“Siempre puedes mejorar la calidad de vida con un buen régimen y de este modo evitar la ingesta de medicamentos o pastillas”

Audio Nerea Aranda

Nerea Aranda/Estudiante de Medicina en la UMH en San Juan

Las hormonas pueden hacer que nuestro cuerpo sufra ciertos cambios como el acné, el aumento de pelo o del pecho. Sin embargo, para algunas mujeres jóvenes las hormonas pueden ir más allá. A veces pueden incluso provocar la aparición de bultos en las mamas. Éste es el caso de Nerea Aranda, a quien detectaron  hace más de dos años dos bultos, uno en cada mama. Tras la estela de una operación y dos cicatrices para toda la vida, le volvieron a aparecer 3 bultos en un mismo pecho. Es en este punto cuando se plantea cambiar radicalmente su dieta para evitar consumir hormonas animales y de este modo evitar otra visita más al quirófano.

P: ¿Cómo se sintió después de que le dijeran que le habían vuelto a salir 3 bultos más?

R: Pues al principio muy asustada. Porque claro, justo un año después de que te operen, que te salgan otros tres bultos y además uno con el tamaño casi considerable para operar… Entonces dices: “¿Qué voy a estar pasando por quirófano una vez al año?”. Y ya no solo eso, una cicatriz es pasable, pero cuando empiezan a hacerte cicatrices pues ya no me hacía tanta gracia.

P: ¿Fue ahí cuando se le ocurrió seguir una dieta diferente, no?

R: Sí, en principio se lo comenté a mi ginecóloga, al cirujano e incluso al médico de familia. Porque los bultos eran por componente hormonal, que no se sabía muy bien cómo funcionaban pero que era bastante frecuente en mujeres jóvenes. Entonces mi decisión fue que si los bultos eran hormonales, iba a quitar toda ingesta de hormonas que no fuesen mías. Porque si de por sí yo ya tenía unos receptores hormonales que provocaban la aparición de esos bultos, pues quería intentar no aumentar los niveles de hormonas más de los que tenía yo.

P: ¿Cuánto tiempo estuvo con la dieta?

R: 5 meses. Cuando me detectaron los tres bultos me pusieron revisión 6 meses después. En la revisión de los bultos por ecografía, que es la más fiable, se vio que no habían crecido.  Yo llevaba un historial y en seis meses los dos bultos anteriores crecieron 1 cm, y en un año aparecieron 3 bultos nuevos, lo normal habría sido que los 3 últimos bultos hubieran crecido también. No lo hicieron, y yo lo achaco al éxito de la dieta. Que también puede ser casualidad, porque esto pasa en mujeres jóvenes y cuando te haces más adulta se estabiliza. Pero si justo cuando das un cambio a tu dieta, los bultos dejan de crecer, yo quiero atribuirlo a la dieta.

P: ¿Cuáles son los principales alimentos prohibidos en el régimen?

R: Pues básicamente la carne, la leche de soja, o el pescado de piscifactoría. Pero también hay que evitar el Avecrem porque se supone que es de pollo, y muchos dulces que llevan manteca de cerdo, ya que en la grasa es donde están todas las hormonas.  Al igual que los huevos que intento que sean ecológicos.

P: ¿Le costó mucho adaptarse al nuevo régimen?

R: Sí al principio sí, echas de menos algunas cosas como el jamón. Y sobre todo las dos primeras semanas me noté más débil. A mi cuerpo le costó adaptarse al no comer carne porque el inicio de la nueva dieta fue muy radical, de un día a otro. Pero nada, al final me adapté, como pescado, huevos y productos lácteos.

P: ¿Se atrevería ahora a dejar la dieta y a comprobar si realmente es por el estancamiento de las hormonas o por el régimen?

R: No sé si me atrevería porque no sé aún que base científica tiene. Así que me gustaría comentarlo más con especialistas, porque por ejemplo mi ginecóloga me dijo que le parecía muy buena idea, sin embargo el cirujano me dijo que le parecía una tontería, pero tampoco me dijo que no lo hiciera cuando le pregunté sobre la dieta. Por eso,  a lo mejor me atrevería a cambiar alguna cosa más, como por ejemplo dejar la leche de soja. Pero no sería capaz de dejar del todo el régimen porque estoy tan en el límite para que me operen, que no me atrevo a arriesgarme. Si tuviera un margen  para que me pudieran crecer un poco sin entrar en los límites de las operaciones, a lo mejor sí que me dejaba la dieta para probar.

P: ¿Cree que algunos médicos en lugar de recomendar algo más natural, recurren directamente al medicamento?

R: Sí, ocurre un montón. Sobre todo con la tensión arterial o con colesterol, te recetan pastillas cuando la tensión arterial, si es leve, reduciendo la sal en la dieta se podría solucionar. Igual que el colesterol, si bajas cierto tipo de alimentos, puedes mantenerlo a raya y no te hace falta la medicación. Si tienes anemia comes cosas que además de tener hierro te ayuden a absorberlo. En casi todas las enfermedades puedes incluir una buena alimentación. Y con enfermedades que se llaman metabólicas lo mismo. Luego hay enfermedades crónicas que son diferentes y que no dan lugar a dieta porque no llegarían a curarse del todo. Pero siempre puedes mejorar la calidad de vida con un buen régimen y de este modo evitar la ingesta de medicamentos o pastillas.1491766_603013849812808_8578748943115964128_nR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *