Siete kilómetros contra el cáncer de páncreas

El cáncer de Páncreas está considerado uno de los tumores malignos más peligrosos, ya que tan solo el 3% de los pacientes sobrevive más de cinco años tras el diagnóstico. A pesar de esta situación, apenas un 1 % de las becas estatales se destinan a la investigación de esta enfermedad. Es por esta razón que el Grupo Brotons junto a la Asociación Española de Pancreatología (AESPANC), en representación a los investigadores centrados en el páncreas; y la Asociación Cáncer de Páncreas (ACAPAN), en representación a los pacientes, han llevado a cabo la Carrera de las Ciudades contra el Cáncer de Páncreas. Esta III edición se ha realizado de forma simultánea en nuestra ciudad Alicante (iniciada en la Rambla Méndez Nuñez), en Las Rozas (Madrid) y en Roma, el pasado 20 de noviembre.

En ella asistieron el alcalde de Alicante, Gabriel Echávarri, la concejala de Deportes, Turismo y Playas, Eva Montesinos, Enrique de Madaria, presidente de la Asociación Española de Pancreatología, José Antonio Brotons, director Técnico de la prueba, David Ferris, coordinador de voluntarios y Juan Carlos García, paciente de la citada asociación.

La carrera solidaria contra el cáncer de páncreas tiene como objetivo que se conozca esta enfermedad y su situación, y así recaudar fondos destinados al estudio del diagnóstico y su tratamiento. No somos lo suficientemente conscientes de las trabas que se encuentra por el camino una persona a la que se le ha detectado este tipo cáncer, y tampoco de lo que podemos ayudar contribuyendo directamente a solucionar este problema de salud. Así nos lo demostró este evento cuando recaudó en el año 2015, una cantidad de 40.000 euros gracias a las donaciones de todos los dorsales que participaron en la carrera.

Este evento deportivo estuvo lleno de energía, buena actitud y sobretodo el sentimiento de unión hacia una misma causa, ayudar desinteresadamente y sin afán de lucro. Además estuvo acompañado de una batukada, cortesía de Merakimea percusión, que hizo vibrar las calles con sus ritmos y a cada una de las personas que estuvimos allí.

foto-1-marta

Merakimea percusión durante su actuación. Foto realizada por Marta Zúnica

En esta tercera edición se ha contado con la participación de diversos voluntarios, inscritos previamente, que ofrecieron su ayuda en los puestos de CocaCola donde, como participante de la carrera solidaria, podías coger fruta y distintos refrescos así como agua para hidratarte.

Además, en caso de ser estudiante de Fisitoterapia de la Universidad Miguel Hernández de San Juan, se podía asistir como voluntario para tratar a los distintos corredores y ofrecerles un masaje tras la carrera. Este fue el caso de María Hernández, una estudiante de Fisioterapia de tercero de carrera, quien ya participó en la Media maratón del Gran Vía de Alicante, la Media maratón de Almansa y la travesía Tabarca – Santa Pola. “Nos enteramos de este evento por la UMH, el vicedecano de fisioterapia Jose Vicente Toledo nos informó de la posibilidad de acudir como voluntarios a la carrera para practicar y ganar experiencia en el mundo de las carreras y las lesiones más comunes que suelen tener sus participantes” aclara la estudiante de la UMH. Asímismo, aclaró que su intervención consistía básicamente en atender a los corredores que hubiesen participado en la carrera y que tuviesen alguna molestia, o que simplemente quisieran disfrutar de un masaje de descarga.

Alumnos de Fisioterapia de la UMH dando masajes a los participantes. Foto realizada por Marta Zúnica

Alumnos de Fisioterapia de la UMH dando masajes a los participantes. Foto realizada por Marta Zúnica

Como dorsal la experiencia fue única y, si amas el deporte, la oportunidad de unir deporte y causa solidaria no podía ser desaprovechada. Este fue el caso de Belén Carrasco, una de las participantes, que corrió su primera maratón de 7 km. Su principal motivación para participar en esta carrera fue “la idea de que la totalidad del dinero aportado fiera a la investigación contra el cáncer de páncreas. Muchos participantes deciden repetir esta experiencia, y Belén Carrasco fue una de ellas pues “además de pasar un día agradable y ayudar, el ambiente al comenzar la carrera también me ayuda a mí” afirmó la dorsal 6382. Asímismo, recalcó que deberían haber más iniciativas como estas, ya sean por el cáncer o por cualquier enfermedad o necesidad, cuyo objetivo sea unir a las personas por una buena causa.

Tanto si eres adulto como niño se tenía la oportunidad de participar en esta carrera solidaria, pues a las 10.00h comenzaba la maratón adulta y a las 12.00h la infantil. Además también participaron perros, quienes también contaban con un dorsal propio.

Primeros participantes de la carrera en el momento de salida. Foto realizada por Marta Zúnica

Primeros participantes de la carrera en el momento de salida. Foto realizada por Marta Zúnica

El primer dorsal en llegar fue Miguel Gómez quién apenas tardó 19.05 minutos en terminar el recorrido. Seguido de Luis Benito, Victor Alemán, Iván López y Daniel Martínez. Los cinco ocuparon sus respectivos puestos en la entrega de premios. Asimismo, en la categoría femenina Julia Whitacker, ganadora de la carrera, Maria Fuentes, Lola Dominguez y Coral Molla¨, fueron las cuatro finalistas de la carrera solidaria.

Tras la finalización de la categoría adulta, a las 11.30h, se procedió a la entrega de premios y al sorteo de una camiseta y una raqueta de padel, ambas firmadas por grandes deportistas como Rafael Nadal. En el sorteo participaron todos los números de los dorsales, por lo que si realizaste la carrera, podías optar a uno de los dos regalos.

Este evento deportivo y solidario fue una oportunidad para acercanos más a la negativa situación del cáncer de páncreas y concienciarnos; así como de disfrutar con la familia, amigos y hacer algo de deporte, motivado por una buena causa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *