“Somos muchos los españoles que trabajamos en la vendimia francesa”

Joaquín Marín Fernández, trabajador en la vendimia. AUDIO

Joaquín Marín Fernández recogiendo uva en Burdeos.

Joaquín Marín Fernández recogiendo uva en Burdeos.

Joaquín Marín Fernández, un joven de 22 años de nacionalidad española lleva desde 2012 trabajando en los campos galos junto a miles de compatriotas y personas que llegan desde todos los lugares del mundo. Burdeos le ha acogido y desde hace 3 años es su nuevo hogar.

Pregunta. ¿Cuánto tiempo llevas trabajando en la vendimia en Francia?

Respuesta. Este es el cuarto año que llevo aquí, vine en 2012 a Francia. Conforme va pasando el tiempo va siendo mejor la experiencia, entiendes más el idioma y te vas adaptando a todo. Este año se está dando muy bien la vendimia.

Pregunta. ¿Por qué decidió ir a Francia en España no encontraba nada similar?

Respuesta. Porque siempre me ha gustado viajar y conocer sitios. Tuve la oportunidad de venir a Francia y no me lo pensé.

P. ¿Cómo es el trato que recibe allí?

R. En general el trato es bueno, hay un poco de racismo con los que procedemos de otros países pero los franceses suelen ser muy acogedores. El idioma me costó al principio porque solo me juntaba con españoles pero luego me empecé a juntar con franceses y aprendí rápido.

P. ¿Cuántos españoles van de media a la vendimia?

R. Hay muchos españoles en la vendimia. Van variando según la temporada, cuando más hay es en verano. Siempre suele haber españoles viviendo aquí. Llevo estos cuatro años en Burdeos. Tengo proyectos de cambiar de sitio y de conocer otros lugares de Francia.

P. ¿Hay un gran número de personas extranjeras en Francia dedicándose a la vendimia?

R. Sí, hay personas de muchos países. Hay muchas etnias y mezcla de gente. Donde estoy trabajando este año hay portugueses, dominicanos, brasileños y argelinos entre otros.

Además hay personas de todas las edades. Para trabajar en la vendimia no tienes que tener  una edad, sino que tienes que tener ganas.

P. ¿Es muy duro el trabajo?

R. Depende de la época, todo es acostumbrarse. Actualmente estoy en una viña junto con alrededor de unas 100 personas de diversas nacionalidades. Tienes que tener muchas ganas de trabajar, no todo el mundo está preparado. Ha venido mucha gente que no ha soportado la rutina de la vendimia y otros que les ha gustado mucho y se han quedado a trabajar como me pasó a mí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *