SOS para el Palmeral de Elche

Después de contar con la opinión de varios expertos en la causa, queda claro que el Palmeral de Elche, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000, necesita más que nunca una ayuda por parte de todos para evitar su desaparición o al menos la de una gran parte.

Según Jose Manuel Llorens o Miguel Palmero, jefe de la asociación de palmereros de Elche, la parte del Palmeral que se encuentra en los exteriores de la ciudad y que por tanto no es mantenida por la Administración, está al borde de la desaparición y parece no tener marcha atrás. Por lo que, llegados a este punto, tanto los ciudadanos como sobre todo los cargos públicos debemos poner de nuestra parte para poder salvar una de las partes más importantes de la ciudad.

Ya sean tratamientos curativos o preventivos, las medidas que se deben tomar para vencer la batalla contra el picudo deben ser siempre con vistas a alargar al máximo la vida del palmeral. Evidentemente hay que tener en cuenta los tiempos que corren y que las administraciones públicas no pueden gastar en exceso, pero el Palmeral es algo único que hace única a Elche.

Es verdad que la situación en este momento es mucho más optimista que cuando el picudo comenzó a hacer acto de presencia en el año 2005. Sin embargo no nos podemos resignar a esperar a ver como avanza la cosa. En los años anteriores el Ayuntamiento optó por la opción de talar las palmeras que pudiesen tener cualquier fase de picudo para intentar erradicar la plaga, lo cual era una opción efectiva pero a la vez demasiado fácil y agresiva. El nuevo gobierno, de mano de su concejal responsable Antonio García Díez, alega que llega en mal momento por la situación económica y por el panorama que vive el Palmeral. Además aseguran que tienen que tener el apoyo de otras administraciones para poder actuar, pero todas estas escusas no son suficientes como para no actuar de la forma más efectiva posible.

Ahora la política tomada por este Ayuntamiento, de intentar tratar en vez de talar directamente, es la adecuada desde nuestro punto de vista y el de muchos de los expertos consultados, dado que visto todos los tratamientos y técnicas que existen en el mercado queda claro que tanto el picudo como a la Paysandisia pueden ser controlados y combatidos de una forma menos radical. Quizás no sea posible erradicar el picudo, pero la lucha por controlarlo no puede decaer.

Trabajo realizado por:

José Márquez López, José Antonio López Ibarra, Iván Montesinos Berenguer y Javier López Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *