. Así como, diferentes jornadas sobre Violencia de género, política públicas de igualdad, conferencias sobre igualdad y no discriminación por razón de sexo.

Además, estamos preparando varios cursos de Formación tanto para el PDI como para el PAS, y por supuesto también para los estudiantes, que esperamos que puedan ser reconocidos como créditos de competencias transversales.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *